Los beneficios de la dieta macrobiótica

Entrevista a Michio Kushi sobre los beneficios de la dieta macrobiótica

Michio-Kushi-Dieta-macrobiotica.jpg
Fue colaborador durante la etapa inicial de la famosa clínica Sha Wellness Clinic. Foto cedida por Sha Wellness Clinic

Muchas personas, preocupadas por su alimentación, han decidido optar por la dieta macrobiótica. Según los que la siguen, mejora el equilibrio e incluso nos vuelve más pacíficos. Así me lo explicó Michio Kushi, uno de los padres de la macrobiótica moderna, y que ha sido asesor de Sha Wellness Clinic, de la ONU y médico de famosas como Madonna, Gwyneth Paltrow, y que, según anunció su familia a través de la página web, falleció en diciembre de 2014 a la edad de 88 años.

 

En esa charla, que se desarrolló por correo electrónico, le pregunté a Michio Kushi por qué es tan importante la dieta y él contestó que de todos aquellos factores externos hay uno solo que podemos controlar casi al 100%, la dieta. Y que debíamos trabajar para mejorarla. Cuidándola incluso podríamos cambiar y convertirnos en seres más pacíficos y espirituales. Esto fue lo que me comentó: 

"Estaba estudiando ciencias políticas. Deseaba conocer lo que era la humanidad y cómo los seres humanos podían volverse pacíficos, y así decidí abandonar mis estudios. Me presentaba todos los días en Times Square. Y desde la mañana hasta la noche observaba a miles y miles de personas. Cada una era diferente. Me preguntaba por qué teníamos dos ojos, dos orejas y una nariz. ¿Por qué? ¿Por qué tenemos pensamientos y qué es intuición e imaginación? ¿Qué es la memoria?

Me preguntaba sobre todas estas cosas mientras veía pasar a la gente... Entonces me vino un “flash”: todos los seres, no solamente los humanos, sino también los animales y las plantas, estamos gobernados e influenciados por nuestro entorno, los cambios estacionales y las fuerzas cósmicas.

Pensé que si hubiese algunos factores que pudiésemos controlar, podríamos cambiar. Empecé a considerarlos uno a uno descartando aquellos que no podemos controlar: la luz del sol, el aire, etc., hasta que quedó uno solamente. Éste era la comida. La alimentación.  Podemos controlarla al 90%. Pensé que se podría cambiar al ser humano a través de la alimentación"

1.- ¿Qué es la Macrobiótica?

La macrobiótica no es solo un régimen alimenticio. Es también un estilo de vida que tiene como objetivo nuestro desarrollo y nuestra adaptación al medio al que vivimos. Es una actitud ante la alimentación y ante la vida, una filosofía y una forma de plantear los temas de la alimentación, al igual que otros tipos de alimentación como la dieta Kosher.

 

 

2.- ¿En qué se basa?

Está basada en el concepto del Yin y el Yang, base de la filosofía oriental y que se fundamenta en que todo fenómeno cambia constantemente entre dos tendencias antagónicas o complementarias; expansión-contracción, hacia arriba-hacia abajo, la fuerza ascendente de la tierra y la fuerza descendente del cielo.

También tiene su aplicación en la alimentación para buscar el equilibrio:

  • Alimentos tipo Yin, como la fruta o las hortalizas, contienen una fuerza expansiva terrestre. Se recomiendan
  • Alimentos tipo Yang, tales como la zanahoria o la bardana, tienen la fuerza celeste que es más contractiva. Se aconseja tomarlos con mucha moderación.

 

3.- ¿Qué debo comer?

Establece una nueva pirámide de alimentos (Ver Ingredientes de la dieta macrobiótica). De forma resumida, se aconsejan los siguientes grupos:

A diario:

  • Cereales integrales (entre 40% y el 60% de los diarios en peso),
  • Verduras (entre el 20% y el 30%),
  • Encurtidos, legumbres y derivados (entre el 5% y el 10 %);
  • Se complementa con algas, condimentos y aceite vegetal.

 

Semanalmente:

  • Frutas, semillas, frutos secos, edulcorantes, pescados.

 

Ocasionalmente (una vez al mes, incluso, si es posible, evitarlos):

  • De más a menos son: lácteos, huevos, carne, carne de ave (siempre que se pueda, optar por esta).

