Las mejores plantas medicinales para el hígado

01
de 03

Infusiones o tés beneficiosos para problemas hepáticos

Infusión depurativa de diente de león
Infusión de diente de león. Yagi Studio/Getty Images

Mantener el hígado en perfectas condiciones es muy importante para gozar de buena salud. Las enfermedades hepáticas pueden estar causadas por un virus como en el caso de la hepatitis A y B, o pueden derivar de abuso de alcohol, medicamentos o diferentes tóxicos.

Las infusiones de plantas medicinales pueden ayudar a que tu hígado funcione de la manera correcta y, por tanto, esté sano. Las hierbas más recomendadas para esta función son las colagogas, que son las que provocan o favorecen la eliminación de la bilis; las depurativas, que se encargan de eliminar substancias tóxicas y las diuréticas, que estimulan la secreción de orina.

Una de las funciones principales del hígado es la producción de bilis, ya que esta ayuda a eliminar los desechos y a descomponer las grasas en el intestino delgado durante la digestión. Por esta razón las plantas colagogas son las más importantes, de todas las plantas medicinales, para las funciones de este órgano.

Veamos alguna de las plantas recomendadas para mejorar la función hepática.

02
de 03

Cardo mariano y sus propiedades para el hígado

Cardo-mariano-Chmee2.JPG
Cardo mariano, planta medicinal con propiedades para la salud del hígado y la vesícula biliar. Foto © Chmee2

Silybum marianum o cardo mariano, es una planta muy decorativa que puede llegar a medir un metro y medio. Para fines medicinales se utilizan, de forma principal, sus frutos, denominados aquenios, que contienen aceites, albuminoides, taninos, flavo-lignanos, un principio amargo y otros afines.

De las partes activas de la planta destaca la Silimarina, un lignano-flavonoide que se encuentra en muchas pastillas comerciales para desintoxicar el organismo.  

El cardo mariano es una planta muy eficaz para mantener el hígado en plena forma, ya que no solo se recomienda su consumo a los que ya padecen alguna enfermedad relacionada con este órgano, sino para prevenir y mantenerlo en buen estado.

Tomando infusiones de cardo mariano ayudas a eliminar las toxinas del organismo y  a prevenir cualquier tipo de enfermedad hepática. Muchas personas lo utilizan como medida desintoxicante después de excesos con el alcohol.

Precauciones

Esta planta medicinal puede interactuar con otras hierbas o con algunos medicamentos, ya que tiene una actividad farmacológica activa. Se recomienda consultar al médico o farmacéutico antes de tomarla, sobre todo en el caso de hacerlo en pastillas. Si se utiliza en infusión sus efectos son menos intensos tanto para la sanación como para la interacción y efectos secundarios posibles.

No es conveniente que lo tomen las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

03
de 03

Diente de león y sus beneficios para el sistema biliar

Diente-de-le-n-Javier-Garc-a-Liz.jpg
Diente de león, planta medicinal con propiedades beneficiosas para el sistema biliar. Foto © Javier García Liz

Taraxacum officinale, más conocida como diente de león, es una planta vivaz con una raíz gruesa que cuando es cortada segrega una especie de leche muy blanca. Sus hojas nacen del extremo superior de la raíz, dando la impresión que carece de tallo, pero no es así, sí lo tiene, aunque muy corto. De esta planta se utilizan para fines medicinales las hojas y las raíces o rizomas.

Contiene diferentes principios activos: en sus hojas flavonoides, cumarinas y vitaminas B y C. En la raíz inulina, resina y un derivado triterpénico. Y, tanto en la raíz como en las hojas, contiene taraxacina, un principio amargo con propiedades estimulantes del apetito.

De sus diferentes propiedades destaca su acción colerética y colagoga, que estimula la secreción de bilis de la vesícula y las vías biliares. Por tanto, el diente de león, es una planta muy efectiva para todos los problemas hepáticos.

También es diurética, por ese motivo en la antigüedad se le denominaba “herba urinaria”. En la actualidad todavía la llaman en Francia “pisee au lit”.

El diente de león lo podemos tomar en forma de comprimidos, cápsulas, tintura, extracto y como bebida realizada en decocción con la planta seca y troceada.

Tisana depurativa de diente de león para problemas hepáticos

Esta planta hay que realizarla en decocción, y no en infusión, para extraer bien sus principios activos. Se realiza con una cucharada sopera de raíces y hojas por taza de agua. Se lleva hasta la ebullición y se deja hirviendo unos 2 minutos. Luego hay que tapar dejar que repose unos minutos más.

Lo más aconsejable es tomar unas 3 tazas al día antes de las comidas.

Precauciones

Esta planta no suele tener efectos secundarios, a excepción de algunas personas alérgicas a alguno de sus principios. Aun así, no es recomendable su uso por niños, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Las personas que sigan un tratamiento con litio no deben tomarlo en ningún tipo de presentación, incluso en infusiones.

En relación a la interacción con otras plantas o medicamentos, el diente de león la puede producir en algunos casos aislados, pero hay que tenerlo en cuenta. Siempre es conveniente consultar con el médico o farmacéutico.