Lo que puedes hacer con la celulitis en la adolescencia

Hayden_Panettiere_2007-1-.jpg
La joven actriz Hayden Pannettiere tiene un cuerpo muy cuidado pero padece celulitis.

La celulitis o “piel de naranja” es una pesadilla para muchas mujeres, también para las adolescentes. Cuando están en pleno proceso de cambio físico y psicológico y no están muy seguras de sí mismas, puede afectarlas más. Sobre todo a  chicas tímidas o con complejos físicos, que entre las adolescentes son habituales.

Quién puede tener celulitis

La respuesta a esa pregunta es que todas las mujeres pueden tener lo que conocemos también como piel de naranja que es esa piel con hoyitos que se ve mucho más frecuentemente en la parte alta de los muslos y en el trasero.

Y es que los estudios científicos dicen que entre el 85% y el 98% de todas las mujeres, dependiendo de su etnia, padecen celulitis.

En cuanto a la edad, aunque es más común entre las mujeres mayores, la celulitis puede aparecer en cualquier mujer una vez que ha tenido la primera regla.

Y aunque es una creencia bastante común que eso solo les ocurre a las chicas o a las mujeres que tienen sobre peso, esto es totalmente erróneo. La celulitis afecta igual a las delgadas y a las que tienen libras de más. Lo que ocurre es que en el caso de las chicas o mujeres con sobrepeso, al ser más grandes tienen mayor superficie de su cuerpo con celulitis por lo que esta es más evidente.

Qué es la celulitis

Se trata de acumulaciones de pequeñas bolitas de la grasa superficial. Como las acumulaciones de grasa se sitúan justo debajo de las primeras capas de la piel provocan esas elevaciones y hoyos tan característicos de la “piel de naranja”.

Hay que tener claro que no se trata de una enfermedad pero nadie duda de que una piel sin celulitis es más bella que una piel con celulitis.

Se desconoce por qué ocurre esto pero como a los varones no les ocurre, los científicos han llegado a la conclusión de que su aparición está relacionada con las hormonas femeninas.

La primera gran revolución hormonal en el cuerpo de las mujeres se produce con la pubertad, es decir, al inicio de la adolescencia. Por eso también ese es el momento en el que la celulitis puede hacer su aparición.

Qué hacer para prevenirla o combatirla

La forma de luchar contra la celulitis es llevar una vida saludable. Aunque pueda sonar a consejo pobre y escuchado muchas veces, en este caso no solo es completamente cierto sino que además es efectivo.

  • Comer de forma saludable. La primera regla para evitar la celulitis es que no se acumule grasa en el cuerpo. Y para ello es imprescindible comer de forma saludable reduciendo las grasas y aumentando las frutas y las verduras en la dieta. Si además consumimos productos que contengan fibra eso nos ayudará a reducir el volumen porque reduciremos la retención de líquidos –que es otra de las jugarretas que a las mujeres nos hacen las hormonas femeninas. Y ya hemos visto que al reducir nuestro volumen, la celulitis es menos visible. También es aconsejable beber suficiente líquido para mantener el organismo y, sobre todo la piel, muy bien hidratados. Pero no sirve cualquier bebida. Es muy recomendable consumir agua que no tiene calorías y es el mejor hidratante y evitar las sodas cargadas de azúcar que se convierte en grasa cuando entra en nuestro cuerpo.
  • Evitar el sedentarismo. Las adolescentes no tienen más remedio que pasar muchas horas sentadas: la escuela y la realización de las tareas escolares les obligan a ello. Por esa razón, en su tiempo libre deben realizar ejercicio en vez de dedicar su ocio a otras actividades sedentarias. Ese ejercicio debe realizarse con regularidad porque de esa forma se tonifican los músculos y se sustituye la grasa que, no olvidemos es la causante de la celulitis, por masa muscular. Pero además de hacer algún deporte con regularidad hay algunas actividades que son inmejorables para la tonificación de los músculos y que ayudarán a las adolescentes a mantenerse en forma. Subir escaleras, por ejemplo, es un ejercicio muy adecuado contra la celulitis porque ayuda a tonificar exactamente los muslos y el trasero. Lo mismo ocurre cuando andamos o cuando montamos en bicicleta.
  • No consumir tabaco ni alcohol. Tanto el tabaco como el alcohol afectan mucho a la piel. Y aunque esas dos sustancias no son causantes de celulitis, si las adolescentes las consumen su piel estará en peores condiciones lo que sumado a una posible celulitis hará que luzca aún peor.
  • Bronceado. El bronceado de la piel no elimina la celulitis pero ayuda a disimularla. Aunque no se deben olvidar las recomendaciones para tomar el sol, siempre con protección solar adecuada y nunca en exceso. Para aquellas adolescentes que prefieran no tomar baños de sol y así evitar sus peligros existe una solución muy efectiva: las cremas autobronceadores le darán a su piel el color necesario para ocultar, o al menos disimular, la celulitis.