Las estrellas más brillantes del hemisferio sur

Las cinco estrellas más luminosas vistas desde el hemisferio meridional

¿Cuántas estrellas reconocería un habitante urbano en el firmamento estrellado? Sin embargo conocer los astros en el cielo ha sido imprescindible en la supervivencia de los pueblos antiguos. En una entrada anterior ya vimos cuáles son las estrellas más brillantes e importantes en el hemisferio norte. En esta ocasión nos centraremos en las que más brillan en el hemisferio sur.

Conviene recordar que un habitante de Finlandia no tiene el mismo panorama celeste que otro de Nueva Zelanda y las estrellas que ve suelen ser distintas, según donde se encuentre el observador. La mayor parte de las estrellas pueden, en una época u otra del año, observarse desde casi cualquier punto del globo, aunque existen algunas que son imposibles de ver en uno o en otro lugar según la latitud. Por ejemplo en Nueva York es imposible contemplar Canopus y en Buenos Aires, Polaris o Deneb.

Más información sobre las estrellas del hemisferio sur

En los siguientes artículos encontrarás la información que te falte en el que estás leyendo

01
de 05

Sirio (Alfa Canis Majoris)

Sirio destaca en la constelación del Can Mayor
Sirio destaca en la constelación del Can Mayor. Salvador Hernáez

La estrella más brillante del firmamento se encuentra en la constelación de Can Mayor. Como en otros tantos casos de astros muy luminosos se trata de una estrella doble, a la que se ha rendido culto en numerosas culturas antiguas, curiosamente bajo identificación con un perro o un lobo, incluso en pueblos muy alejados entre sí como los griegos, los chinos o los indios de Norteamérica.

Su salida helíaca (el día de su salida por occidente justo antes de que aparezca el Sol) indicaba el inicio de la crecida anual del Nilo. Incluso un calendario egipcio conocido como sotíaco o sótico consiste en un periodo de 1 461 años con 365 días exactos, lo que permite fechar algunos sucesos del Antiguo Egipto. Para numerosas culturas del arco mediterráneo y del próximo Oriente, esta estrella también cumplía una importante función religiosa y agrícola.

La estrella del perro

Sirio es conocida como la "estrella del perro" porque pertene a la constelación del Can Mayor (el perro grande). Está formada por una estrella blanca y una enana blanca como compañera, denominada Sirio B que sería descubierta a finales del siglo XIX.

Aunque su masa es el doble que la solar, su cercanía (a 8,6 años luz) permite que brille intensamente en el cielo sólo por debajo de la Luna y algunos planetas. Resulta 26 veces más luminosa que el Sol y y es posible observarla prácticamente desde cualquier rincón del globo a no ser que el observador se encuentre prácticamente en el polo norte, por encima del paralelo 73.

02
de 05

Canopus o Canopo (Alfa Carinae)

Canopus en la constelación de Carina o Quilla
Canopus en la constelación de Carina o Quilla. SH

La segunda estrella más brillante del firmamento sólo puede observarse desde el hemisferio sur y se encuentra en la constelación de Carina o Quilla.

El nombre puede provenir de los mitos griegos en torno a la guerra de Troya, puesto que la constelación de Carina o Quilla formaba parte de una constelación mucho mayor conocida como Argo Navis (la nave Argos), el barco utilizado por Jasón y los Argonautas y su estrella más brillante fue denominada como el piloto del barco de Menelao, Canopus.

Se trata de una estrella supergigante situada a 300 años luz, pero que tiene la fuerza luminosa de 14 000 soles. Se encuentra en mitad de su ciclo vital y en algunos cientos de miles de años acabará convirtiéndose en una gigante roja antes de explotar como una supernova.

03
de 05

Alfa Centauri

Alfa Centauri (Rigil) en la constelación de Centauro
Alfa Centauri (Rigil) en la constelación de Centauro. SH

Aunque solo visibles desde el hemisferio sur, las estrellas más brillantes de la constelación del Centauro resultan muy atractivas para los aficionados a la astronomía, especialmente porque cuenta con el sistema planetario más cercano a la Tierra, ya que se encuentra a poco más de 4 años luz.

Alfa Centauri (también conocida como Rigil Kentaurus) es una estrella triple (aunque esa condición sólo es visible mediante telescopios potentes). No es especialmente luminosa, pero por su proximidad aparece como la tercera estrella más brillante del firmamento.

La compañera es una pequeña estrella anaranjada que orbita la estrella alfa cada 80 años.

Muy cerca de este sistema doble se encuentra otra estrella difícil de observar, a poco más de 4 años luz. Se trata de Próxima Centauri, nuestra vecina más inmediata, una enana roja que brilla 15 000 veces menos que el Sol, así que resulta difícil de localizar en el cielo.

Por último Beta Centauri, que al contrario que Próxima despide un brillo de 10 000 soles, aunque se encuentra muy lejos, a 500 años luz.

04
de 05

Rigel (Beta Orionis)

Rigel en la constelación de Orión
Rigel en la constelación de Orión. SH

Una estrella fácilmente distinguible en la constelación de Orión. Se encuentra a 800 años luz del Sol, pero es 18 veces la masa de nuestro astro y brilla 50 000 veces más.

Se trata de un sistema estelar dirigido por una supergigante que acabará convirtiéndose en supernova, acompañado por una estrella binaria formada por dos estrellas de la secuencia principal.

05
de 05

Achernar (Alfa Eridani)

Achernar en Eridanus
Achernar es la estrella más brillante de Eridanus. Salvador Hernáez

La constelación de Eridanus (Río Erídano) es muy alargada, donde en el extremo sur aparece Achernar (del árabe Al Ahir al Nahr, "el fin del río") de color blanco azulado.

Se encuentra a unos 144 años luz del Sol, pero 1076 veces más luminoso que este. Como rota muy rápido su forma es achatada.