Las parejas según su diferencia de altura

10, 20 o 30 cms de distancia... ¿crean un problema?

Diferencia de altura en la pareja
Getty Images / The Image Bank

En el reino animal, en general, las hembras son de menor porte que los machos. Aunque no siempre es así, entre los insectos suelen darse algunas excepciones. Por ejemplo, en varias especies de arañas los machos resultan casi insignificantes al lado de la exuberancia y virtuosismo de la hembra.

En la especie humana, las mujeres, en general, tienen menor estatura que los hombres. El desarrollo y posterior crecimiento horizontal de los seres humanos tendería a igualarlos en ese aspecto aunque la diferencia de estatura se mantiene imperturbable.

Resulta interesante observar como esa diferencia de estatura puede afectar o incluso estimular la conformación de parejas. La observación cotidiana en cualquier calle o centro comercial de nuestra ciudad nos indica que el rango de diferencia entre parejas puede ir desde escasos centímetros hasta llegar casi a medio metro.

En general existe un rango considerado como "normal" en la diferencia de estatura entre el hombre y la mujer situado entre los 10 y 20 centímetros. Es probable que la gran mayoría de parejas integren este rango de diferencia. Sin embargo, esa predominancia, se estaría viendo amenazada por el creciente número de parejas con un rango mayor de diferencia de estatura. Entre 20 y 35 centímetros de diferencia favorables al hombre, parecería ser la nueva tendencia. Deben mencionarse los casos extremos que superan los 35 centímetros de diferencia. En ocasiones, es posible visualizar amorosas parejas disparejas que nos podrían llegar a hacer pensar si esa unión podría verse seriamente afectada por la distancia.

Al parecer nada de eso ocurriría. Por último, cabe hacer notar que las diferencias que llegan hasta los 10 centímetros pasan prácticamente desapercibidas.

Sin dudas que existe amor, pasión y cariño en una pareja, más allá de las diferencias físicas. Ese aspecto no forma parte de esta observación. Muchos son los casos de amores casi eternos superando y minimizando las diferencias de estatura.

Pero cabe preguntarse si la diferencia excesiva de estatura podría afectar de alguna manera el grado de relación de una pareja.

¿Problemas con la estatura?

¿Qué es lo que incidiría al momento de elegir una pareja con diferencia de estatura? Es sabido que para el amor no hay distancias ni diferencias insalvables. Pero no nos estamos ocupando aquí de los afectos sino de apenas un detalle mínimo en la relación de pareja, la estatura.

· Entre los factores a tener en cuenta está la conformación étnica predominante de la sociedad donde se desenvuelven los miembros de esa pareja. Un extranjero o miembro de otra comunidad insertado en esa sociedad, es probable que tenga una estatura distinta a la de la mayoría de personas. Esa persona tiene una mayor probabilidad de elegir una pareja, o ser elegido, por un miembro de diferente estatura. La globalización y los consiguientes intercambios culturales estarían posibilitando, y aumentando, la conformación de parejas con diferencias notables de estatura. Esto sería un avance para la especie humana ya que enriquecería la carga genética de la humanidad.

· El rango de diferencia de hasta 10 centímetros pareciera ser el ideal en la conformación de parejas.

Aunque no es el predominante, según ya hemos visto. Quizás sea el más utilizado por la publicidad como representación de una pareja. Pero esto es debido a la necesidad de comunicar otros valores que podrían ser relativizados por la visualización de una pareja supuestamente dispareja en estatura. Imagine usted ver en su pantalla de televisión una pareja con marcada diferencia de estatura vendiendo bienes raíces. Es muy probable que usted olvide el mensaje publicitario y centre su atención en la disparidad de estaturas. De ninguna manera, la diferencia de hasta 10 centímetros representa la pareja ideal. Solo es una contingencia del amor, y quizás también del marketing.

· La diferencia que va entre 10 y 20 centímetros representa a la mayoría. Quizás las únicas dificultades que debe afrontar esa pareja estén en la contención y morigeración de prodigarse afectos de manera pública.

El beso en la mejilla, el abrazo afectuoso o las palabras al oído mientras caminan, requerirían de movimientos y acciones no fluidas entre los miembros de la pareja. Es común observar que para hacerlo deben detener su marcha y el hombre inclinarse o flexionar sus rodillas hasta llegar a los labios de su amada.

· Los esfuerzos físicos más acentuados se estarían dando dentro del rango entre 20 y 35 centímetros. Quizás, algo más en las diferencias mayores. Prodigarse arrumacos en público para estas parejas, sugiere la realización de casi contorsiones por parte de ambos integrantes de la pareja. Para ella no alcanzaría con alzarse en puntas de pies y para él inclinarse de manera extrema. El intercambio de afectos se realiza a través de caricias, miradas y gentilezas, actitudes sencillas y para nada llamativas. Algunos varones jóvenes han desarrollado la habilidad de hacer coincidir los pasos de su amada con desniveles del terreno. Entre juegos y risas, aprovechan que el rostro de ella queda a una altura conveniente para demostrarle todo amor.