Lo que debes saber sobre el aneurisma cerebral

Los aneurismas afectan a cerca de 27.000 pacientes cada año en los EE.UU

que es aneurisma cerebral
El aneurisma cerebral es una dilatación en un vaso sanguíneo del cerebro. SCIEPRO | Getty Images

El aneurisma cerebral es una dilatación en un vaso sanguíneo del cerebro causado por la debilidad de la pared que por el efecto de la onda del pulso y la tensión sobre su pared lo va ensanchando y engrandando la luz del vaso. La sangre se va remansando y la pared del vaso sanguíneo se va adelgazando.

El aneurisma intracerebral se puede producir en cualquier zona del cerebro y a cualquier edad, aunque es más común en adultos y levemente más frecuente en mujeres, según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS) de Estados Unidos.

Los aneurismas tienen un riesgo de ruptura en función de su estado y tamaño, y causar un derrame cerebral en la zona subaracnoidea, porque tienen mayor incidencia en la base del cráneo. Comprimen primero un nervio o producen un pequeño derrame de sangre antes de una rotura importante y en consecuencia ocasionan una señal de alarma como un dolor de cabeza, dolor en la cara, visión doble u otros problemas visuales.

Los aneurismas afectan a cerca de 27.000 pacientes cada año en los EE.UU, entre personas de 30 a 60 años.

Tipos de aneurismas cerebrales

Hay diferentes tipos de aneurismas que se pueden clasificar según su tamaño y su forma:

  • aneurisma sacular: es un saco de sangre redondeado o parecido a una bolsita que está unido por el cuello o pedúnculo a una arteria o rama de un vaso sanguíneo. Aparecen en adultos.
  • aneurisma "baya": nombrado así por su forma, se localiza en arterias en la base del cerebro. 
  • aneurisma lateral: es un bulto sobre una pared del vaso sanguíneo, mientras que un aneurisma fusiforme está formado por el ensanchamiento de todas las paredes del vaso.

Los aneurismas cerebrales muy pequeños no causan problemas ni sangran.

¿Cuáles son los síntomas del aneurisma cerebral?

Los síntomas de los aneurismas no son visibles hasta que no son muy grandes o estallan.

La rotura suele producir dolor de cabeza repentino e intenso, dolor por encima y detrás de los ojos, entumecimiento, debilidad o parálisis de un lado de la cara, pupilas dilatadas y visión doble, náuseas, vómitos, rigidez de la nuca o pérdida del conocimiento. 

Causas del aneurisma cerebral

El origen de los aneurismas cerebrales es congénito, son causadas por una alteración de la pared arterial. Menos frecuente puede ser el resultado de una infección en la pared arterial por ejemplo, aneurismas micóticos (por hongos).

La hipertensión arterial, el abuso de alcohol, el consumo alto de drogas (particularmente cocaína), y el tabaco son factores de riesgo.

Cuando el aneurisma se reparación espontáneamente y no se ha hecho el diagnóstico, este puede estallar otra vez y volver a sangrar. En ocasiones  hay aneurismas adicionales.

Diagnóstico

Para detectar un aneurisma cerebral se realizan varias pruebas:

La tomografía computarizada es la primera prueba de diagnóstico para determinar la ruptura del aneurisma. La resonancia magnética ofrece imágenes del cerebro y sus estructuras y la angiografía intracerebral ayuda a detectar, la dilatación, el estrechamiento y la obstrucción de una arteria. Esta prueba sirve también para conocer la ubicación, tamaño y forma de un aneurisma.

El análisis del líquido cefalorraquídeo que se extrae mediante una punción intervertebral en la espalda, permite analizarlo y observar si hay presencia de sangre. Este procedimiento es eficaz cuando la rotura es pequeña y el cuadro clínico es dudoso y la otras pruebas no son definitivas.

Tratamiento del aneurismo cerebral

El tratamiento dependerá en cada caso de la locación, tamaño y del riesgo de ruptura del aneurisma, además de la edad del paciente, las enfermedades asociadas y los antecedentes personales y familiares. Es una cirugía de riesgo para la vida del paciente y por las secuelas que puedan quedar tras la intervención.

Existen dos procedimientos quirúrgicos para tratar los aneurismas cerebrales: el clipado microvascular que implica cortar el flujo sanguíneo al aneurisma y la embolización endovascular.

Se ha demostrado que el clipado es eficaz, en función de la ubicación, forma y tamaño del aneurisma. Los aneurismas que se cierran completamente no regresan. La embolización consiste en la colocación de una espiral dentro de la arteria, recubierta de una malla que provoca la coagulación de la sangre en la zona. De esta manera, se evita la rotura del aneurisma. Es un procedimiento menos traumático que el clipado y se hace con un catéter intravascular. A veces debe repetirse este tratamiento durante la vida del paciente.  

Para tratar los síntomas del aneurisma cerebral se prescriben anticonvulsivos, si ha aparecido epilepsia producida por irritación del tejido cerebral y analgésicos para los dolores de cabeza. Si se sospecha vasoespasmo puede tratarse con bloqueadores del canal de calcio

Los pacientes que han sufrido una hemorragia subaracnoidea suelen necesitar terapia de rehabilitación. A veces es necesario mejorar del lenguaje otras veces se intenta recuperar una función perdida (dificultad en la marcha). Las secuelas pueden ser pequeñas o muy invalidantes y en general requieren tratamiento psicológico para aprender a sobrellevar una incapacidad permanente y adaptarse a la nueva situación.

 Actualmente, los científicos de NINDS están estudiando los efectos de un medicamento experimental para tratar el vasoespasmo causado por la ruptura de un aneurisma cerebral. El fármaco, que suministra óxido nítrico a las arterias, puede prevenir espasmos en la arteria cerebral en animales reduciendo la afectación del proceso. 

Referencias:

Aneurisma cerebral. Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares. Accedido: 25 de abril de 2016 http://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/Aneurismas_Cerebrales.htm