Los adolescentes deben domir entre ocho y nueve horas cada noche

Cómo conseguir que tengan un buen descanso

La mayoría de los adolescentes duermen menos de lo que necesitan. Algunos estudios reflejan esa realidad a la perfeccción: chicos que se duermen en clase, que no rinden en sus estudios, que tienen accidentes con el automóvil… y todo ello por un único motivo, no descansan lo que necesitan.

Los expertos en sueño aseguran que para estar bien los adolescentes deben dormir más de ocho horas. Muchos de ellos estarán bien con ocho y media y otros necesitarán nueve, pero entre ocho y nueve horas de descanso diarias es el tiempo que requieren para que sus organismos "recarguen las baterías".No dormir bien tiene muchas consecuencias por ese motivo el principal consejo para los padres de adolescentes que no duermen bien es que se aseguren de que sus hijos conocen estas.
Seguro que reflexionar sobre lo que supone la falta de sueño hará que muchos de ellos cambien sus hábitos. Consecuencias de dormir poco en la adolescencia:
  • Baja el rendimiento escolar. Hay estudios que reflejan que más del 20% de los adolescentes se quedan dormidos en clase. Perder la clase o una parte de ella hace que el rendimiento baje. También baja el rendimiento cuando aunque no lleguen a dormirse están cansados, tanto a la hora de atender en el salón de clase como a la hora de estudiar o preparar trabajos.
  • Baja el rendimiento deportivo. La mayoría de los adolescentes practican deporte y es importante que sepan que si no duermen bien su rendimiento será peor que si hubieran descansado lo suficiente.
  • Provoca accidentes de tránsito. Cada año mueren en Estados Unidos cerca de 1.500 personas en accidentes provocados por jóvenes de entre 16 y 24 años que conducían cansados. Y más de la mitad de los conductores causantes de un accidente por quedarse dormidos son menores de 24 años.
  • Aumenta los problemas emocionales. El cansancio provocado por dormir poco con frecuencia puede aumentar la tristeza, la ansiedad, el estrés y agravar problemas psicológicos como la depresión.
  • Lucen peor. No es solo un problema de salud, también lo es estético. Los adolescentes que se preocupan mucho por su aspecto deben saber que este luce peor cuando duermen menos de lo que deben, la piel se ve más apagada, pueden aparecer ojeras y algunos estudios aseguran que el acné se agrava.
    Qué hacer para dormir mejor
    Existen una serie de recomendaciones muy útiles que pueden hacer que los adolescentes descansen de forma satisfactoria cada noche.
    • Mantener horarios regulares de sueño. Es importante que se acuesten y se levanten siempre a la misma hora. De esa manera el organismo se acostumbra y cuando se acerca la hora de ir a dormir, se prepara y por ello les será más fácil conciliar el sueño. Incluso los fines de semana es recomendable que no alteren demasiado esos patrones, no acostarse más de una hora después de lo que es habitual los días de la semana y no levantarse más de dos o tres horas más tarde.
    • Practicar ejercicio. Hacer ejercicio regularmente es muy beneficioso para descansar mejor. Pero no debe hacerse ejercicio en las horas previas a irse a dormir. La recomendación es que no se tenga una actividad fuerte en las cinco horas antes de ir a la cama.
    • No hacer comidas copiosas antes de dormir. Es recomendable no comer de forma abundante antes de ir a dormir. Si la costumbre en la familia es una cena fuerte, esa cena debe hacerse unas horas antes del momento de acostarse. Y antes de ir a la cama puede ser bueno tomar un vaso de leche caliente o una infusión pero siempre sin cafeína y sin ningún estimulante.
    • No estar ante una pantalla en la hora previa a irse a la cama. Es muy importante que los adolescentes eviten estar ante la computadora, la tableta o incluso la pantalla del celular en la hora antes de acostarse. La razón es que el brillo de estar pantallas activa zonas cerebrales que hacen más difícil conciliar el sueño.
    • Dormir en una habitación fresca, oscura y silenciosa. Bajar el termostato de la calefacción y oscurecer el cuarto son también dos pasos importantes para lograr un buen descanso.
    Foto © Qbx101