Los cuentos de la peste, de Mario Vargas Llosa, resumen y comentarios

Un homenaje a Boccaccio a través del teatro

Los cuentos de la peste de Mario Vargas Llosa
Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U.

El Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, ha publicado su más reciente obra, Los cuentos de la peste, escogiendo el teatro como género literario, el que, por cierto, no le es ajeno. Te presentamos una concisa reseña a continuación.

Sinopsis de Los cuentos de la peste, de Mario Vargas Llosa

La obra se ubica en las afueras de Florencia, en Villa Palmieri, una casa de campo de Giovanni Boccaccio, en el año de 1384, cuando la peste negra azotaba la zona.

Es pues, el mismo escenario y momento en el que se desarrolla El Decamerón, el escrito cumbre del mencionado escritor florentino.

Aparte del Boccaccio, intervienen otros cuatro personajes: el duque Ugolino, viejo, rico y atormentado; Aminta, Duquesa de la Santa Croce; Pánfilo y Filomena, dos jóvenes artistas ambulantes.

Todos ellos han sido invitados por Boccaccio a refugiarse en Villa Palmieri y a contar e interpretar cuentos en los que el amor, el sexo, el engaño, la crueldad y la ingenuidad de los protagonistas de estos se mezclan. La idea es que, a través de la recreación de estas historias inventadas, se pueda “engañar” a la realidad misma, a la peste, al hambre, a la muerte, que acechan indefectiblemente.

Los cuentos de la peste, de Mario Vargas Llosa, está dividida en dos partes. En la primera, los personajes relatan pormenores de sus vidas, pero mezclando la realidad con la ficción, hasta un punto que se hace imposible distinguir cuál es la verdad y cuál es la mentira.

En la segunda parte nos narran e interpretan un total de ocho cuentos, en el más puro estilo del Decamerón. Destaca “Alibech entre los ermitaños”, en los que un monje anacoreta enseña a una ingenua joven “a meter el diablo en el infierno”, o “Masetto entre las monjas”, en las que un pillo se hace pasar por sordomudo para trabajar en un convento.

Contar más sería arruinar la lectura de esta interesante obra de teatro.

El trasfondo de Los cuentos de la peste, de Mario Vargas Llosa

Vargas Llosa busca con sus Cuentos de la peste rendir un homenaje a uno de los grandes escritores clásicos, a uno de los padres de la lengua italiana que además influyó decisivamente en la literatura universal. Recrea -con mayor modestia- El Decamerón, al escoger el mismo lugar y tiempo, y su temática central: personajes que tratan de escapar de la peste, y que para matar el tiempo y sobrellevar su miedo deciden contar cuentos, en los que los temas no son nada píos, sino que desvelan las pasiones humanas con crudeza y sinceridad.

Pero en el fondo, la obra cumbre de Boccaccio (y, en este caso, la de Vargas Llosa) refleja lo que toda la literatura ofrece a los lectores: el deseo de vivir otras vidas, distintas a la verdadera, como un escape, como un antídoto a la realidad, que en algunos casos se hace intolerable. Por otro lado, la reflexión de que en los momentos en que la muerte y la destrucción están cerca, es cuando más se despiertan en el hombre sus pasiones animales: el ansia por saciar el hambre o el apetito sexual, por ejemplo, y la capacidad para acudir al engaño para obtener resultados.

El estilo y la técnica de Los cuentos de la peste, de Mario Vargas Llosa

Aunque El Decamerón no es una obra de teatro, Vargas Llosa considera que su planteamiento es básicamente teatral, y por eso escoge este género para recrearla, con gran tino.

La utilización de sólo cinco personajes, que a su vez interpretan a otros muchos, logra dar fuerza al argumento central de la obra: que es difícil distinguir lo real de lo irreal en la vida misma.

La parquedad es una de las características de esta obra de teatro, tanto en los diálogos como en los escenarios, buscando que sea la actuación de los intérpretes lo que marque la diferencia.

La obra ha sido por primera vez puesta en escena en Madrid, en enero de 2015, con el propio Vargas Llosa interpretando al duque Ugolino, Aitana Sánchez.Gijón como Aminta, Pedro Casablanc como Boccaccio, Marta Poveda como Filomena y Óscar de la Fuente como Pánfilo, bajo la dirección de Juan Ollé, y con excelentes reseñas de la crítica especializada.

Lee nuestra reseña completa de Cinco esquinas, la más reciente novela de Mario Vargas Llosa