"Las raciones de los adolescentes son excesivas"

Entrevista con la doctora María José Castro, experta en nutrición

Médica experta en nutrición y patologias del comportamiento alimentario en el ámbito del adolescente y profesora de la Universidad de Valladolid. La doctora María José Castro ha investigado los hábitos alimenticios de niños y adolescentes. En esta entrevista con adolescentes.about.com, la doctora Castro aconseja cómo debe ser la alimentación correcta de los adolescentes, explica por qué es necesario que coman verduras, cómo deben ser las raciones y cuáles son los hábitos de alimentación que van a hacer que nuestros adolescentes estén más sanos. No hay que olvidar que la pubertad es un momento de crecimiento muy importante y por eso deben cuidarse aspectos físicos de la vida de nuestros hijos como la alimentanción o las horas de sueño con especial atención.

¿Los buenos hábitos alimenticios son iguales para todas las culturas?
¿Cuál es la primera recomendación para que los adolescentes se alimenten adecuadamente?
¿Qué raciones son excesivas?
¿Por qué es importante mantener horarios regulares para las comidas?
¿Qué otras recomendaciones puede darnos?
Usted recomienda evitar la comida facilitadora, ¿qué es eso?
¿Es importante comer verduras?
¿Cómo sería la alimentación de un día completo para que fuera sana?
Usted también habla de la importancia de dormir bien para alimentarse bien, ¿qué relación tienen el sueño y la alimentación?
¿Y en cuanto a las bebidas?

Es también muy importante. Lo mejor es el agua porque es lo único que no aporta calorías. Los adolescentes deben dejar las bebidas azucaradas y ojo con las bebidas ligth porque, primero, al cerebro le llega la sensación de que ha tomado algo dulce pero la hipoglucemia que existía no ha desaparecido con lo cual sigue teniendo hambre. Y, segundo, como no han tomado calorías piensan que puede comer más. Además, hay que tener cuidado con las bebidas de cola durante la adolescencia porque llevan ácido fosfórico que inhibe la absorción del calcio y por lo tanto es un riesgo para el desarrollo de los huesos y un factor de riesgo para padecer osteoporosis en el futuro.