Leyendas sobre el origen de los Incas

Valle Sagrado de los Incas
Foto del Valle Sagrado por Mixha zizek

Existen diversas versiones míticas acerca del origen de los Incas, muchas de ellas fueron trasmitidas de generación en generación.  Cada una de ellas cuenta una historia, con una perspectiva diferente, muchas de ellas fueron recogidas de forma oral a través del tiempo.

De la mayoría de versiones, las más reconocidas son las recopiladas por el cronista Inca Garcilaso de la Vega (La leyenda Manco Cápac y Mama Ocllo) y del cronista español Juan Betanzos (La leyenda de los cuatro hermanos Ayar).

En amabas leyendas los orígenes son en la ciudad de Cusco.

La versión del Inca Garcilaso de la Vega

El cronista mestizo Inca Garcilaso de la Vega presenta varias versiones en sus crónica "Comentarios Reales de los Incas". Sin embargo, la leyenda más significativa es el surgimiento de Manco Cápac y Mama Ocllo, quienes salen del fondo del lago Titicaca.

La leyenda: Manco Cápac y su mujer hermana, Mama Ocllo salieron del lago Titicaca por orden del dios Sol,  los cuales tenían que dirigirse hacia el norte para formar una gran imperio. Al llegar debían hundir una vara de oro en el lugar, y así establecer el Tahuantinsuyo.  Cuando llegaron a Cusco, la vara se hundió, por ende se establecieron y organizaron el nuevo imperio. Ellos reunieron a la gente del lugar y fueron reconocidos lose señores del reino. Después, Manco Cápac enseñó  a los hombres las actividades relacionadas con la guerra y el cultivo de los campos; por otra parte Mama Ocllo enseñó a todas las mujeres a hilar, tejer y preparar la comida.

 

La versión de Juan Betanzos 

El cronista español Juan Betanzos presenta una de las versiones más creíbles sobre el origen, en su libro "Suma y Narración de los Incas". Narra la leyenda de los hermanos Ayar recogida en el siglo XVI.

La leyenda: El dios Wiracocha envió a sus hijos  en busca de tierras fértiles, ellos eran cuatro hermanos con sus respectivas esposas, los cuales salieron de la cueva de Pacaritambo (Casa del Amanecer).

Estas parejas fueron Ayar Cachi y Mama Guaco; Ayar Uchu y mama Cura; Ayar Auca y Ragua Ocllo y Ayar Manco y Mama Ocllo. Los cuales fueron al cerro Huanacaure, al llegar Ayar Cachi con increíble poder logró hacer cuatro quebradas después de partir cuatro cerros con su honda. Sus hermanos preocupados por su poder, decidieron deshacerse de él y lo dejaron encerrado en Tambotoco en Pacaritambo y continuaron con su misión hasta llegar al cerro Huanacaure.  Sin embargo quedaron tristes y arrepentidos.

Después vieron un ídolo de piedra, Ayar Uchu se acercó a la imagen pero cuando quiso moverse no pudo. Asimismo sus pies quedaron convertidos en piedra y unido a la huaca, por ello quedó convertido en piedra o huaca sagrada, donde se construyó un templo en su honor. Los hermanos siguieron y se establecieron por un tiempo en Huanacaure donde pusieron semillas de maíz. Allí Manco Cápac (antes Ayar Manco) y Mama Ocllo tuvieron un hijo Sinchi Roca; al pasar los años, se realizaron las ceremonia se iniciació el Rutichicuy o corte de pelo y el Huarachico o inicio de jóvenes. Al pasar del tiempo a Ayar Auca le crecieron alas y voló hacia el valle, al llegar a una roca quedó convertido en piedra.

El último hermano Ayar Manco, llegó a Cusco donde encontró buenas tierras y hundió su bastón de oro.

Se estableció con las cuatro mujeres y fue reconocido como hijo del sol. Construyeron una casa donde actualmente se encuentra el Coricancha (originalmente llamado Inti Cancha), y se dedicaron a sembrar maíz, coca y papa. Fundó la ciudad del Cusco, la cual se convirtió en la capital del Tahuantinsuyo.  Se dio inicio al imperio incaico.

Esta leyenda concuerda en muchos aspectos con la geografía y con las evidencias arqueológicas según los historiadores y cronistas.

Fuentes:

Garcilaso de la Vega; Comentarios Reales de los Incas

Betanzos, Juan; Suma y Narración de los Incas

Cieza de León, Pedro; Segunda parte de la Crónica del Perú

Cobo, Bernabé; Historia del Nuevo Mundo

Guamán Poma de Ayala; Nueva Corónica y Buen Gobierno