     

    Según Michio Kushi, "es necesario tender hacia una dieta predominantemente vegetariana. Eso  no significa que debamos eliminar la carne, pero sí reducirla. Algunos estudios sugieren que los pueblos que apenas comen animales son de siete a diez veces más pacíficos que los consumidores de estos productos".

     

    4.- En algo se parece a la Mediterránea…

    Los hábitos alimenticios en esta zona todavía no están completamente destruidos, como en otros países desarrollados, gracias a la Dieta Mediterránea se ingieren muchas frutas, verduras y legumbres como en la dieta macrobiótica. Hay muchas similitudes en la forma de comer de Japón y España. 

     

    5.- ¿Cuáles son los beneficios de la dieta macrobiótica?

    Este tipo de dieta puede lograr que podamos ser capaces de vencer las enfermedades. Según Michio Kushi, para poder liberarnos de las enfermedades físicas y mentales, tal como explica en la página web de su Instituto, y transformar nuestras tendencias degenerativas en salud y felicidad debemos, ante todo, aplicar esa comprensión en nuestra forma de comer y aprender a elegir los alimentos, a prepararlos y a ingerirlos.

    Hacerlo permitirá que nuestro cuerpo sane y sintamos bienestar físico, mental y espiritual. Además, nos hace sentir mejor, más lúcidos y sentiremos más amor. El alimento inadecuado hace que el espíritu se vuelva caótico.


    6.- ¿Está indicada para algún sector de población en particular?

    La dieta macrobiótica no responde a un esquema rígido. Es flexible y se modifica en función del medio natural y de las actividades que desarrolle cada individuo. También depende de si se trata de un hombre o una mujer, de la edad que tiene y de las tradiciones de su cultura. La forma macrobiótica de alimentarse es adecuada para toda la humanidad, sin excepción de razas, nacionalidades ni culturas, y beneficia a todo tipo de personas.

     

    Al finalizar la entrevista y resolver mis dudas sobre la dieta macrobiótica, Michio Kushi concluyó que para alcanzar el bienestar es preciso recuperar la salud y la buena alimentación juega un papel muy importante.  Además, aseguró que sí es posible alcanzar la felicidad, siempre que estemos en armonía con el universo.  

    "Es un estado de bienestar para el cual es necesario alcanzar un equilibrio saludable entre cuerpo, emociones, mente y espíritu. La base para alcanzarlo es en primer lugar recuperar la salud. Las fuerzas del universo se unen con las de la tierra en los alimentos, manifestándose en el cuerpo y en la mente como un todo. Por ello todo lo que recibe el cuerpo bajo cualquier forma o frecuencia vibratoria, está afectando a la mente, y cuando la mente decide qué alimentos quiere recibir, está uniendo las fuerzas del cielo-tierra de una determinada manera y en una determinada dirección. Los alimentos se transformarán no sólo en plasma sanguíneo, en hueso o minerales asimilables para el cuerpo, sino en vibraciones y estados energéticos que influirán en nuestros estados anímicos, psicológicos y desde luego quedarán reflejados en nuestro entorno.

    El alimento y su energía nos permiten trabajar, organizar, pensar, amar y disfrutar de la vida, esto puede ser una gran contribución a un mundo mejor o todo lo contrario; es nuestra gran elección. Recuperar hábitos como cocinar y comer en familia, mejorarán las relaciones entre sus miembros, al mismo tiempo que crearán estados de paz en la mente y en el corazón que se manifestarán en sus comportamientos fuera de la familia mejorando las relaciones sociales. La evolución colectiva depende totalmente de la evolución individual. La macrobiótica como forma de vida establece en su planteamiento pautas para llevar a cabo esta colaboración desde el momento que respeta las leyes de la naturaleza, el orden del universo e invita a que el ser humano utilice el alimento para sanar todas las dimensiones de su ser".  

     

    Conclusión: 

    Tras haber realizado esta entrevista y haber conocido los bases de la dieta macrobiótica, comparto la opinión de Michio Kushi en cuanto a que comer sano es la base para una buena salud. Y aunque, personalmente, me inclino hacia dietas predominantemente vegetarianas, o al menos flexitarianas, sí aconsejo tener mucho cuidado cuando se adopta un nuevo estilo de alimentación para evitar carencias nutricionales.