Lo que no debes decirle a tu hijo o hija adolescente

silence.jpg
Hay cosas que es mejor no decirle a un adolescente. Stanisław Lorentz, Tadeusz Dobrzeniecki, Krystyna Kęplicz, Monika Krajewska

Los padres y madres de adolescentes, o al menos de la mayoría de los adolescentes, saben que la relación con sus hijos es casi siempre difícil. En muchos casos pasan épocas que pueden durar meses o incluso años en las que parece imposible entenderse con ellos. Las broncas son frecuentes, los chicos o chicas se enfrentan a sus padres continuamente y muestran una actitud rebelde que complica la vida de toda la familia.

En algunas ocasiones, padres y madres llegan a estar desesperados por estos continuos enfrentamientos. Por eso, lo mejor es prevenirlos. No siempre es posible ni fácil pero hay una serie de consejos que pueden ayudar a estos padres y madres a hacer más llevadera la adolescencia de sus hijos o hijas.

Lo que no debes decirles

Hay una serie de comentarios que es mejor evitar con esos adolescentes. La razón es que casi siempre desembocan en una discusión. Y discusión tras discusión, la relación entre padres e hijos puede llevarlos a todos a una situación deseperada.

  • Ya te lo dije. Muchos padres y madres tienden, sin darse cuenta, a aumentar la herida de sus hijos. Tras haberles avisado de algo a lo que no han hecho caso, a veces llega la frase: “Ya te lo dije yo”. Esos padres y madres pueden estar seguros de que sus hijos o hijas recuerdan perfectamente sus advertencias, así que recordarles de esa forma que se han equivocado no es una buena estrategia para que la relación entre todos mejore. Si quieren asegurarse de que no lo olviden es mucho mejor mostrar pesar porque algo les ha salido mal y en ningún caso recordar la advertencia, eso es mucho más eficaz para que no lo olviden.
  • Tú no podrás hacerlo. Algunos padres y madres presionan a sus hijos con comentaros negativos porque creen que así los impulsan pero está demostrado que son mucho más eficaces los comentaros positivos porque refuerzan la confianza de los adolescentes. Así que nada de no podrás, lo que hay que decirles es: “seguro que podrás y si no puedes ahora, no te preocupes y sigue intentándolo”.
  • Yo a tu edad me comportaba mejor. Los adolescentes odian que les comparen con otras personas y mucho más si es para recriminarles algo. Aún es peor si la persona con la que los comparamos somos nosotros mismos, sus padres, o sus hermanos mayores.
  • Ya lo entenderás cuando seas mayor. La adolescencia es el momento en el que los chicos y las chicas empiezan a adquirir las características de la edad adulta, tanto las físicas como las psicológicas y emocionales. Son conscientes del momento de cambio y no soportan que les recuerden que aún no son mayores por eso es mejor ser cuidadoso con frases como esa. Y no solo eso, un adolescente puede entender cualquier cosa si se le explica de acuerdo con la edad que tiene.
  • No es para tanto. Otra de las características de la adolescencia son los vaivenes hormonales que provocan en chicos y chicas alteraciones emocionales a veces muy bruscas y frecuentes. Por eso es muy habitual que los adolescentes se tomen las cosas con mucho sentimiento. Y no es una buena idea decirles que lo que sienten no es tan grave porque para ellos sí lo es, sí sienten con muchísima intensidad todas las cosas. Es mucho más efectivo hablar con ellos con calma y dejarlos que se desahoguen. De esa forma es muy probable que al poco tiempo estén otra vez tan felices.
  • Insultos. Respecto a los insultos, una buena idea es no insultar a nadie y mucho menos a los hijos. No solo porque se merecen nuestro respeto sino porque de esa forma les enseñamos a su vez a respetar a los demás y a que ellos tampoco utilicen los insultos como una forma de relacionarse con otras personas.