Los fiordos noruegos

La guía del fenómeno natural de Noruega

Fjaerlandsfjorden, Sogne © Bjørn Erik Pedersen

¿Qué son los fiordos noruegos?

Los fiordos noruegos son un estrecho de agua salada, procedente del mar, que corre entre grandes montañas. Este estrecho se formó por los glaciares de la era del hielo, que llegaban al mar, rompiendo las montañas creados bajo el nivel del agua. En algunos puntos, puede haber hasta más de mil metros de profundidad.

¿Dónde están?

Los fiordos se sitúan al suroeste de Noruega, junto al mar noruego y se componen de 4 regiones:

  • Møre og Romsdal: esta divido en 3 subregiones: Nordmøre (norte), Romsdal (centro) y Sunnmøre (sur), y es, sin duda, las más popular por sus montañas impactantes, como Sunnmøre Alps y Romsdal, y por el fiordo Geiranger, declarado patrimonio mundial por la Unesco y el hogar de las cascadas: las Siete Hermanas (De Syv Søstre), el Velo de la Novia (Brudesløret) y el Pretendiente (Friaren).
  • Sogn og Fjordane: es conocido por habitar el fiordo más largo de Noruega, Sognefjord, y unos de los más largos y profundos del mundo, con 204 km de longitud y 1300 m de profundidad, más profundo que el mar Noruego.
  • Hordaland: En esta región encontrarás Bergen, la ciudad más pintoresca de Noruega y el corazón de los fiordos, cuyo barrio hanseática del siglo XIV a XVI, Bryggen, es el único de su época en Noruega y por ello, dota de patrimonio mundial por la Unesco.
  • Rogaland: es la zona que más presume de historia en la región. La Piedra del Púlpito (Preikestolen), en la región de Stavanger, es una plataforma natural de unos 50m2 con las vistas más espectaculares al Lysefjord.

    ¿Cuándo ir?

    Sin duda, la mejor época para visitar los fiordos es en verano, dado las numerosas actividades de las que se pueden disfrutar, como el buceo, piragüismo o el rafting, entre otros. En invierno, se aprovecha la nieve densa de las montañas para el esquí de travesía y alpino.

    Rutas en tren

    Flåmsbana: es la ruta que comienza desde la estación de Myrdal hasta la estación de Flåm en Aurlandfjord, por las vías de Bergen.

    El trayecto de 20 km viaja por uno de los paisajes más hermosos de los fiordos, por debajo de 20 túneles, algunos con curvas muy estrechas de hasta 180º.

    Raumabanen: viaja entre las estaciones de Åndalsnes y Dombås, un trayecto de pura naturaleza con vistas al río Rauma y que cruza por al menos 30 puentes. La ruta que sube la montaña desde el primer minuto, tiene una duración de 1 hora y 40 minutos, y corre todo el año, pero solo dispone de guía electrónico en verano. En Dombås, se puede conectar con trenes a Oslo y Trondheim.

    Bergensbanen: es la ruta más típica y popular, que sale desde Oslo, haciendo varias paradas entre montañas y valles, y que permiten traslados con líneas como el Flåmsbana. Sube montañas como Finse a 1222 m, el punto más alto en todo el sistema ferroviario de Noruega. Esta ruta es la única forma de transporte a la montaña, si lo prefieres puedes subir caminando o en bici, solo accesible en verano.

    Viajar en tren por Europa

    Viajes de tren en Noruega

    Rutas en barco

    En los fiordos noruegos, dar al menos un paseo en barco es esencial, pero ojo, que muchas rutas solo funcionan en verano. Los puertos más populares en los fiordos son: Bergen, Flåm y Geiranger. Desde estos puertos se pueden tomar varios cruceros para recorrer gran parte de los fiordos y en muchos casos, Noruega.



    Los cruceros o ferries como el de Hellesylt a Geiranger es uno de más populares, ya que pasa entre dos cascadas en Geirangerfjord: las Siete Hermanas y el Pretendiente. Fjord1.no ofrece rutas en ferry por estas y otros tramos de los fiordos, desde mayo a septiembre.

    Consulta con Fjordtours.com y fjordtravel.com para rutas combinadas en tren, cruceros, autobús y también alojamiento.

    Rutas en coche

    Si lo tuyo es conducir por carretera, no descartes los fiordos. Sus carreteras modernas, como la carretera del Océano Atlántico, facilitan el traslado en coche por varias islas de los fiordos, a través de 8 puentes. Además la mayoría de los ferries y barcos están habilitados para llevar vehículos.