Los castigos en el adiestramiento canino

Mejor no lo castigues.
Foto © FreeDigitalPhotos.net

El castigo tiene como objetivo disminuir las probabilidades de que una conducta ocurra en el futuro. De una forma u otra el ser humano utiliza los castigos a diario. Castiga a niños, a su pareja, a sus padres y a sus mascotas. Estas últimas son posiblementes las más castigadas, ya que viven junto al dueño durante toda su vida y no pueden quejarse de los castigos. Castigar a un perro no es la forma de educarlo, solo lo conviertes en un animal asustadizo y posiblemente agresivo.

Su dueño termina frustrado y incluso con remordimientos de conciencia. No pienses que al castigar a tu perro te ganas su respeto, solo te ganas su temor. Pero hoy mismo puedes aprender a evitar los castigos para que tu perro pueda ser feliz y tú también. En el caso de tener que aplicar algún castigo, te digo cuáles son aceptables y cómo aplicarlos correctamente.

Castigo positivo
Con este tipo de castigo se añade algo desagradable tras una conducta para disminuir las posibilidades de que esa conducta siga ocurriendo. Algunos tipos de castigos positivos comunes son gritarle al perro, usar un spray de agua y rociar al perro si ladra o muerde, utilizar sabores desagradables para evitar que el perro muerda cosas, tirar la correa del perro cuando jala, usar choques eléctricos y hasta pegarle a un perro. Abstente de aplicar el castigo positivo.

Castigo negativo
En este caso el dueño retira algo agradable tras una conducta desagradable.

Por ejemplo, estás jugando al tira y afloja y el perro no entiende las reglas y te muerde la mano. Tú haces un sonido fuerte, retiras el juguete y no juegas con el perro. El juguete era algo agradable para tu perro y se lo acabas de quitar.

La diferencia entre el castigo positivo y negativo
La mejor manera de acordarte de cómo funcionan es pensar que uno es positivo porque se agrega algo y el otro negativo porque retiras algo.

El castigo positivo, aunque se le llame así, no tiene nada que ver con ser positivo. Por el contrario, el castigo positivo puede ser bastante negativo. Ambos son desagradables para el perro y si tienes que usar algún tipo de castigo siempre debe ser el castigo negativo.

Los castigos aceptables y cómo aplicarlos
Cuando hablo de castigos en About Perros, usualmente me refiero a castigos positivos. Los que prosiguen no son exactamente a los que me refiero, pero en verdad son castigos, solo que negativos, libres de crueldad y no afectan la relación con tu perro si los sabes utilizar. Cuando yo utilizo estos castigos siempre son precedidos por la palabra “Ah” de manera áspera. Este “Ah”, tras ser utilizado en varias ocasiones, sirve como castigador condicionado. Es decir, el perro aprende a asociar la palabra con la llegada del castigo. En muchos casos, con esa sola palabra basta para que el perro desista. Limítate a utilizar estos castigos, e incluso el castigador condicionado, en momentos cuando sean necesarios, cuando el comportamiento del perro es brusco, repetitivo o molesta. Tienen que ser breves e inmediatos. No te apoyes en ellos o perderán su valor y el perro aprenderá a ignorarte.

Si tienes que usar un cronómetro para medir el tiempo, hazlo.
Darle la espalda al perro. Eso le comunica al perro que no obtendrá tu atención. Tras darte la vuelta, esperas unos segundos y luego te volteas de nuevo. El perro seguramente estará más tranquilo.
Salir de la habitación. Cuando el mal comportamiento del perro escala o ya has intentado corregirlo en varias ocasiones o cuando hace algo que te parece muy mal, sales de la habitación. Si tu perro no tiene tu presencia no tiene acceso a muchas cosas anheladas. No debes tardar más de unos minutos o tu partida no tendrá sentido.
Time out. Es un descanso que se le da al perro cuando hace algo malo. Existe lo denominado exclusive time out: colocas al perro en un sitio donde no tiene accesso visual a ti o a lo que quiere, como en una habitación o baño.

No es recomendable que apliques este tipo de castigo. El inclusive time out, por otro lado, le permite al perro ver lo que está pasando a su alrededor. Por ejemplo, yo antes llevaba un shih tzu al trabajo que se ponía como loco cuando veía a una persona nueva. Se le pegaba a la pierna y se negaba a despegarse. Para evitar ser cruel, lo colocaba en una habitación continua desde donde nos podía ver. Lo dejaba allí por un minuto. Regresaba y ya estaba tranquilo. Yo lo felicitaba por el cambio de comportamiento y lo dejaba salir, esta vez listo para ser parte de la civilización humana, todo un ejemplo canino. Este castigo fue efectivo porque lo utilice en el momento del comportamiento y fue breve. Tampoco me apoyé en el castigo. Solo lo tuve que utilizar en dos ocasiones distintas para que no volviera a suceder. Por otro lado, meter a un perro en una jaula no es una opción, ya que esta siempre debe tener asociaciones positivas.

Ignorar el comportamiento
Una forma de evitar los castigos y modificar el comportamiento es ignorándolo. No obstante, esto solo es posible si el comportamiento del perro no es grave. Puedes ignorar al perro si no hace caso, si se niega a aprender algún nuevo comando, si se exalta demasiado cuando llegas a casa, entre otros casos. De esta forma puedes extinguir o modificar malas conductas como exigencias, pequeños ladridos y saltos. Al ignorar el comportamiento, al perro no se le debe mirar ni hacer caso. Incluso esto se asimila a un castigo porque le estas quitando algo muy positivo para tu perro: tu atención. No puedes ignorar el comportamiento agresivo, crónico o desagradable hasta el punto que cause molestias en ti o en los demás.

El reforzamiento positivo
Los castigos son parte del condicionamiento operante, basado en consecuencias, desarrollado por el psicólogo B. F. Skinner. Otro aspecto del condicionamiento operante es el reforzamiento positivo. La mejor forma de adiestrar a tu perro es utilizando el reforzamiento positivo. Le das pequeñas recompensas a tu perro por hacer algo que le hayas pedido que haga.

Pero necesitas poner reglas claras, premiar en el momento del comportamiento y saber ignorar el comportamiento desagradable.