Looks formales y semi-formales para reemplazar al traje sastre

Salma Hayek, Cindy Crawford y Nina García
Salma Hayek, Cindy Crawford y Nina García saben darle ese giro original a un look de oficina, que te permite lucir profesional sin necesidad de llevar un rígido traje sastre. Getty Images

¿Estás aburrida del típico trajecito para la oficina o para reuniones formales? ¿O tienes que vestirte business casual pero no sabes cómo crear un look original sin caer en la típica chaqueta con pantalones o falda? Combina lo que ya tienes en el clóset y logra estas versiones creativas, para que en tu próxima reunión de negocios no sólo luzcas profesional sino también, moderna. Toma nota.

* Reemplaza la falda por un vestido: Una chaqueta que tenga el mismo largo de tu vestido te permitirá innovar, y hasta puedes quitarte la chaqueta y lucir un look completamente diferente.

Agrega unos collares sobre el vestido o una pashmina que se integre a los tonos de tu atuendo. Si vas a usarlo para una reunión formal o de negocios, prefiere los tonos oscuros, azul marino y negro. Para ciertas ocasiones, tal vez puedas adoptar colores más vivos, o los pasteles que tanto se llevan.

[Relacionado: Entrevista de trabajo, los errores más comunes]

* Profesional con jeans: Para los viernes casuales en la oficina, o esas inesperadas reuniones de trabajo los fines de semana, no debes subestimar el poder de tus jeans. Eso sí, debes vestirlos para triunfar. Escoge un modelo clásico y combínalo con una camisa blanca, unos stilettos y una chaqueta informal con hombreras, tal vez en algún color de temporada. Añade una cartera en colores vibrantes, un chal en estampado floral o unas botas cortas peep toe, que terminarán de darle personalidad a este look.

* Deja en casa la chaqueta: No siempre una chaqueta es garantía de formalidad.

Puedes verte igual de fabulosa y profesional con unos pantalones o falda de vestir y un suéter liviano. Dale un toque depurado y minimalista, llevando tus accesorios al mínimo: un buen reloj, unos pequeños aretes de perla y un anillo de calidad. O dale un toque glam con unos collares largos o una chalina en un tono que haga contraste.

[Relacionado: Cómo vestirse informal para ir a trabajar]

* Formal, ¡pero comodísima! Vestirse cómoda y seguir luciendo formal es podible en determinadas ocasiones. ¿Algunos ejemplos? Una chaqueta corta sobre unos pantalones cigarette, con con un top estampado blanco y negro, al tono con unos zapatos o botas de calidad.

* Dale un giro original a la chaqueta. Una chaqueta negra siempre te garantizará la formalidad que necesites, pero no tiene que ser exactamente híper cláisca. Puedes optar por una de diseño entallado y media manga, o que tenga unos botones originales, o por qué no, una de cuello redondo. Puedes adoptarla para ocasiones formales siempre y cuando el resto de tu look permanezca dentro de lo clásico y conservador.

* Blanco más color. Una falda o pantalón blanco de vestir siempre dan la nota de frescura. Puedes combinarlos con una blusa floreada, que tanto se llevan esta primavera, que puedes integrar con un par de zapatos y un sobre al tono del estampado. Si quieres un look más formal, agrega una chaqueta que se integra a los colores de la blusa.

* Sí a la maxi falda. Para una reunion informal, o un almuerzo de negocios al aire libre, opta por una maxifalda con zapatos de tacón wedge, una chaqueta corta y una pashmina de colores.

Para este look son obligatorios una cartera de calidad y un buen reloj.

[Relacionado: Un guardarropa de oficina con cuatro básicos]

* Blanco y negro, ¡libre de estructuras! Chaqueta blanca sobre pantalón y blusa negra siempre es un equipo ganador cuando de vestirse formal se trata. Sin embargo, corres el riesgo de verte aburrida. ¿Cómo quitarle rigidez? Agregando una pashmina de colores, o recogiéndote el cabello en una cola de caballo alta, o usando un top de satén, por ejemplo, en lugar de la camisa.

¿Por qué no un enterito de pantalón? Los pant suits o enteritos de pantalón que tanto se llevan desde hace varias temporadas no sólo están pensados para las alfombras rojas o los clubs nocturnos. También pueden llevarse a la oficina. Con ciertas reglas, claro. Adopta uno que sea holgado en la parte de arriba, en tonos neutros, y añade un cinturón de calidad, unos collares largos y unos stilletos clásicos.

Si aún sientes que “te falta algo” para verte profesional, añade una chaqueta corta al tono.