Las mejores posiciones sexuales para estimular el punto G

Cómo acariciar el punto G durante la relación sexual

Posiciones sexuales estimular punto G
©Tom Merton/Caiaimage/Getty Images

Puedes aprovechar al máximo las posiciones sexuales para estimular el punto G, esa zona erógena dentro de la vagina, que es muy sensible en algunas mujeres. Se encuentra ubicado en la pared anterior de la vagina, a unos 5 centímetros de su abertura. Por ello, las mejores posiciones sexuales son las que orienten el contacto del pene con la vagina en esa dirección.

La posición de la vagina y del útero varían de mujer a mujer, e inclusive pueden variar en una misma mujer a lo largo del ciclo menstrual y durante el transcurso de su vida.

Por este motivo, no existen posiciones sexuales que sean válidas para todas las mujeres a la hora de estimular el punto G (punto Gräfenberg), y lograr un orgasmo vaginal. La clave es tener espíritu aventurero y probar distintas posiciones para descubrir las que mejor se adapten a tu anatomía, a tu estado de ánimo y a la energía del momento junto a tu pareja. También es deseable cierto grado de flexibilidad en el cuerpo de ambos integrantes de la pareja para probar con diferentes profundidades y ángulos de penetración, y así realizar distintas variantes de una misma posición. Te puedes sorprender de las distintas sensaciones y grados de placer que puedes disfrutar al estar realizando estas variaciones.

4 posiciones sexuales para estimular más el punto G

1. Posición sexual con la mujer encima

Una de las posiciones más recomendadas es la posición donde la mujer se encuentra arriba del hombre.

Si eres mujer, prueba esta posición primero porque te permitirá controlar la profundidad y el ángulo de penetración. Puedes inclinarte hacia atrás sobre los muslos de tu compañero, apoyándote con tus brazos, si estás de frente a él. También puedes realizar esta posición dándole la espalda e inclinarte hacia su abdomen y pecho.

Al inclinarte, varias el ángulo de penetración y lo diriges hacia la pared frontal de tu vagina que es donde se encuentra el punto G. Recuerda mantener la penetración superficial, es decir, a unos 5 centímetros de la entrada de tu vagina.

2. Posición sexual con el hombre atrás

Otra posición recomendada para estimular el punto G, es la posición donde el hombre penetra a la mujer por detrás. Esta es la posición llamada “estilo perrito”. Tiene diversas variantes y todas ellas funcionan bien ya que permiten un ángulo que facilita el contacto con la pared anterior de la vagina. La mujer puede estar apoyada en sus manos y rodillas o puede estar completamente tendida sobre su abdomen con las piernas estiradas, mientras su pareja la penetra desde atrás. Debido a que en esta posición es el hombre quien tiene el mayor control de los movimientos, recuerda comunicarle a tu compañero qué movimientos y profundidad de penetración funcionan mejor para ti de manera que realmente disfrutes del intercambio.

3. Posición sexual con el hombre arriba

También puedes utilizar la clásica postura del “misionero”, es decir, el hombre arriba de la mujer, para lograr hacer contacto con tu punto de placer. Para ello, haz la siguiente variante: coloca una almohada o cojín debajo de tus caderas y coloca tus pies sobre los hombros de tu compañero, o tus rodillas sobre su pecho.

Cuando elevas tus piernas cambia el ángulo de penetración y por ello es mucho más fácil llegar hasta la zona anterior de tu vagina, donde se encuentra el punto G.

4. Posición sexual lateral

Durante la posición donde ambos están de lado - con la mujer de espaldas al hombre - puedes disfrutar de un contacto con el punto G de una manera más dulce y romántica. Esta posición permite que la pareja tenga un contacto sosegado y continuo a lo largo de sus cuerpos. Es una posición que también facilita una penetración superficial, justo lo que necesitas para llegar hasta el punto G.

Como en toda experiencia sexual, la comunicación es importante, al igual que respetar las preferencias de la pareja, y en este sentido, al hombre le corresponderá ser sensible a las necesidades de su compañera, quien le indicará si está tocando y acariciando los puntos sensibles en su vagina.

Recuerda también que la presión, y no tanto la fricción, es más efectiva al momento de estimular a la mujer vaginalmente.

Cada mujer es distinta y es posible que descubras otras zonas erógenas en la vagina, ubicados en áreas distintas al punto G. Con una actitud abierta hacia lo nuevo e inexplorado aumentarás tu capacidad para sentir placer. Las posibilidades del ser humano son infinitas!