Las posiciones sexuales más efectivas para estimular el clítoris

01
de 01

Las posiciones sexuales más efectivas para estimular el clítoris

Posiciones sexuales estimular clítoris
Prueba estas variaciones en las posiciones sexuales para alcanzar mejor el clítoris. ©Nico Hermann/Getty Images

Con algunos ajustes y variaciones en la posiciones sexuales es posible estimular mejor el clítoris – y brindarle toques que sean más excitantes – durante la penetración vaginal. De esta manera se puede incluso lograr el orgasmo femenino durante el coito.

Mediante estos ajustes también se estimularán distintas zonas de la vagina, en especial, aquéllas que son más sensibles a los estímulos eróticos, como el punto G o la zona profunda de la vagina, cerca del cuello uterino.

El orgasmo durante la relación sexual suele ser esquivo para muchas mujeres. En general, los estudios estadísticos señalan que menos de un tercio de las mujeres puede alcanzar el orgasmo durante el coito, sin la estimulación del clítoris. La sexualidad femenina es compleja y puede haber muchos aspectos que dificulten el orgasmo durante la relación sexual, como los factores emocionales, el estrés y una imagen corporal negativa.

Por otro lado, si una mujer aprendió a experimentar orgasmos por medio de la estimulación del clítoris durante la masturbación, muy probablemente necesitará de este tipo de toques, además de la estimulación vaginal, al momento de la relación sexual. En este sentido, el clítoris es un órgano con muchas más terminaciones nerviosas que la vagina, y su única función es percibir sensaciones eróticas, por lo que tiene mucho sentido que se le invite a participar durante el acto sexual.

Posiciones sexuales para estimular mejor el clítoris

1. Posición del misionero (hombre sobre la mujer)

Tras adoptar la posición del misionero, el hombre deberá subir un poco más – en dirección hacia la cabeza de la mujer – de manera que su pecho se encuentre a la altura de los hombros de ella. Con este ajuste, el pene quedará en sentido vertical, con la punta hacia abajo, y podrá presionar contra el monte de Venus y el clítoris de la mujer durante los movimientos de penetración. La clave consiste en que la pareja sincronice sus movimientos: mientras la mujer empuja hacia arriba, su compañero empujará hacia abajo. Esto permitirá que haya un contacto constante y directo entre la base del pene (y el hueso púbico masculino) con el clítoris, lo que ayudará a que ella alcance su orgasmo. A la vez, también el pene estimulará el punto G en la vagina, lo que podría favorecer una experiencia de orgasmo total: clitoridiano y vaginal.

Esta variante de la posición del misionero fue creada por el psicoterapeuta norteamericano Edward Eichel. La denominó C.A.T. (Coital Alignment Technique) y fue desarrollada para ayudar a coordinar los movimientos de la pareja, facilitar el orgasmo femenino durante el coito y lograr orgasmos simultáneos, sin necesidad de estimular el clítoris de manera manual o mecánica (por ejemplo, con un vibrador).

2. Posición con la mujer dominante (arriba del hombre)

La mujer se monta de rodillas sobre el hombre, con las piernas alrededor de sus caderas. El hombre puede colocar su mano cerrada en forma de puño sobre su vientre, a la altura del pubis de su compañera. La técnica consiste en que la mujer se incline hacia atrás y adelante, contra el abdomen del hombre, de manera que su clítoris reciba constante fricción al presionar contra los nudillos de los dedos. Ella será quien dirija los movimientos, la velocidad, el ángulo y la profundidad de la penetración. De esta manera, podrá realizar movimientos constantes que mantendrán el nivel de excitación requerido en su clítoris y vagina. Otra posibilidad es que él o ella acaricie de manera manual o mecánica el clítoris mientras ella se mueve sobre el pene.

3. Posición con el hombre detrás de la mujer

En la conocida posición del “perrito” – donde la mujer se encuentra apoyada en los manos y rodillas – el hombre la penetra vaginalmente por detrás. Desde esta posición, él tiene acceso a estimular el clítoris, o bien ella misma puede hacerlo. En esta postura es necesario que haya comunicación entre la pareja, de manera que él (quien tendrá el control) realice los movimientos de penetración de la manera más placentera para ella. Él deberá tener cuidado de no penetrar demasiado al inicio, de modo que el nivel de excitación de ella aumente progresivamente. Entonces ella podrá recibir penetraciones más profundas y ambos se podrán dejar llevar por la pasión y la energía animal de esta posición

Fuentes:

Eichel, Edward. Coital Orgasm Defined by the CAT Research. 14th World Congress of Sexology. Hong Kong. Recuperado el 27 de mayo de 2013.