Los 8 mejores volantes por derecha

Estos centrocampistas quedaron en la historia grande del fútbol

Tradicionalmente, el volante por derecha tiene la obligación de colaborar en la marca con el volante de contención y ayudar a los mediocampistas ofensivos con la creación. En la actualidad, muchos equipos han cerrado al volante derecho hacia el centro del campo para armar un doble contención, aunque reteniendo la responsabilidad de sumarse al ataque por sorpresa.

A continuación, una lista de los ocho mejores jugadores que se destacaron, al menos en algún tramo de sus carreras, al volcarse sobre la derecha del mediocampo.

08
de 08

Michael Essien

Michael Essien. Getty Images

Aunque José Mourinho alguna vez lo calificó de “multifuncional”, el volante ghanés de tremendo despliegue físico siempre rindió más como volante por derecha.

Disputó 243 encuentros con el Chelsea, club con el que ganó la Champions y dos ligas Premier. Su velocidad y potencia no sólo le permiten recuperar innumerables balones, sino también marcar: anotó 34 goles con el club inglés y la selección de Ghana.

07
de 08

Didier Deschamps

Didier Deschammps. Getty Images

Un volante técnico, veloz y líder. Fue clave para la consagración del Olympique de Marsella en la Champions de 1992-93; ganó tres scudettos con Juventus, y en 1998 fue el capitán de la única selección francesa que ganó el Mundial.

La mayoría de los goles que anotó aquella estupenda selección gala de Zidane y Thierry Henry se originó en la franja derecha, donde Deschamps y el lateral Lilian Thuram armaron una dupla notable.

06
de 08

Diego Simeone

Diego Simeone. Getty Images

Aunque la imagen persiste del Cholo como el aguerrido y pícaro caudillo que hizo echar a Beckham en los octavos del Mundial 1998, lo cierto es que Simeone, sobre todo al principio de su carrera, era un volante de ida y vuelta que marcó goles en Atlético Madrid, Inter Milán, Lazio y la selección argentina.

Su voz de mando lo convirtió en un técnico dentro de la cancha, antes de serlo fuera de ella, y aparecía como nunca en los partidos importantes.

05
de 08

Marco Tardelli

Marco Tardelli. Getty Images

Su marca feroz, incansable resistencia y entrega por la camiseta y el equipo lo convirtieron en emblema de la Juventus y la selección azzurra.

Pero el aporte ofensivo de este lateral derecho devenido centrocampista, apodado Schizzo por sus sorpresivas apariciones en el área, suele quedar en el olvido. De hecho, su emocionante festejo tras anotar en la final de 1982 contra Alemania quedó grabado en el imaginario colectivo del fútbol.

04
de 08

David Beckham

David Beckham, con el Real Madrid. Getty Images

Uno de los futbolistas que mejor impactó el balón, ya sea para colocar un pase de 40 metros que caiga sobre el empeine derecho de un Zinedine Zidane a la carrera, un centro con comba hacia afuera a la cabeza de Ryan Giggs, o colocando un tiro libre al ángulo con el LA Galaxy.

Su gran pegada le abría toda la cancha desde la franja derecha, y su enorme despliegue físico le permitió ser uno de los primeros volantes de área a área.

03
de 08

Osvaldo Ardiles

Osvaldo Ardiles. Getty Images

Uno de los mayores ídolos de la historia del Tottenham Hotspurs, donde deslumbró con su precisión en velocidad y sus goles, a punto que le escribieron la canción “Ossie’s Dream”; generador de fútbol de la Argentina campeón del mundo en 1978; incluso se dio el gusto de anotar un golazo en Escape a la Victoria, la película de Hollywood que protagonizó con Pelé.

02
de 08

Sócrates

Socrates. Getty Images

Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira se recibió de médico, fue militante político y dirigió una obra de teatro. Ah! También fue capitán y líder futbolístico de la selección brasileña de 1982, una de las mejores de todos los tiempos, e ídolo del Corinthians.

Un volante de tranco largo pero toque exquisito, que se caracterizaba por habilitar a sus compañeros de taco. Jugaba simple, a uno o dos toques, y hermoso.

01
de 08

Lothar Matthaus

Lothar Matthaus. Getty Images

Uno de los mejores jugadores del mundo en los años 80 y 90, cuando destacó en el Bayern Munich, la selección alemana y el Inter Milán jugando por derecha. (Después pasó a ocupar una posición más central).

Su excepcional físico, inteligencia táctica y preciso remate le ayudaron a alcanzar numerosos títulos de liga, además de ganar la Eurocopa 1980 y el Mundial 1990. Es solo el segundo jugador en disputar cinco Copas del Mundo, y fue Balón de Oro en 1990 y mejor jugador del año FIFA en 1991.