Los 10 síntomas de embarazo más extraños, por qué suceden y cómo evitarlos

Para que no te tomen por sorpresa, te vamos a contar un secreto que las nuevas madres felices olvidan y tu médico omite: el embarazo también conlleva síntomas raros, incómodos y hasta vergonzosos.

Entre los niveles hormonales y cambios fisiológicos, tu cuerpo puede hacer sonidos que jamás harías voluntariamente, o algunas partes que no imaginas crecen más de la cuenta. Nuestra lista incluye los más extraños síntomas del embarazo.

01
de 10

Cerebro de la mujer embarazada

síntomas del embarazo
© Getty Images / Kathrin Ziegler

Conocido en inglés como pregnancy brain, el término engloba síntomas como falta de memoria, distracción, dificultad para realizar tareas que antes hacías con gran facilidad, dificultad para concentrarte, y otros deslices relacionados con tu capacidad cognitiva.

Según un estudio publicado en The British Journal of Psychiatry, no existe tal condición, y en realidad las habilidades cognitivas de las mujeres no se deterioran durante el embarazo. Sin embargo, la experiencia de muchas mujeres – yo incluida – con el “cerebro de la mujer embarazada” pareciera indicar que simplemente no funcionas igual estos nueve meses. Quizá sea una combinación del cansancio, emociones y preocupaciones que acompañan un embarazo, pero si te sientes fuera de onda, no te preocupes, es normal.

Más información en:

  • ¿Síntoma del embarazo o señal de alerta? Cerebro de embarazada y depresión​
02
de 10

Hemorroides

Hemorroides en el embarazo
©Getty Images/Ericsphotography

Los hemorroides son venas inflamadas en el ano, que pueden ser internas o externas. Los hemorroides suelen ser dolorosos, pueden sangrar, causar comezón o incomodidad.

Por lo general, este síntoma del embarazo es el resultado de presión excesiva en el área, causado por el peso que descansa sobre tu pelvis, estreñimiento o cuando debes pujar con fuerza a la hora del parto. Para evitarlas, procura prevenir el estreñimiento tomando agua y comiendo suficiente fibra. Si ya tienes hemorroides, puedes aliviarlos con medicamentos recomendados por tu médico (te puede interesar: FAQ: ¿Cuánta agua debes tomar en el embarazo?).

03
de 10

Súper sentido del olfato

olfato embarazada
© Getty Images / Brand New Images

El aumento de estrógeno lleva a que tu sentido del olfato se vuelva hipersensible. Este síntoma del embarazo tiene pros y contras: oler alimentos antes de ingerirlos previene que vayas a comer algo que te pueda caer mal; sin embargo, percibir aromas desagradables con tanta eficiencia puede causar náuseas (te puede interesar: 12 remedios para aliviar las náuseas en el embarazo​).

04
de 10

Pie grande

pies en el embarazo
© Getty Images / Jamie Chomas

En el embarazo, la hormona relaxina tiene la función de flexibilizar los ligamentos en tu pelvis para que tu bebé tenga espacio para crecer y atravesar el canal del parto. Desafortunadamente, el efecto se extiende a otras partes de tu cuerpo, como los pies. Aunque el crecimiento varía, en promedio puedes aumentar entre media y una talla de zapatos en cada embarazo.

05
de 10

Exceso de saliva y sangrado en las encías

El exceso de progesterona y estrógeno, así como el aumento en el flujo sanguíneo, hacen ciertas partes de tu cuerpo – como las encías – se hinchen y sean más sensibles. Es normal que tus encías sangren un poco cuando te cepillas los dientes, pero si tienes sangrado excesivo o se da con mayor frecuencia, discútelo con tu médico, pues podría ser señal de alguna complicación que podría incluso llevar a la pérdida del embarazo (más detalles en: Cuidados en el embarazo: higiene bucal).

En cuanto al exceso de saliva, las investigaciones no conocen la razón a ciencia cierta, pero las hormonas del embarazo podrían estar detrás de ello. Además, si tienes náuseas en el embarazo o sufres de acides, tus glándulas generan más saliva para contrarrestar la irritación causada por estos síntomas.

06
de 10

Flatulencia

El exceso de progesterona en tu cuerpo durante el embarazo tiene la función de relajar tus músculos. El efecto también se extiende a tus intestinos, que no son tan eficientes como desearías. Aunque es un síntoma difícil de evitar en el momento, puedes prevenirlo vigilando lo que comes – algunas comidas, como los frijoles y brócoli son más propensos a generar gas. Recuerda también comer con calma, pues si te apresuras demasiado ingieres aire que tiene que salir por algún lado.
07
de 10

Congestión y sangrado nasal

Las membranas interiores de tu nariz son también víctimas de las hormonas y flujo sanguíneo. Como resultado, se inflaman y se estrechan los canales para el paso de aire, lo que causa la sensación de congestión nasal. Al estar inflamados, los tejidos también son más sensibles, y propensos a sangrar de vez en cuando. Utiliza métodos naturales para aliviar la incomodidad, como vapor y solución salina.

08
de 10

Estreñimiento

El tránsito digestivo se dificulta cuando estás embarazada, no solo por tus hormonas, sino por los cambios en tus hábitos, náuseas, antojos y repulsiones, la posición de tus órganos conforme crece tu útero, la presión de tu útero contra el intestino grueso, y el hierro que debes tomar como parte de tus vitaminas prenatales. Y con intestinos más lentos e ineficientes, el estreñimiento es el resultado inevitable. La solución: mucho agua y fibra en tu dieta. Evita los laxantes, porque pueden causar deshidratación e inducir contracciones.

09
de 10

Incontinencia urinaria

Pareciera una de esas extrañas ironías del embarazo: te cuesta evacuar los intestinos, pero la orina se escapa cuando menos lo piensas: al estornudar, toser, reírte y hasta puedes tener accidentes mientras duermes. Esto se debe más que todo a la presión sobre tu vejiga y los cambios en tu sistema digestivo. La mejor solución es evacuar tu vejiga con frecuencia, aún cuando no sientas la necesidad. Utiliza protectores femeninos o toallas sanitarias para evitar momentos incómodos. Eso sí, ¡asegúrate de que no se trate de una fuga de líquido amniótico! (también te puede interesar: ¿Síntoma normal del embarazo o señal de alerta? Flujo vaginal).

10
de 10

Mareos

Existen varios cambios en tu cuerpo que pueden causarte mareos durante el embarazo. Por ejemplo, el requerimiento adicional de sangre para tu bebé hace que tu presión sanguínea disminuya, y al tardar más en llegar a tu cerebro, puedes sentir un mareo temporal. Los niveles de azúcar en tu sangre también disminuyen, y el cambio en el centro de gravedad de tu cuerpo conforme progresa tu embarazo pueden contribuir a que te sientas mareada de vez en cuando. Si los mareos persisten y son acompañados por otros síntomas como sangrado vaginal o dolor abdominal, contacta a tu médico de inmediato.

Fuentes:
American College of Obstetricians and Gynecologists. Nutrition During Pregnancy y Bleeding During Pregnancy. Accedidas 15 de febrero del 2016.
American Pregnancy.org. Pregnancy and Dizziness. Accedida 18 de mayo del 2012.
Kidshealth.org. 10 cosas sobre el embarazo que te sorprenderán. Accedida 17 de mayo del 2012.
What to Expect. Excess Saliva During Pregnancy. Accedida 18 de mayo del 2012.