Lo que piensan los otros

ruurmo

La adolescencia es el momento en el que chicas y chicos son plenamente conscientes de su individualidad. A partir de ahí comienza a formarse la personalidad y algunos de los rasgos de esta se fijarán casi de forma permanente en esta edad.

Por eso es muy importante la imagen de sí mismos que tienen los adolescentes. Porque a partir de esa imagen van a crear su personalidad.

En esa imagen influye lo que piensa él o ella sobre sí mismo, es decir cómo se ve y también lo que cree que piensan los demás, es decir, cómo cree que lo ven o la ven.

El problema con este último aspecto es que los chicos y las chicas adolescentes tienen muchas veces una opinión distorsionada sobre la imagen que los otros tienen de ellos. Es raro encontrar a adolescentes que no sean tímidos o que tengan algún problema de autoestima. Y esas características de la personalidad adolescente distorsionan la idea de la propia imagen y pueden influir negativamente en el desarrollo de la personalidad de chicos y chicas.

Lo más habitual en la adolescencia es que los chicos y las chicas den una importancia excesiva a lo que creen que los demás opinan sobre ellos. En unos casos de forma evidente y, en otros, de forma oculta.

  • Los amigos. En el caso del grupo de iguales, la mayoría de los chicos y chicas no tienen ningún problema en mostrar abiertamente que les importa mucho la opinión que el grupo tenga de ellos. Por esa razón, lo habitual entre los adolescentes es que muestren un comportamiento gregario, que imiten al resto de sus amigos en sus opiniones, apariencia, gustos, etc…
  • Los padres. La mayoría de los adolescentes también aparentan una distancia con las opiniones de sus padres que no es real. Está científicamente demostrado que la opinión de los padres es la más importante para la mayoría de los adolescentes en cuestiones trascendentales y sobre su futuro. Pero también les importa, aunque lo disimulen, lo que sus padres opinan sobre todo lo demás. Por eso es muy importante que los padres lo tengan en cuenta. Mostrar a los hijos adolescentes amor, respeto y apoyo es lo que hará que crezcan con una buena autoestima.
  • Los maestros. La opinión de los maestros también es muy importante para los adolescentes. Incluso de algunos de ellos puede ser trascendental. Por esa razón es fundamental que los maestros de los adolescentes tengan en cuenta este hecho. No es admisible que un maestro humille o maltrate jamás a un chico o una chica porque el daño puede llegar mucho más lejos.
  • Otros adultos. La mayoría de los adolescentes se relacionan con otros adultos: parientes, entrenadores, amigos de la familia y siempre suele haber alguno entre ellos con el que tienen una relación más estrecha. La opinión de todos cuenta para ellos pero contará más la de esa persona con la que tienen más cercanía. Es muy importante que los padres del adolescente sepan quién es esa persona porque puede ayudarles a formar el carácter futuro del adolescente con mayor seguridad.