LED o LCD ¿Cuál comprar?

monitor
 Intel Free Press/CC BY 2.0/Wikimedia Commons

Comparar un monitor LED con otro LCD no es del todo justo ya que los primeros han surgido como una evolución de los segundos. Simplificado, una pantalla LED no es más que un monitor LCD mejorado.

LCD es el acrónimo de liquid cristal display, en castellano pantalla de cristal líquido. Esta tecnología es la misma que la que puedes ver en las calculadoras y en casi todos los displays de aparatos electrónicos.

Para crear las imágenes se aprovechan las propiedades físicas del cristal líquido. En estos es fácil controlar la cantidad de luz que dejan pasar activando o desactivando una corriente eléctrica.

Existen diferentes modelos de paneles de cristal y cada uno de ellos esta diseñado para cubrir las necesidades de distintos usuarios. En la actualidad tienes las siguientes tecnologías: IPS, ideal para aquellos que se dedican a la edición gráfica, TN, para los que disfrutan con los juegos de acción, y VA, los más usados por tener unas prestaciones más equilibradas.

Estos paneles tienen la ventaja de no necesitar mucha energía para funcionar, pero a esto añaden el inconveniente de que no emiten luz. Es decir, si vieses una imagen formada usando sólo uno de estos paneles y apagases la luz no verías nada. Esto es fácil de comprobar en cualquier reloj o calculadora.

Es por esto que este tipo de pantallas necesitan de una iluminación adicional la cual se instala en la parte trasera del monitor y es ahí donde radica la mayor diferencia entre un monitor LCD y otro LED.

LCD

Con esta tecnología de utiliza un tubo fluorescente para iluminar el display. Su ventaja principal respecto a los LED es el precio, aunque su calidad de imagen es menor y su consumo más alto. En el mercado existen varios tipos de estos paneles siendo los más comunes los siguientes:

  • HCFL (Hot Cathode Flourescent Lamp)—Consiguen una luz más brillante pero duran menos.
  • CCFL (Cold Cathode Flourescent Lamp)—Casi todos los monitores LCD son de este tipo debido a que tardan más en estropearse.

Los monitores LCD tienen un problema bastante claro y puedes verlo a simple vista. Debido a la iluminación que utilizan no son capaces de mostrar los colores negros de manera adecuada. Esto los lleva a tener un contraste menor.

Si has visto alguna película de acción con escenas oscuras en una de estas pantallas y en una habitación poco iluminada sabrás de lo que te estoy hablando. Parece que los objetos tuvieran un halo luminoso a su alrededor.

LED

LED es el acrónimo de light-emitting diode. En castellano, diodo emisor de luz. Un LED es un elemento semiconductor capaz de emitir luz. Lo llevas viendo muchos años como indicadores luminosos en aparatos eléctricos de todo tipo.

Una pantalla LED no es más que un monitor LCD que utiliza un panel posterior formado por estos elementos. Sus ventajas son muchas, colores más puros, menos consumo y la capacidad de crear colores obscuros más reales.

Como no podía ser de otra forma los fabricantes han usado distintas implementaciones. Las más comunes son:

  • Full array sin atenuación local—En este caso el panel HCFL o CCFL es sustituido por un array de LEDs que se enciende y se apaga de manera total. No conseguimos por tanto negros tan puros como con otras tecnologías.
  • Iluminación edge sin atenuación local—Como su propio nombre indica iluminamos desde el borde reduciendo así el tamaño. Se consigue un menor consumo pero seguimos teniendo el problema del contraste.
  • Full array con atenuación local—Son los más caros y los que muestran una mejor visualización de los colores oscuros. Puede apagar ciertas zonas del monitor de manera independiente.
  • Iluminación edge con atenuación local—Busca combinar un lo mejor de las dos anteriores es decir un diseño más plano con un mejor contraste.

La única pega que se le puede poner a un monitor LED es que tiene ciertos problemas con imágenes con algunos puntos iluminados y fondo oscuro.

Comparación

No cabe duda que los monitores LED mejoran a los LCD en casi todos los aspectos:

  • Menor consumo—Necesitan 40% menos potencia para funcionar que un LCD normal.
  • Fiabilidad—Son capaces de aguantar mejor el paso de los años. Los LEDs tienen una vida mayor, ya que los LEDs tienen una vida mayor que los tubos de rayos catódicos. Esto sin tener en cuenta que los aparatos electrónicos sufren mucho con la temperatura.
  • Más finos—Los LED permiten que los diseños sean más compactos.
  • Contraste—Tanto el dinámico como el estático son mejores. Los primeros LCDs eran horribles con el tema de los colores oscuros.

La única razón para elegir un monitor LCD es su precio en cualquier otro caso los LEDs son mejores sin ninguna duda, aunque el costo sea más alto.