Las imágenes religiosas y los milagros

01
de 10

Las imágenes religiosas

Postración ante un ícono
Postración ante un ícono en el altar griego del Calvario, Iglesia del Santo Sepulcro. Jerusalem, Israel. Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0

Si alguna vez has visitado una iglesia ortodoxa, posiblemente hayas presenciado una postración. Es un gesto extremo: la persona se acuesta boca abajo frente a una imagen con humildad y devoción. ¿Por qué hacer una postración ante una imagen religiosa hecha de madera y pintura por manos humanas? La respuesta se basa en el origen, significado y propósito de las imágenes religiosas o iconos.

02
de 10

Origen de los iconos

Virgen de la Cabeza Baja
Nuestra Señora de la Cabeza Baja, un icono católico anónimo y milagroso que se encuentra en la Iglesia y Monasterio de La Santa Familia en Viena, Austria. Dominio público

Desde comienzos de la humanidad, el ser humano ha creado imágenes a las que ha atribuido cualidades milagrosas y mágicas. Desde muy temprano en el desarrollo de la religión cristiana, y en particular desde la época medieval, las imágenes religiosas han sido un instrumento clave de la espiritualidad en el cristianismo.

El judaísmo prohíbe las imágenes, pero los primeros cristianos, a pesar de haber sido judíos al principio, pronto incluyeron muchas otras nacionalidades. Al convertirse el cristianismo en la religión oficial del Imperio Romano, se adoptaron también las técnicas artísticas de las distintas nacionalidades de éste, como la egipcia y la griega. También se adoptó la idea de representar con imágenes los conceptos religiosos abstractos.

En la parte oriental del imperio, llamada Bizancio, la religión cristiana se volvió lo más importante en la vida del imperio. Una de las principales misiones del imperio era lograr una imitación del Reino de los Cielos en la tierra. Las imágenes religiosas o iconos se volvieron un elemento integral de esta misión.

03
de 10

¿Qué es un icono?

Icono de los siete arcángeles
El consejo angélico, ícono ortodoxo de los siete arcángeles. De izquierda a derecha aparecen: San Jehudiel, San Gabriel, San Sealtiel, San Miguel, San San Rafael, San Barachiel. Debajo de Cristo se ven querubines azules y serafines rojos. Dominio público

Icono proviene del griego [icón], que significa “imagen”, “reproducción” o “retrato”. Cuando en Bizancio se comenzaron a crear imágenes de los episodios de la historia sagrada cristiana, se les llamó iconos a las representaciones de Cristo, de la Virgen, de los santos y ángeles, y de cualquier episodio de la historia cristiana.

En la Iglesia Ortodoxa, los iconos se desarrollaron como una forma de imagen milagrosa que sigue un estricto método de producción que asegura su santidad. a este arte se le llama iconografía.

En la Iglesia Occidental, especialmente en la Iglesia Católica, los iconos reflejan las tendencias artísticas de sus tiempos, siendo las personas y sus oraciones, así como el origen de la imagen, lo que determina sus cualidades milagrosas.

En algunas iglesias occidentales también se pueden encontrar iconos bizantinos milagrosos que son venerados por ambas ramas de la Iglesia Universal.

04
de 10

El propósito de las imágenes religiosas: Educar

La Ascención de Jesús
La Ascención de Jesús, uno de las esculturas en alto relieve que adornan la catedral medieval del Castillo de Praga, cuya función era educar a los fieles acerca de la Biblia. Foto por Tanya Torres © Dominio público

Las imágenes religiosas educan por medio de la ilustración de los eventos bíblicos. Aunque hoy en día la mayoría de la gente sabe leer, en el pasado las imágenes que aparecían en los vitrales, mosaicos, frescos, esculturas y pinturas de las iglesias proveían la educación bíblica de los fieles.

05
de 10

Imágenes cristianas: Dar testimonio del amor de Dios

Nuestra Senora de Iveron, Monte Athos, Grecia
Nuestra Senora de Iveron es un icono milagroso que representa a la Virgen señalando a su hijo como la salvación del mundo. Su milagrosa historia cuenta que un soldado le hirió la mejilla, de donde brotó sangre, dejando una marca que parece una cicatriz. © Domino publico

Los iconos, como imágenes cristianas, dan testimonio del amor de Dios porque representa la imagen con que Dios se hizo hombre. La naturaleza divina nunca se puede representar, pero la imagen humana sirve de recordatorio del sacrificio por medio del cual Jesucristo salvó a la humanidad.

