Los asteroides peligrosos

El riesgo de los Asteroides Potencialmente Peligrosos o PHA

choque de asteroides, asteroides potencialmente peligrosos, PHA, NEA, NEO
Destrucción masiva. Don Davis, NASA Crédito: NASA Ames Research Center

El sistema solar es el hogar de una estrella, 8 planetas (tal vez nueve o más), decenas de satélites planetarios, planetas menores, asteroides y cometas. Hasta el momento se han catalogado unos 40 000 asteroides, 2 000 superiores al kilómetro de diámetro. Algunos de ellos siguen órbitas que cruzan o podrían, por influencias gravitacionales, cruzar la órbita terrestre y convertirse en un objeto peligroso para nuestro planeta.

Son los llamados NEA o Asteroides Cercanos a la Tierra (las siglas corresponden a Near Earth Asteroids).

Se considera que sólo 800 son Asteroides Potencialmente Peligrosos (PHA, siglas que corresponden a potentially hazardous asteroid). Pero la amenaza no es eterna. A lo largo del tiempo, los asteroides acaban desapareciendo. La vida de un asteroide en su órbita abarca de 10 millones a 100 millones de años, pero indefectiblemente desaparecen de su órbita a causa de choques y perturbaciones gravitacionales con otros objetos o planetas, pero son reemplazados por nuevos NEA procedentes del cinturón de asteroides derivados por la influencias gravitacional de Júpiter o por colisiones entre ellos que les apartan de su órbita habitual.

Vigilancia de los asteroides

Existe un programa internacional para el estudio, seguimiento y vigilancia de los NEA bajo el nombre de Spaceguard (Guarda Espacial) que agrupa numerosos proyectos de distintas agencias espaciales e instituciones científicas que han conseguido catalogar decenas de miles de estos asteroides.

Los más conocidos son

  • Proyecto LINEAR (Lincoln Near-Earth Asteroid Research)
  • Proyecto Spacewatch
  • Proyecto LONEOS (Near-Earth Asteroid Tracking)
  • Catalina Sky Survey
  • Proyecto CINEOS (Campo Imperatore Near-Earth Objects Survey)
  • Japanese Spaceguard Association.

También se han desarrollado misiones espaciales para conocer más sobre los asteroides y su potencial peligro de colisión.

Los asteroides Eros e Itokawa fueron estudiados in situ por las sondas espaciales NEAR Shoemaker de la NASA y Hayabusa de la JAXA respectivamente.

Asteroides que ponen en peligro a la Tierra

En julio de 1994, todo el planeta tuvo la ocasión de presenciar como un gran objeto celeste (en este caso el cometa Shoemaker-Levy) impactaba contra la superficie de Jupiter. Ello reavivó el interés por conocer más sobre los potenciales peligros de los NEA.

  • En 1950 se pensó que el asteroide 1950 DA de 1 kilómetro podía impactar contra la Tierra en 2880, pero recientes cálculos lo rechazan.
  • El asteroide Asclepius de 300 metros "rozó" la Tierra a 0,7 millones de kilómetros. Seis horas antes habría chocado contra nuestro planeta.
  • El asteroide 2002 MN de 1 km de diámetro pasó en junio de 2002 a sólo 120 000 kilómetros de la Tierra (0,0008 unidades astronómicas.
  • El asteroide Apophis de 300 m de longitud produjo alarma en los años 2004 y 2006 hasta alcanzar un nivel 4 de la escala de Turín. Hoy está clasificado en nivel 0, pero volverá a ser peligroso hacia 2036.
  • Uno de los asteroides que se considera más peligrosos es el 2002 NT7.

Probabilidad de un choque con la Tierra

El caso de 2002 NT7 es especial, ya que también ha sido uno de los más estudiados y las conclusiones pueden extrapolarse a otros NEA.

Dado su tamaño de unos 2 km de longitud, su impacto con la Tierra podría desencadenar una energía de 1 millón de megatones, lo cual provocaría aparte de la masacre en la zona de impacto la eyección de gran cantidad de polvo y residuos en la atmósfera, bloqueo de la luz solar y un cambio climático de gran envergadura que provocaría extinciones masivas.

En 2002 se realizó un cálculo sobre la posibilidad de un impacto del 2002 NT7 y se estableció que había una entre un millón de probabilidades de que chocara con la Tierra el 1 de febrero de 2019. Concluyeron que impactaría a 28 km/s; que habría un descenso de temperaturas en 10°C lo que conllevaría la muerte de la mitad de los bosques del hemisferio norte; que los bosques muertos podrían entrar en combustión y aportar además a la atmósfera 100 millones de toneladas de hollín, incrementando la barrera de la luz solar.

Los cálculos más recientes aseguran que el asteroide pasará a 60 millones de kilómetros el 13 de enero de 2019.

Asteroides que chocaron con la Tierra

Una de las teorías más aceptadas asegura que la caída de grandes bólidos sobre el planeta pudo ser la causa de las grandes extinciones, como la del Pérmico que acabó con casi toda la vida sobre la Tierra o la que provocó la desaparición de los dinosaurios.

Aunque sin excesivo rigor se ha establecido una regla de tiempo sobre la caída de asteroides o cometas

Cada diez millones de años, un asteroide de 5 km de diámetro

Efectos

  • Extinción de las especies

Cada millón de años, un asteroide de un kilómetro de diámetro

Efectos

  • catástrofes globales
  • lluvia ácida
  • disminución luz solar
  • incendios gigantescos
  • invierno nuclear

Cada cien años, un asteroide de 50 m de diámetro

Efectos

  • catástrofes locales
  • maremotos

Cada mes, un asteroide de un metro de diámetro

Efectos

  • desperfectos locales

Cuando se evalúa la liberación de energía se habla de la fuerza explosiva en kilotones o megatones (1 megatón equivale a un millón de toneladas de TNT). Podemos realizar fáciles cálculos sobre el poder de devastación si recordamos que la bomba de Hiroshima desarrolló 20 kilotones.

  • 1908. El meteoroide de Tunguska en Siberia que pudo ser provocado por un cometa de hielo, desarrolló una potencia de 10 megatones (10 000 kilotones)
  • 2002. El meteoroide del Mediterráneo Oriental, de 10 kilómetros de diámetro que explotó en el aire con una potencia de 26 kilotones
  • 2002. El meteoroide de Vitim en Siberia de medio kilotón
  • 2013. El meteoroide de Cheliábinsk explotó a 20 kilómetros de altitud y liberó 500 kilotones de energía con más de 1 000 heridos.

Programa de vigilancia espacial Spaceguard

Se han dado ya varios casos, especialmente el de Cheliábinsk, que han puesto en evidencia lo fácil que resulta que impacten objetos contra la Tierra antes de ser detectados, por ello existe cierto escepticismo sobre las posibilidades de prevención de la caída de asteroides y los programas de vigilancia espacial como Spaceguard.

Imagen: Ilustración que muestra el impacto de un asteroide contra la Tierra en época primitiva como la que pudo causar la extinción en masa del Pérmico. Un impacto con un asteroide de 500 km de diámetro esterilizaría eficazmente el planeta. Crédito de la imagen : Don Davis, NASA Crédito: NASA Ames Research Center