Los chochoyotes o bolitas de masa

01
de 03

¿Qué son los chochoyotes?

Chochoyotes crudos y cocidos
Chochoyotes (bolitas de masa) crudos y cocidos como parte de un guisado. Foto (c) Robin Grose

Los chochoyotes son unas pelotitas de masa de maíz que forman parte de muchos guisos típicos mexicanos del centro y sur del país.  Su origen es prehispánico y son, en esencia, una especie de "mini-tamalitos" que se cuecen en caldo o salsa. Se utilizan en algunos de los moles tradicionales de Oaxaca, en guisados de pollo del centro de la República y con frijoles negros en Veracruz, entre muchos otros usos.

Estas delicias tienen diferentes nombres según la región; además de los términos chochoyotas, chocholos, chochoyos, chochollotes, se conocen como chochoyones o chochollones en Oaxaca, jarochitos en Campeche, ombligos, orejas o xoxolos en Veracruz,  pibitos en Yucatán y tesclales o textlales en Puebla y Tlaxcala. (fuente: el Chef Ricardo Muñoz Zurita en su magnífco Pequeño Larousse de la Gastronomía Mexicana publicado en 2013).

En su forma básica actual, los chochoyotes contienen masa de maíz (de la misma que se usa para elaborar tortillas y tamales), manteca de cerdo y sal. Con frecuencia se incluye también alguna hierba (epazote, hoja santa, hoja de aguacate, cilantro, chipilín, etc.) u otros elementos (ajo, queso o asientos de chicharrón, por ejemplo). En algunos lugares se llegan a rellenar estas bolitas de masa con queso u otro ingrediente.

La estructura de las bolitas de maíz suele ser la de una canastita sin asa y se elaboran de la siguiente manera: se toma una pequeña cantidad de la masa y se forma una esfera con las palmas de la mano; en seguida se le presiona con un dedo para formar un hoyo o cráter en el centro de la bola. Esta forma permite que el chochoyote se cueza parejo. De tamaño suelen ser de entre 2 y 3 centímetros de diámetro. 

Ver la receta completa para elaborar los chochoyotes

Los chochoyotes ya formados se echan crudos al caldo cuando este esté en ebullición. Al cocerse las bolitas, sueltan un poco de la masa, lo que le aporta mucho sabor al caldo y lo espesa ligeramente. Además de su sabor y valor nutricional, las bolitas de maíz ayudan a “estirar” el guisado de una forma económica ya que son bastante llenadoras.Las pueden disfrutar hasta las personas con alergia al gluten porque son naturalmente libres de esta sustancia.

02
de 03

Receta básica para elaborar los chochoyotes (bolitas de masa)

Chochoyotes o bolitas de masa
Chochoyotes crudos. foto (c) Robin Grose

 Con esta receta te saldrán alrededor de 30 piezas.

1. Elaborar la masa

Con masa fresca: Si vives donde se puede elaborar o comprar la masa fresca de maíz, simplemente agrega dos cucharadas soperas de manteca de cerdo y media cucharadita de sal a una taza de masa y revuelve bien.

Con masa harina: En caso de no tener acceso a la masa fresca, los chochoyotes se pueden elaborar con masa harina. Sigue las instrucciones en el paquete para preparar una taza de masa -- probablemente tendrás que mezclar algo así como una taza de la masa harina con ¾ de taza de agua tibia.Elaborada esta masa sencilla, agrega 2 cucharadas de manteca de cerdo y media cucharadita de sal y revuelve bien.

Amasa con las manos, agregando cualquier elemento adicional (si lo indicara la receta), hasta lograr una masa homogénea y tersa.

 

2. Formar las bolitas de masa

Con las yemas de los dedos, pellizca una pequeña cantidad de la masa. Utiliza las palmas de las manos para formar una bola de aproximadamente 2.5 centímetros / 1 pulgada de diámetro. Sostén la bola en palma de una mano mientras presiones con un dedo de la otra para formar el hoyito en el chochoyote. Colócalo sobre un plato y repite el proceso hasta terminar con toda la masa.

 

3. Cocer los chochoyotes

Cuando esté hirviendo tu caldo o la salsa líquida del guisado, echa los chochoyotes a la olla -- con cuidado para que no se rompan. Las bolitas se hundirán al principio pero poco a poco empezarán a flotar. Cuécelos con un hervor bajito durante aproximadamente 15 minutos, moviendo de vez en cuando con mucha suavidad para que no se desbaraten.

Sirve tu caldo o guiso en tazones o platos hondos y disfruta de la nutritiva ricura de las bolitas de maíz. Si hubieran sobras, guarda los chochoyotes en el refrigerador junto con el resto del guiso en un recipiente hermético. Consúmelas dentro de unos pocos días; recalentados son igual o más ricas que recién hechas.

03
de 03

¿Cómo usar los chochoyotes o bolitas de masa?

Chochoyotes con caldo de pollo y con frijoles
Chochoyotes en caldo de pollo y con frijoles de la olla. foto (c) Robin Grose

Si bien hay platillos específicos que contienen chochoyotes, estas diminutas pelotas de masa se llevan bien con casi cualquier guiso caldoso mexicano, especialmente los de ave o de carne de res o de cerdo. Trátese de una sopa o de una salsa de guisado, si existe suficiente líquido en la olla, se le puede agregar unas ricas bolitas de masa al platillo.

  • Inclúyelas en tu caldo de res o cualquier sopa de pollo como el caldo tlalpeño. Échalas también a tu mole de olla o caldo de albóndigas.

  • Los frijoles piden los chochoyotes a gritos. Echa unas cuantas bolitas de masa a tus frijoles de la olla y tendrás una comida completa. ¿Sabías? Al consumir juntos frijoles y maíz se ingiere proteínas parecidas a las que aporta la carne.

  • Los guisados con abundante salsa – como la carne de puerco en salsa verde o la res en salsa de guajillo – son muy buenos candidatos para la inclusión de los chochoyotes. Es probable que sea necesario en estos casos aumentar la cantidad de salsa y/o hacerla un poco más aguada para permitir la buena cocción de las bolitas.

  • También los moles y preparaciones parecidas (mole poblano o mole negro, manchamanteles, mole verde de pepita, etc.) se alegran y se estiran con la adición de unas deliciosas bolitas de masa. Siendo que estas son salsas bastante espesas, conviene hervir los chochoyotes aparte en agua o caldo y echarlos ya cocidos al guisado.