Las mejores formas de motivar a los niños prodigio

Los padres de niños prodigio frecuentemente se encuentran sorprendidos y desalentados cuando sus hijos muestran un bajo rendimiento en la escuela. Las dificultades del aprendizaje en los niños prodigio muchas veces pueden llevar a un bajo rendimiento, pero frecuentemente se trata simplemente de una falta de motivación. Motivar a algunos niños prodigio puede ser difícil; ni las recompensas ni los castigos parecen funcionar, especialmente en el caso de los niños intrínsecamente motivados . ¿Qué pueden hacer los padres para motivar a sus hijos? Aquí ocho ideas que puede probar.

01
de 10

Nutra los intereses de su hijo

Para nutrir los intereses de su hijo, brinde oportunidades para que él o ella aprendan y exploren esos intereses. Por ejemplo, si a su hijo le encantan los dinosaurios, consiga libros de realidad y de ficción sobre dinosaurios y visite museos de historia natural. Si a su hijo le fascina la música, consiga instrumentos de juguete (o reales) y tenga en cuenta las clases de música. Si su hijo ama la ciencia, consiga libros de ciencias y kits de ciencias y visite museos de ciencias. Los niños que pueden explorar sus intereses son más propensos a mantener vivo el amor por el aprendizaje.

02
de 10

Expón a tu hijo a nuevas ideas y áreas

A veces a un niño le falta motivación porque aún no se ha expuesto a lo que podría ser una vida de pasión. Un niño cuya pasión verdadera es la música pero que nunca tuvo la oportunidad de explorarla no será capaz de activar esa pasión. Busca programas comunitarios, no solo programas escolares. No menosprecies actividades que tradicionalmente son para mujeres, como el baile y la gimnasia. Mantén una mente abierta; lo que importa son los intereses de tu hijo.
03
de 10

Usa metas a corto plazo y recompensas

A veces un niño se siente abrumado por una tarea grande. No es que la tarea sea difícil, pero tal vez el niño podría no ser capaz de ver la luz al final del túnel. Antes de comenzar la tarea, un niño se dará por vencido aún antes de comenzar. Ayude a su hijo a ver esa tarea como una serie de tareas pequeñas. Haga de cada tarea una meta y establezca una recompensa para esa meta. A veces las recompensas no serán necesarias cuando el niño sea capaz de ver esa tarea como algo manejable.
04
de 10

Enséñele a su hijo cómo administrar el tiempo

Cuando comienzan la escuela, los niños prodigio usualmente no tienen muchos problema para llevar su trabajo al día. Aprenden rápida y fácilmente. Aún cuando pueda sonar como una ventaja real, ésto puede traer problemas. Estos niños pueden nunca llegar a aprender a administrar su tiempo para terminar un trabajo. En algún momento, ya sea en la escuela secundaria o en la universidad, se sentirán abrumados por el trabajo que necesitan completar y no saben como encontrar tiempo para hacerlo. Enséñele a su hijo cómo crear y usar un cronograma para administrar el tiempo.
05
de 10

Alabe los esfuerzos de tu hijo

A veces, los niños prodigio tienen problemas para ver la conexión entre el esfuerzo y el logro. Mucho de lo que hacen y aprenden les resulta fácil, de modo que pueden lograrlo con poco esfuerzo. Para ayudar a un niño a tener éxito, alaba sus esfuerzos tras los logros y haz esas alabanzas específicas. Por ejemplo, en vez de decir "bien hecho", es mejor decir algo como "trabajaste duro en tu proyecto de ciencia; realmente te mereces un A". Sin embargo, evita lo contrario: No digas cosas como "si te hubieras esforzado más, lo hubieras hecho mejor".
06
de 10

Ayude a su hijo a tomar el control

Los niños prodigio con bajo rendimiento a veces ven los logros como algo que está más allá de su control. Si tiene éxito, se debe a la suerte o a cualquier otro factor externo. Este atributo los hace sentir que su esfuerzo es inútil. Elogiar su esfuerzo puede ayudar, pero estos niños también necesitan comprender el papel que desempeña en el éxito la responsabilidad personal. La forma en que le hable de su propia vida le envía un mensaje. Quejarse de su jefe o culparlo de su falta de éxito le envía un mensaje equivocado.
07
de 10

Mantenga una actitud positiva con respecto a la escuela

Los niños deben ver que sus padres valoran la educación. Aún si los problemas del niño en la escuela fueran por culpa de la escuela o de la maestra, deberá ser cuidadoso con lo que diga. Las actitudes negativas hacia la escuela en general se transmitirán a su niño. Si la escuela es un problema, usted puede remarcar que aunque los problemas puedan ocurrir, la educación es aún valiosa y el esfuerzo conducirá eventualmente al éxito. Culpar a la escuela hará que el niño eluda su responsabilidad personal.
08
de 10

Ayude a su hijo a conectar los deberes escolares con sus intereses

A veces a los niños les falta motivación porque no ven la conexión entre el trabajo que se les pide que hagan y sus objetivos e intereses. Un niño que desea ser astronauta debería saber que las matemáticas y la ciencia son importantes en esos trabajos. Puede ser necesario que investigue un poco para encontrar los requisitos de diversos trabajos. Sin embargo, los niños superdotados no motivados generalmente no se enfocan en nada más que en el presente. El futuro próximo de dos semanas es incluso difícil de imaginar para algunos de ellos.
09
de 10

Convertir las tareas escolares en juegos creativos

A los niños prodigio les encanta un desafío, de modo que si convierte las tareas escolares, que de otra manera serían aburridas, en un juego desafiante, puede lograr que su hijo las haga. A algunos niños les encantan las carreras, así que les puede decir que vean qué tan rápido las pueden hacer - sin cometer errores. Si revisa las tareas, le demuestra que le interesan. Otro enfoque creativo a las tareas escolares es vincularlo con un interés. Por ejemplo, una aburrida hoja de trabajo de matemáticas puede ser la asignación de decodificación de la misión espacial de un astronauta a Marte. De no hacer el trabajo correctamente, la misión fallará. Incluso el error más pequeño puede provocar un problema que hará que la misión falle.
10
de 10

Tenga en cuenta que la motivación no siempre se trata de logros escolares.

A menudo asociamos la motivación con los logros académicos. Sin embargo, es importante destacar que algunos niños están altamente motivados para lograr metas, pero esas metas no están relacionadas con la escuela. Un adolescente prodigio , por ejemplo, puede estar más interesado en crear un programa comunitario de voluntarios para ayudar a las personas mayores o a los menos favorecidos.

El logro no es motivación

Es importante recordar que aún cuando usted logre que su hijo haga la tarea, tal vez él o ella nunca lleguen a estar verdaderamente motivados para hacerla.