Legislación sobre razas de perros potencialmente peligrosos

El pit bull es uno de los perros más afectados por estas leyes.
Foto © Irma Cedeño

En un intento por la prevención de mordeduras de perros, la legislación sobre razas de perros potencialmente peligrosos denomina a ciertas razas como perjudiciales para la sociedad y regula cómo, cuándo y dónde se pueden tener estas razas. En muchos casos las razas son completamente prohibidas incluso en ciudades o países enteros.

Los perros considerados de razas peligrosas
Son muchos los perros con la etiqueta de “peligrosos” según esta legislación.

Algunos de los más afectados son los siguientes:

pit bull terrier americano
staffordshire terrier americano
dóberman
dogo argentino
fila brasileiro
rottweiler
staffordshire bull terrier
tosa inu

La diferencia entre las razas peligrosas y otras razas de perros
Estos perros son de tamaño mediano o grande, musculosos y de fuerte quijada. Se considera que en caso de un ataque estos perros ocasionarían mucho daño, pero las diferencias realmente se limitan al físico. Los perros que aparentan pertenecer a estas razas, al igual que los perros mezclados con alguna de ellas, son considerados y tratados como tales.

Por qué dicen que estos perros son peligrosos
Igual has escuchado decir “las razas agresivas”. Los medios de comunicación han hecho de su labor mostrar a estas razas de perros como agresivas. La verdad es que no existe ninguna raza agresiva, sino perros individuales que lo son. Estas leyes le colocan una etiqueta a todos los perros pertenecientes a estas razas por temor a ellas, y aunque muchos de estos perros fueron utilizados para peleas y ataques, estas leyes no toman en cuenta que los perros, como las personas, tienen influencia genética y ambiental, por lo que deben recibir cierta educación y socialización.

Detrás de un perro agresivo posiblemente haya un dueño descabellado.

Cómo te afectan estas leyes
Imagínate que después de un extensa búsqueda por fin has encontrado el apartamento de tus sueños. Tendrás más espacio para ti y para tu pit bull. Ya todo está listo para la mudanza cuando el casero te informa que no te lo puede alquilar porque en el edificio no permiten pit bulls.

O imagínate que te quieres ir a otro país a vivir pero la aerolínea no quiere viajar con tu perro por su raza. Estos son solo dos ejemplos. Si quieres tener un perro de esta raza, en la mayoría de los casos debes obtener una licencia y a veces un seguro para daños a terceros. Algunos perros deben llevar bozal cuando andan en un lugar público y en algunos casos los perros ni siquiera pueden salir de casa.

Por qué estas leyes no funcionan
El objetivo de introducir leyes en la sociedad es proveer seguridad colectiva. La legislación sobre razas de perros potencialmente peligrosos están basadas en el miedo de individuos y pretende arreglar un problema de la manera más rápida posible, sin fundamento científico y sin examinar las causas de agresividad en perros. Además, hacer de estas razas tabú hace que personas que en verdad no deberían tener un perro terminen adquiriendo uno, les brinden una educación poco idónea y logren que la mala reputación de estas razas vaya en aumento. Otros dueños que viven donde estos perros no son permitidos terminan ocultándolos, de tal manera que estos perros pasan mucho tiempo encerrados y sin recibir el nivel de socialización que requieren.

Alternativas a la legislación sobre razas de perros potencialmente peligrosos
Es un hecho que los perros que no están esterilizados son más agresivos que los que sí lo están.

Además, un perro esterilizado vive más y tiene mejor calidad de vida. Todas las entidades que trabajan con perros o que se preocupan por el bienestar público, ya sean gubernamentales o sin fines de lucro, deben poner en marcha campañas extensivas a favor de la esterilización y educar a los dueños de perros sobre los beneficios. Todos los refugios de animales deben entregar a sus perros esterilizados y a los criadores también se les debe educar sobre la esterilización. Esto es solo lo primero. Se puede hacer mucho más.
• Proveer a los dueños de perros de gran fuerza y vigor con clases de adiestramiento canino tan pronto como lo adquieran y de manera gratuita o a bajo costo, si es necesario.
• Tener un récord fijo de los ataques de animales e investigar cuál es el historial de estos. Se debe monitorear a los criadores, sobre todo a aquellos cuyos perros han atacado a alguien.


• Educar a los criadores de perros para que apoyen la esterilización, sobre todo en casos necesarios o si el perro no será exhibido en competencias caninas. También, educarlos para que puedan identificar a personas que no son aptas para tener uno de sus perros.
• Sancionar a los dueños de perros que ataquen o muerdan a las personas.
• Utilizar el elevado presupuesto que se aplica para implementar la legislación para invertir en la investigación científica sobre los casos de mordeduras caninas.

Qué puedes hacer para ayudar a que cambien estas leyes
No adoptes ni compres un perro, cualquier tipo de perro, a menos que estés dispuesto a luchar por él. Cuando adoptas o compras un perro y luego te sorprendes por estas leyes es porque no te informaste debidamente. Sobre todo, no debes adquirir un perro y mucho menos uno de estos perros si viajas mucho, te mudas a menudo, no tienes tu propia vivienda o si no tienes tiempo para ejercitarlo y educarlo como es necesario. Es poco recomendable que adquieras uno de estos perros si no has tenido un perro anteriormente y es preferible que solo adquieras un perro de estos si has tenido uno de su raza antes. Comprende que estas leyes son reales y te pueden afectar y limitar.

Alza la voz. Escríbele a las entidades que no aceptan a estos perros, no viajes en aerolíneas que no los acepten o visites comunidades, ciudades o países con leyes muy estrictas. Opta por ciudades como Nueva York, que está en contra de estas leyes.