Las mejores hierbas medicinales para la congestión nasal

01
de 04

Infusiones y tés para eliminar mucosidad o flemas

Eliminar la congestión nasal con infusiones
Infusiones para la congestión nasal. Dave and Les Jacobs/Getty Images

Uno de los problemas que, en la mayoría de los casos, surgen en los resfriados, enfriamientos o gripes es la congestión de las vías respiratorias altas, es decir, la acumulación de mucosidad en nariz, garganta y, a veces, también en la tráquea.

La congestión nasal también puede venir por alergias y por otro tipo de problemas que, algunas veces, se extiende a todas las vías respiratorias, alcanzando bronquios y pulmones. 

Todos sabemos que la farmacología tradicional cuenta con muchos jarabes y otro tipo de medicamentos para solucionar estos trastornos, pero si lo que buscas es algo más natural o si quieres una ayuda a este tipo de tratamiento, puedes optar por las hierbas medicinales. 

Tomadas en infusión, tibias y endulzadas con miel, pueden ayudarte mucho en periodos de congestión por moco.

02
de 04

Eucalipto para la congestión de las vías respiratorias

Eucalipto-Wouter-Hagens-wiki.jpg
Eucalipto, árbol con muchas propiedades para la salud. Imagen © Wouter Hagens

Eucaliptus globulus, es un árbol, de la familia de las mirtáceas, de gran altura, pudiendo llegar a medir hasta más de 100 metros. Es originario de Australia y en fitoterapia se utilizan solo sus hojas.

Contiene muchas propiedades, pero entre ellas destacan las relativas a la congestión de toda la vía respiratoria.

Se pueden utilizar por vía interna, mediante infusiones, o por vía externa, mediante vahos y más usos.

Es efectivo en sinusitis, bronquitis, resfriados, anginas, asma y, en general, en cualquier dolencia que curse con mucosidad.

Para aliviar la congestión nasal y de bronquios, nada mejor que baños de vapor con eucalipto. Además, refuerza el efecto tomando dos infusiones de eucalipto, por vía interna, al día.

Para realizar la infusión toma una cucharadita de hojas secas por taza. No debes sobrepasar la dosis, ya que el eucalipto puede llegar a ser tóxico si se abusa.

Para los vahos, pon agua a hervir en una cacerola, cazuela u olla mediada o grande, cuando llegue al punto de ebullición añade, aproximadamente, medio puñado de hojas secas de eucalipto por litro de agua, remueve un poco con una espátula o similar, y a continuación apaga el fuego, ponte una toalla por encima de tu cabeza y justo en la boca de la cacerola te colocas absorbiendo todos los vapores que salgan de ella. Inhala fuerte y deja que los vahos con eucalipto ablanden tu mucosidad y descongestionen la zona.

03
de 04

Té de jengibre para combatir la congestión nasal

Té de jengibre
Té de jengibre. Ginger root tea/Getty Images

El jengibre es una planta cada día más en alza por sus muchas propiedades. En el mundo occidental se la conocía solo por ser un condimento que se añadía en algunos platos, pero cada vez se utiliza más como remedio o preventivo de muchos males.

Uno de sus beneficios es su poder expectorante y descongestionante de las vías respiratorias. En procesos gripales y resfriados, además de aliviar la congestión por moco, resulta un eficaz desintoxicante por su acción sudorífica.

El té de jengibre te ayudará a ablandar la mucosidad y facilitará su expulsión. La congestión nasal se eliminará o quedará mucho más mermada. Puedes añadirle un poco de limón para potenciar el efecto desinfectante.

04
de 04

Infusión o té de tomillo, expectorante y tonificante

Infusión de tomillo
Infusión de tomillo para combatir y prevenir diferentes dolencias. Westend61/Getty Images

Entre sus muchas propiedades, el tomillo destaca por sus beneficios en procesos gripales y catarrales, ya que es antiséptico, antiespasmódico y tiene acción expectorante de las vías respiratorias.

Para aliviar la congestión por moco se puede utilizar por vía interna, tomado en forma de té o infusión, o por vía externa por vahos, al igual que ocurre en el caso del eucalipto. También se pueden realizar vahos de ambas plantas a partes iguales.