Los padres de la Iglesia Universal, expresaron argumentos que explicaban la función de los íconos. San Juan Damasceno, por ejemplo, comentó que:

“En tiempos pasados, Dios, que no tenía forma, no podía ser representado. Pero hoy, como Dios se ha manifestado en la carne y ha vivido entre los hombres, yo puedo representar el aspecto visible de Dios. No es que yo dé culto a la materia, sino que doy culto al creador de la materia, que asumió una vida en la carne y que a través de la materia, realizó mi salvación…”

El VII Concilio Ecuménico (Nicea II, 787) declaró:

"Sea por la contemplación de la Palabra de Dios, sea por la representación del Icono, tenemos la Memoria de todos los prototipos (los santos) y somos introducidos en su presencia."

El Concilio de 860 afirmó:

"Lo que el Evangelio nos dice por la Palabra, el Icono nos lo anuncia por los colores y nos lo hace presente."

06
de 10

El Cristo acheiropoieta del Mandylion

Cristo ajiropitos del Mandylion
Este icono (S.XII, Catedral de la Asunción, Moscú) representa el Cristo ajiropitos del Mandylion. El Mandylion original desapareció durante la Revolución Francesa. Se piensa esta reliquia pudo haber sido el Sudario de Turín o el paño de Verónica. Dominio público

El primer icono milagroso fue un paño con la imagen de Jesucristo llamado el Mandylion. Esta imagen se considera un Cristo ajiropítos o ajiropitos, que quiere decir que es un icono no realizado por manos humanas.

El Mandylion se interpretó como un respaldo de la representación pictórica de Jesús para ayudar a transmitir su mensaje. Por eso, se considera que un icono no es sólo una representación, sino una manifestación de Dios.

07
de 10

Imágenes divinas

Virgen de Guadalupe
Virgen de Guadalupe. Dominio público

Además del Mandylion, hay muchas imágenes religiosas que se considera que no fueron hechas por manos humanas. La Virgen de Guadalupe es un ejemplo de este tipo de imagen religiosa.

08
de 10

El primer pintor de iconos

Virgen de Czestochowa
Se cree que antes de llegar a Polonia, donde se encuentra hoy, la Virgen de Czestochowa fue pintada por San Lucas sobre la tabla de madera de ciprés de la mesa de la Sagrada Familia. Dominio público

Un icono o imagen religiosa no tiene que aparecer milagrosamente para ser mediador de milagros. El artista que pinta un icono se convierte en un canal que sirve a Dios para expresarse en la materia y por eso el ícono se considera como una manifestación de Dios aún cuando es pintado por manos humanas.

Los primeros iconos milagrosos se le atribuyen a San Lucas el Evangelista, de quien se dice que pintó 70 iconos. La Virgen Negra de Czestochowa es uno de estos iconos milagrosos.

San Lucas, inspirado por Dios de la misma manera que fue inspirado para escribir los textos sagrados, creó el patrón que se seguiría de ahí en adelante para pintar iconos que materializaran la imagen de Dios.

09
de 10

Imagen y análogo: ¿Por qué los iconos ayudan a obtener milagros?

Virgen de Mantua
De la Virgen de Mantua se dice que colgaba de un árbol cerca de Mantua en Italia, cuando un soldado le disparó. La bala no solo hizo salir sangre de la imagen sino que rebotó, matando al soldado. Desde entonces se le venera como una imagen milagrosa. Dominio público

Una de las enseñanzas de Jesucristo según algunos evangelios apócrifos de la Biblia, como el Evangelio de Tomás, fue que el ser humano y el mundo fueron creados según un patrón divino y perfecto: la imagen.

En el mundo material existe el complemento de la imagen divina: el análogo. Cuando la imagen y la materia, o análogo, se unifican, el ser está en armonía.

Los iconos son un ejemplo de esta enseñanza. Un icono corresponde en la materia a la imagen del espíritu. Esta unificación armoniosa permite que los milagros ocurran, mediados por el icono.

10
de 10

La fe y las imágenes religiosas

Nuestra Señora del Perpetuo Socorro
El icono bizantino de la Virgen del Perpetuo Socorro se considera una copia verdadera de la pintura de San Lucas sobre la mesa de la Sagrada Familia. Posee el diseño de la Hodegetria o la Madre de Dios que señala a su hijo como el camino de la salvación. Dominio público

Al igual que en la Biblia, los milagros que median las imágenes religiosas no ocurren si no hay fe. Cada historia milagrosa contiene como elemento clave la fe del protagonista, pues no es la imagen en sí lo que realiza el milagro, sino la fe que pone la persona que reza ante ella. La gracia que media la imagen se convierte en el vehículo de comunicación entre Dios y el ser humano, sirviendo de ancla y puerta hacia el mundo espiritual.