Las principales estrategias para mantener viva una relación de pareja

Las relaciones de pareja también necesitan mantenimiento, pero con frecuencia nos apalancamos en una relación, dejamos que la rutina del día a día se apodere de nosotros y nos olvidamos de hacer esas pequeñas cosas que mantienen la relación viva y fuerte a lo largo del tiempo.

Psicólogos de la Universidad de Illinois se propusieron descubrir cuáles son las principales estrategias para fortalecer la relación y preservar el vínculo en la pareja.

Los profesores Brian Ogolsky y Jill R. Bowers realizaron un meta-análisis de 35 estudios y más de 12.000 informes individuales. Encontraron que las principales estrategias que las parejas pueden usar para mejorar su relación son: apertura, actitud positiva, seguridad, compartir tareas y compartir un grupo social.

La apertura significa no solo hablar con tu pareja de cómo te sientes y lo que sucede dentro de ti, sino también hacer que tu pareja te hable de sus sentimientos, haciéndole preguntas e interesándote por sus pensamientos y emociones. Es decir, se trata tanto de abrirte a tu pareja como de empujarle a que se abra a ti.

La actitud positiva implica usar el sentido del humor, reíros y mostraros optimistas y alegres cuando os relacionéis entre vosotros y compartáis vuestro tiempo.

También es importante que tu pareja sepa que te has comprometido con la relación y que esperas que sea duradera, pues saber que tu pareja está ahí para quedarse, aporta seguridad y confianza en la relación.

Otra de las estrategias que demostró ser especialmente importante para la relación es que las tareas y responsabilidades se repartan de una forma justa y equitativa entre ambos miembros de la pareja, para evitar el malestar que surge cuando uno de los dos se siente explotado o en una posición injusta, o tiene la sensación de que aporta mucho más a la relación que su pareja.

Por último, si te esfuerzas por incluir a los amigos o familia de tu pareja en algunas de las actividades que haces, también estarás contribuyendo al bienestar de la relación. Por ejemplo, proponer salir a comer con su familia o simplemente hacer una llamada a tus suegros de vez en cuando, puede tener un impacto muy positivo en vuestra relación.

Pero hay algo que debes tener también en consideración: la intención no es lo que cuenta, sino los hechos. Tener la intención de llevar flores a tu pareja o prepararle una cena especial, no sirve de nada si al final surge algo que te impide hacerlo. Y lo mismo sucede si crees que estás utilizando todas estas estrategias pero tu pareja opina lo contrario. Es decir, lo importante no es lo que haces, sino si la otra persona se da cuenta o no. Si tu pareja no reconoce tus esfuerzos, no se da cuenta o no los considera importantes, no servirán de mucho. Por tanto, es fundamental que haya cierta sintonía entre vosotros y sepáis qué cosas considera importantes la otra persona.

También te puede interesar: