Los elementos de la danza

Cuerpo, acción, espacio, energía, y tiempo

Los cinco elementos de la danza son conceptos que describen, analizan y explican las distintas características que se manifiestan en el arte de la danza. Todos los tipos de baile contienen distintos elementos, ya sean elementos únicos a su género o elementos fundamentales presentes en todas las formas de baile.

La bailarina y profesora de danza, Diane Aldis, desarrolló una manera práctica y sencilla de describir los elementos de la danza. De acuerdo a su metodología, los cinco elementos de la danza son: cuerpo, acción, espacio, tiempo y energía. 

01
de 05

Cuerpo

Bailarín de ballet bailando en Lyon, Francia
Yanis Ourabah/Getty Images

El cuerpo es el elemento fundamental de la danza. Una danza, no importa el estilo que sea, siempre empieza y termina en el cuerpo del bailarín. La creación de una danza no requiere de bastidores, pinceles ni instrumentos musicales. Necesita un cuerpo viviente en movimiento para ser concebida como un arte.

El cuerpo se manifiesta en la expresión de una danza de distintas maneras:

  • Partes del cuerpo: a veces una danza enfatiza en sus movimientos y gestos partes específicas del cuerpo, tales como la cabeza, los ojos, el rostro, el torso, las piernas, los pies o los brazos. 
  • Forma del cuerpo: la forma que adquiere el cuerpo en cualquier instante de una danza es otra manera en la que se manifiesta este elemento. La forma que expresa un bailarín o bailarina con su cuerpo puede ser, por ejemplo, simétrica, asimétrica, estirada, encogida, doblada, redonda, angular o trenzada.
  • Sistemas del cuerpo: el cuerpo se manifiesta en una danza mediante sus sistemas. La manera en que un bailarín o bailarina utiliza la respiración, el sistema muscular, el esqueleto, los órganos del cuerpo, el balance y reflejos para expresar una danza forma parte esencial de este arte.
  • Conciencia del cuerpo desde adentro: las sensaciones, sentimientos, pensamientos, e intenciones que el bailarín le imprime a la danza generan también conciencia de cómo su cuerpo afecta el entorno, a otros bailarines, y las emociones de quienes lo ven desde fuera, así como los límites de sí mismo (dónde comienza el uno y dónde termina el otro). 
02
de 05

Acción

Baile de tango
 Hans Neleman/Getty Images

La acción en la danza se refiere a cualquier movimiento que el bailarín ejecute en su baile. Estas acciones pueden incluir pasos de baile, movimientos cotidianos como caminar, o expresiones faciales. Una acción en una danza lo mismo puede consistir de movimientos característicos de un tipo de baile, tales como un plié de ballet o braceos de flamenco, o de movimientos inventados por el artista. La acción en una danza también incluye las pausas y momentos de quietud que suceden dentro de una frase o secuencia de movimiento.

Las acciones en una danza se pueden dividir en dos categorías principales:

  • Movimientos no motores: son los movimientos que se ejecutan en un punto específico del espacio sin viajar mucho, tales como una caída, el estiramiento de una parte del cuerpo, o un giro en sitio.
  • Movimientos locomotores: son los movimientos que se mueven y trasladan en el espacio tales como correr, saltar cubriendo mucho espacio, caminar o gatear.
03
de 05

Espacio

Breakdance en la calle
 Leo Vals/Getty Images

El espacio es uno de los elementos de la danza más vitales para este arte. El bailarín o bailarina, no importa lo que esté haciendo en su danza, siempre está interactúando con el espacio de distintas maneras; a través de:

  • El tamaño: el espacio que ocupa el bailarín o bailarina con sus movimientos y gestos puede ser grande, pequeño, estrecho, recogido, amplio, expandido o vasto.
  • El nivel: el nivel de los movimientos que se ejecutan en una danza puede ser bajo, alto o mediano, arriba, abajo o entremedio.  
  • La localización: los movimientos y gestos de una danza tienen un punto de localización en el espacio. Se pueden ejecutar en un sitio, se pueden trasladar en el espacio de un punto a otro, o se pueden localizar en una zona del escenario. 
  • La dirección: los movimientos locomotores en una danza se realizan hacia una dirección específica: hacia el frente, hacia atrás, hacia el lado, hacia la izquierda o derecha, o de manera diagonal.
  • La orientación: los bailarines y bailarinas orientan la posición de sus movimientos hacia objetos o puntos específicos en el espacio.
  • Las líneas: los movimientos de una danza trazan líneas en el espacio que marcan su trayectoria. Estas líneas pueden ser curvas, rectas, en zigzag, inconexas o al azar.  
  • La relación con otros: en todos los estilos de baile los bailarinas establecen una relación con otros bailarines u objetos que se manifiesta en el espacio. Los movimientos también se pueden ejecutar en solo o en grupo, cerca o lejos de un individuo, grupo u objeto.  
04
de 05

Tiempo

Pareja joven bailando
 Denkou Images/Getty Images

El tiempo se manifiesta en el ritmo de una danza, ya sea medido o libre. También es la duración en el tiempo de una danza o las relaciones que tienen lugar dentro del tiempo. En la danza el tiempo se manifiesta en: 

  • Ritmo medido: hay danzas que se rigen por ritmos que se miden de una manera musical. Estos ritmos tienen patrones repetitivos (por ejemplo 2/4 o 6/8), acentos, compases y distintos tempos. El tiempo medido es más evidente en bailes que siguen un género musical específico, como el flamenco o la salsa.   
  • Ritmo libre: se da en danzas independientes de medidas musicales, en la improvisación, y también en el ritmo que surge de la respiración (y otros ritmos biológicos forman parte de este elemento).
  • Duración en el tiempo: entendida como los segundos, minutos y horas que toma la ejecución da la danza.
  • Relaciones en el tiempo: los movimientos en una danza se pueden realizar al unísono, de momento, de una manera continua, predecible o impredecible, rápida o lentamente.
05
de 05

Energía

Hombre bailando
 Thomas Barwick/Getty Images

La energía es uno de los elementos de la danza más complejos. Consiste en la cualidades tanto físicas como emocionales que caracterizan a un movimiento en la danza. La energía puede incluir los estados emocionales que se revelan en la manera en que se ejecutan los movimientos. También puede incluir las cualidades que determinan con cuánta fuerza, tensión, fluidez o peso se realizan los movimientos.

Algunos ejemplos de energía en una danza son:

  • Flujo: la energía en una danza se puede expresar con un flujo libre, apretado, balanceado o neutral.
  • Peso: la energía en una danza se puede manifestar, por ejemplo, con una fuerza que empuja el peso en el espacio, con una fuerza que envía el peso hacia arriba o hacia abajo, con una fuerza que se estira horizontalmente, con una fuerza liviana, o con una fuerza que rebota.
  • Cualidad: una danza puede tener una energía que se manifiesta, por ejemplo, con una cualidad fluida, apretada, suelta, aguda, ondulante, suspendida, o suave.