Las mejores danzas de Ayacucho

Danza de las tijeras
Participante de la danza de las tijeras.

 Kaszojad/Getty Images

Ayacucho es un departamento con costumbres enraizadas que deviene desde sus ancestros. Presenta una bella artesanía, iglesias únicas y un folclore espectacular. La cual destaca por su música y danzas tradicionales. La mayoría de ellas, presentan sentimientos de la comunidad. Los instrumentos nativos (quena, cuernos de toro o waxrapucro, charango, tinya o tambor)se fusionan con los instrumentos españoles (guitarra, arpa, violín) y ejecutan diversas melodías.

La danza ayacuchana se difunde a través de sus festividades sean de corte religioso, patriótico o social. Una de las más populares es el huayno y la marinera ayacuchana. La mayoría de viajeros al llegar desean disfrutar de la música de la región. También están las capitanías, llameritos, las huamanguinas, los negritos, la danza de las tijeras, los corcovados, la wambarkuna, los negritos, el inti wichy, rejoneros y otras más. Cada una de ellas está relacionada a cualquier actividad del hombre andino y sus festividades.

Las  mejores danzas de Ayacucho

El huayno—Es de origen prehispánico y tiene diferentes cierografías de acuerdo a la región. En Ayacucho hay versiones tristes o sentimentales como el reconocido Adiós pueblo de Ayacucho considerado un tema clásico, se canta para despedir a los viajeros, otra que es muy recordada es Flor de retama. Por otra parte la música ayacuchana puede expresar picardía, tristeza o el sufrimiento de una comunidad.

En gran parte de la sierra peruana se baila el huayno, no obstante cada provincia tiene su propio estilo sea Puno, Junín, Cusco u otro lugar.

Pasacalles y marinera ayacuchana—Tiene su origen en Trujillo y Lima. Se inicia con mucha cadencia y armonía. El baile termina con gran ritmo, zapateando o taconeando al ritmo del huayno.

El pasacalle proviene del nativo araskaska, donde las parejas se cogen de las manos y giran dando vueltas a través del campo. Las parejas pasan por las casas invitando a los amigos a la fiesta y van formando una gran fila de parejas que van serpenteando al compás de la música.

 La danza de las tijeras—La danza más espectacular sin lugar a dudas es originaria de Ayacucho, se inició en la época colonial. El bailarín porta una grande y pesada tijera que golpea incesantemente con sus manos al ritmo de sus movimientos mientras la otra le ayuda a realizar diversas acrobacias. En la antigüedad, los bailarines de tijeras se dedicaban explícitamente a danzar en las fiestas, si alguien lo requería. Sus ropas son especiales: presentan chaquetas bordadas con charreteras, pequeños espejos, colores fuertes combinados con negro y zapatillas. En la actualidad se baila en Ayacucho, Huancavelica, Junín, Apurímac y Lima. Además El Instituto Nacional de Cultura del Perú la reconoció como Patrimonio Cultural de la Nación en el año 1995.

La capitanía—Es una danza festiva ayacuchana. El origen del baile está ligada a las las corridas de toros. Este baile pertenece al distrito de Soras en Sucre. Se inicia al soltar un becerro en el pueblo al son de la danza comunal para medir su bravura.

Todo el pueblo disfruta de la chicha de jora.

Wambarkuna—Es una danza que proviene de la provincia de Cangallo. Se festeja en fiestas patronales a la Virgen de la Asunción en agosto, al elaborar la chicha de maíz y para algunas festividades.

Inti Wichy—Es un baile rural de Tambillo en Huamanga. Es una danza comunitaria a la tierra, la cual se realiza en los meses de abril, mayo y junio.

El baile de los negritos— Se ejecuta en las festividades devocionales o religiosas y en ciertas festividades patrióticas de la comunidad. Otra danza tradicional es la de Los Corcovados caracterizada por el uso de las máscaras, turbantes y pantalones cortos. En general, Ayacucho esta lleno de música, poesía y sentimiento comunitario. Si planea viajar hacia la región, recuerde participar en alguna de las fiestas patronales, lo disfrutará.