Los 15 mejores tips de maquillaje

Trucos de maquillaje para los ojos, los labios, las cejas...

Tips y trucos de maquillaje
Hay trucos de maquillaje para destacar rasgos y disimular defectos. CoffeeAndMilk/Getty Images

A veces las mujeres se ofrecen consejos de maquillaje unas a otras pero no siempre están comprobados (ya sabes, por ejemplo, lo que he escrito sobre la vaselina o el aceite de argán…). Pero es verdad que existen trucos de maquillaje capaces de conseguir unos ojos más grandes y bonitos, unos labios más voluminosos, unas pestañas más seductoras, un rostro más delgado o más joven… Por eso he hecho una selección de tips de maquillaje que sé que funcionan con buenos resultados y que se pueden emplear sin necesidad de ser una maquilladora profesional.

Para que te veas aún más guapa, cuando quieras. ¿Empezamos?

  1. Agranda tu mirada con sombras claras bajo las cejas. Ten a mano sombras en color nude, arena, rosa suave… para ponerlas siempre bajo las cejas, sobre todo en la zona exterior para que el arco de las cejas se vea despejado y el ojo parezca más grande y despierto. Ten especial cuidado cuando te apliques colores fuertes u oscuros, evitando que toquen esta zona.  
  2. Labios voluminosos. El volumen y el relieve en el rostro son garantía de belleza. Para ganarlos en tus labios, elige dos colores de carmín uno más claro y otro más oscuro. Aplica primero el oscuro y añade encima el más claro. Se creará un efecto de luces y sombras capaz de dar volumen a tus labios y, de paso, a todo tu rostro. Si, además, pones un toque de gloss en la zona central de los labios, aún aumentarás más esta sensación porque el brillo genera curvas al reflejar la luz.
  1. Pómulos más pronunciados. Hay un truco infalible para que los contornos de tus mejillas parezcan más voluminosos y elevados. Empieza poniendo ‘cara de pez’ y maquilla la zona que no se afina –la inferior- con polvos bronceadores mate en uno o dos tonos más oscuros que tu color natural de piel. Toma los polvos con una brocha gorda, elimina el exceso soplando y rodea la zona que cubre al hueso con un movimiento de ‘U’ que creará sombra. Toma, después, un poco de colorete en un color claro y brillante y aplícalo  en la zona de la mejilla que no has maquillado, la alta. Ese juego de color hará que se vean pómulos donde ahora se intuye plano. 
  1. Rostro más luminoso y descansado. Éste es uno de esos trucos de maquillaje que no se ven, pero que transforman el rostro. Enmarca tu rostro (perfectamente matizado, sin brillos de grasa o sudor) con unos golpes de iluminador, aplicándolo bajo la línea del cabello, en las sienes, el tabique de la nariz y la barbilla. En polvo o fluido, reflejará la luz hacia el rostro disimulando el cansancio.
  2. Ojeras bajo control. ¿Sabes elegir el color del corrector que contrarresta exactamente el color de tus ojeras? Si tienden a un tono rojizo oscuro usa un corrector verdoso, si rozan el morado elige uno amarillento, si tu piel es negra o mulata opta por un azulado, a las asiáticas con ojeras más bien amarillentas les conviene un corrector morado y a las pieles blancas, un color albaricoque. Además, si es frecuente que sufras de ojeras prueba a incluir arándanos rojos en tu dieta y observa si notas mejoría. 
  3. Carmín perfecto más tiempo. Elige el carmín que vas a aplicarte y empieza aplicando una capa desde la ‘V’ del labio superior. Baja hasta la comisura de los labios y ahora completa la secuencia pintando el labio inferior. Toma un pañuelo de papel, presiónalo contra los labios y aplícate una fina capa de polvos sueltos transparentes –matificantes-. Éstos ayudarán a fijar el color y a evitar que la manteca que contiene la fórmula del carmín se pierda al comer o beber. Acaba con otra capa de labial y ¡listo!
  1. Nunca olvides rizar tus pestañas. Antes de usar una máscara de pestañas (elige siempre fórmulas que cuiden las pestañas) usa un buen rizador capaz de elevarlas. Al curvar las pestañas se sube ópticamente el párpado y se abre la mirada, agrandándola. 
  2. Boca naturalmente bonita. Como norma general evita pasarte la lengua por los labios porque reduces la capa protectora de su superficie y harás que aparezcan esas pielecitas que tan poco nos gustan. Si ya las tienes, quítatelas exoliándolos con una mezcla de miel y azúcar o pasándote el cepillo de dientes. Así activarás la circulación sanguínea y notarás que tus labios toman un tono rosa más intenso. Y si, por otro lado, fumas pero eres coqueta tendrás que elegir: el tabaco deja la piel de los labios opaca y los dientes amarillos. ¡Nada que ver con esas bocas frescas de las revistas!
  1. Cejas altas y naturalmente espesas. Olvídate de jugar con tus cejas al estilo de los años 20 ¡las cejas delgadas no favorecen porque son antinaturales! Y, al contrario, las cejas altas y de un grosor natural (salvo casos extremos, es cierto) son la mejor opción. Así que empieza metiendo en el congelador dos discos de algodón humedecidos en agua y cuando se hayan enfriado, pero no congelado, póntelos sobre las cejas unos minutos. El frío contraerá los músculos y conseguirá añadir expresión a la mirada. Si sobresalen algunos pelitos por la zona inferior quítatelos. Peina las cejas con un cepillito y si tienes los pelitos largos aplica una gota de laca en cada una para que se queden peinadas y bajo control.  
  2. Quítate 10 años. Si quieres que tu rostro se vea más terso y definidos, mezcla tu base de maquillaje (fluido) con una gota de sérum tensor. Así parecerá que el paso del tiempo transcurre más despacio.
  3. ¿Otro truco para rejuvenecer con maquillaje? Como la piel de los ojos, al igual que la del resto del rostro, tiende a ceder por la fuerza de la gravedad, cuando emplees un delineador en el párpado superior acaba con un pequeño rabillo elevado (no te excedas porque entonces el resultado es el contrario).
  4. Ojos más vivos. Hazte con un delineador blanco o dorado y aplícate un pequeño toque junto a la zona del lagrimal –por dentro o por fuera, según prefieras-. Es uno de esos trucos ‘mágicos’ que da una alegría a la mirada 
  5. Rellena tus pestañas con eyeliner. ¿Te gustaría que tus pestañas parecieran más espesas? Pues dibuja pequeños puntos en los espacios que hay entre las pestañas con eyeliner negro y líquido. El resultado puede ser muy natural a la vez que muy favorecedor. Eso sí, este truco está prohibido en días con prisas. 
  6. Maquillaje de noche de urgencia. ¿No tienes tiempo y quieres verte más sofisticada? Sólo necesitarás tres minutos. Ponte unas pestañas postizas, de un largo y espesor natural y una capa de labial rojo. Siempre funciona.
  7. ¿Qué quieres que transmitan tus ojos? ¿Decisión y actitud estimulante? Busca un eyeliner en un tono violeta, que va perfecto en los ojos verdes y grises. ¿Alegría? Opta por un tono cobrizo, que te irá a las mil maravillas si tienes los ojos azules. ¿Sosiego y relax? Pues el azul cobalto es tu color, que, además, añadirá fuerza a tu mirada si tus ojos son marrones u oscuros.