Linaza para adelgazar y el control de diabetes

Ayuda al control de peso, de lípidos y glucosa en la sangre

Linaza o semillas de lino
La linaza ayuda al control de peso, reduce el colesterol y la respuesta a la insulina luego de las comidas. Foto © Getty Images

¿Qué es la linaza?

La linaza es la semilla de la planta de lino Linum usitatissimum. Se cree que es originaria de Egipto. Es una semilla ovalada, plana y puntiaguda. Su color puede variar entre café a amarillo pálido. Su textura es tostada y chiclosa con un sutil sabor a nuez.

Entre sus usos medicinales el más popular es el del tratamiento contra el estreñimiento y otros trastornos gastrointestinales como: diverticulitis, síndrome del intestino irritable o colon irritable, colitis ulcerosa, gastritis y la inflamación del intestino delgado.

La linaza podría apoyar la función renal en las personas con lupus eritematoso sistémico (LES). Se usa en la piel para el tratamiento de acné, quemaduras, eczema y psoriasis. También se usa para aminorar las molestias de la menopausia, como los sofocos o bochornos. Las semillas de linaza ayudan a bloquear los tumores en animales por lo que podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer en humanos.

Existe poca evidencia científica para atribuirle cualidades curativas, pero por ser alta en fibra soluble e insoluble y ácidos grasos omega-3, puede ayudar al control de peso o a perder peso, a bajar el colesterol y la respuesta de la glucosa en la sangre luego de las comidas.

¿Por qué es buena para los diabéticos?

De acuerdo a la Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales (NMCD, por sus siglas en inglés), en la cual se clasifica la efectividad de los suplementos naturales en base a evidencia científica, la linaza es posiblemente efectiva para reducir los niveles de hemoglobina A1c y el colesterol en individuos con el colesterol alto.

La obesidad está enlazada a enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2 y las enfermedades de venas y corazón y existe una tendencia en pacientes diabéticos a padecer enfermedades cardiovasculares.

La linaza es rica en fibra soluble e insoluble. La fibra soluble atrae agua durante el proceso de digestión y convierte los alimentos en un tipo de gel que hace la digestión más lenta.

La fibra insoluble acelera el paso de los alimentos a través del estómago y de los intestinos, mantiene el tracto intestinal sano y le agrega volumen a las heces.

Se ha comprobado que la fibra ayuda en el control de peso brindando saciedad. La fibra soluble ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol "malo") y apoya la salud cardiovascular al reducir el riesgo de acumulación de placas de colesterol en las arterias. La fibra soluble podría prevenir la diabetes tipo 2 o ayudar en su manejo al retrasar la absorción de azúcares y controlar los niveles de glucosa en la sangre.

Maneras de incorporar linaza en la dieta

La linaza se consigue en los mercados en forma de semilla entera, en aceite, en pastillas y molida. La mejor forma de aprovecharla es molida. Los expertos recomiendan que muelas las semillas con la ayuda de una licuadora o un procesador de alimentos justo antes de consumirlas, una taza a la vez. La linaza restante debe ser guardada en un recipiente hermético y refrigerarla.

Es saludable incluir al menos una cucharada al día como suplemento nutricional. Puede agregar las semillas de linaza molida sobre cereal, yogur, en batidos de fruta o sobre ensaladas de frutas o vegetales.

Deja reposar una cucharada de linaza en una taza de agua en el refrigerador y se formará un gel. Puedes tomarlo solo o añadirlo a jugos naturales. Su consumo antes de las comidas ofrece sensación de saciedad y te ayudará a controlar el apetito.

Recursos

"Flaxseed and Flaxseed Oil" NCCIH. NIH. Actualizado: Abril 2012. Accedido: 5 de diciembre de 2015.

"Linaza" Medline Plus. U.S. National Library of Medicine. U.S. Department of Health and Human Services. NIH. Actualizado: 9 de junio de 2015. Accedido: 5 de diciembre de 2015.