Las ventajas de tener una mascota

Adriano

La mayoría de los niños y adolescentes piden a sus padres tener mascotas. Son raros los niños y las niñas que no se interesan por los animales y que no quieren tener alguno en casa. Algunos padres se resisten porque temen enfermedades, problemas, engorros y gastos. Pero lo cierto es que las ventajas para los chicos y las chicas son muchas.

Descubre lo que le aporta a tu hijo vivir con una mascota

  • Madurez. Los niños, preadolescentes y adolescentes que viven con una mascota y se ocupan de ella maduran más. Tener una responsabilidad y ocuparse de otro ser vivo que depende en parte de ellos les hace crecer más maduros. Pero es muy importante cuando los chicos y chicas piden una mascota que sus padres hablen sobre ello antes de tenerla. Deben establecer unas normas de cuidado y los niños, niñas o adolescentes deben comprometerse a cumplirlas.
  • Responsabilidad. El cuidado de una mascota hace que los adolescentes adquieran responsabilidad. Y aunque en principio esa solo se centra en su mascota, descubrir que un ser vivo depende de ellos les hace adquirir un sentido de la responsabilidad que pueden trasladar a otros ámbitos de sus vidas.
  • Organización. Una de las quejas más frecuentes de los padres y madres de los adolescentes es que no saben organizar su tiempo. Tener una mascota que necesita sus cuidados les obligará a aprender a hacerlo. Es posible que en las primeras semanas, sus padres deban estar vigilantes sobre si los adolescentes cumplen con esa responsabilidad pero pronto será algo que asuman en sus vidas y que harán sin protestas y sin quejas.
  • Cariño. La adolescencia es una etapa difícil en la que los adolescentes necesitan mucho cariño pero a veces rechazan las muestras de afecto. Por eso una mascota les ayuda a demostrar su afecto de forma mucho más natural.
  • Comunicación. Con la comunicación ocurre lo mismo que con el cariño. Los adolescentes necesitan comunicarse pero a veces no encuentran las vías para hacerlo. Con su mascota pueden comunicarse sin presiones, sin condiciones y sin impedimentos y esa es una vía de escape perfecta para que aprendan a mostrar sus emociones.
  • Aprendizaje. Convivir con una mascota añade a la vida de los niños y los adolescentes información sobre el ciclo de la vida, también de una forma absolutamente natural. Con sus animales los niños y adolescentes aprenden sobre la reproducción, el nacimiento, las enfermedades, la muerte. Y lo aprenden sin traumas, observándolo. Eso les ayuda a entender su vida y el mundo.

 

Qué mascota elegir

A la hora de elegir la mascota hay que tener en cuenta algunas cosas.

  • Si hay más animales en la casa. Si la familia ya tiene otros animales hay que saber muy bien que se llevarán bien entre ellos y que no habrá problemas.
  • La personalidad del adolescente. Cuando un adolescente va a tener una mascota debe saber muy bien lo que ese animal va a exigir de él, sobre todo en cuanto a tiempo y cuidados. Algunas mascotas exigen mucho más que otras. Por ejemplo, si el adolescente vive en un lugar en el que no puede salir solo de casa será muy difícil que pueda tener un perro porque los perros necesitan salir a la calle varias veces al día. O si el adolescente es alérgico a los gatos no estará indicado para él tener uno. Pero hay muchos animales cuya compañía es una fuente de placer y que proporcionan las mismas ventajas. Quizá es una buena idea pedirle a nuestro hijo o hija que investigue antes de decidir sobre las posibles mascotas y cómo se adaptará a ellas.
  • Adopción. Una de las mejores opciones a la hora de elegir una mascota para los adolescentes es decidirse por la adopción. En general suelen ser gatos o perros los animales que pueden adoptarse. Explicarle al adolescente que adquiriendo de esa forma una mascota también hará una buena acción es otra forma de que madure y crezca con responsabilidad.