¿Las estatinas son el mejor remedio?

Tratamientos contra el colesterol alto

Las estatinas son drogas que bloquean una enzima en el hígado e impiden que éste produzca colesterol. Se recetan como una respuesta para las personas que tienen el colesterol alto, o que tienen riesgo de padecer enfermedades del sistema circulatorio, en particular aterosclerosis.

La aterosclerosis es muy peligrosa. Puede provocar angina de pecho, infartos o derrames cerebrales. Para muchos doctores, estos problemas, que se ubican entre las primeras causas de muerte a nivel mundial, tienen como principal causante al colesterol.

El hígado, a través de la enzima conocida como HMG-CoA reductasa, es responsable de la producción de alrededor del 80 por ciento del colesterol que hay en el cuerpo. Éste se utiliza para la producción de sales biliares, hormonas esteroides, conductos eléctricos del sistema neuronal, paredes celulares en la piel y vitamina D. Contrario a lo que mucha gente piensa, el colesterol no es una sustancia peligrosa, sino un elemento esencial para la vida.

Nuestro organismo tiene la capacidad de reducir su producción natural de colesterol, en caso de que la ingesta de éste sea muy alta. Una dieta promedio contiene medio gramo de colesterol, pero el hígado produce regularmente seis veces esta cantidad.

El problema podría radicar no en la cantidad de colesterol que el cuerpo produce, sino en la calidad de las grasas que comemosque ingerimos, y que sustituyen al colesterol que nuestro cuerpo puede fabricar.

 

Estatinas, efectos secundarios

 

El consumo de estatinas permite reducir los niveles de triglicéridos y de colesterol de baja densidad. Los efectos secundarios de las estatinas suelen ser preocupantes, sobre todo porque son drogas que una vez que se recetan normalmente se consumen de por vida. El deterioro a la calidad de vida que estas drogas pueden ocasionar puede llevar a muchas personas a cuestionarse si vale la pena tomarlas.

Si usted está bajo prescripción médica y consume Lipitor, Lescol, Mevacor, Pravachol, Crestor, Zocor, Livalo u otro medicamento cuyo ingrediente activo sean las estatinas, consulte a su médico sobre tratamientos alternativos y no deje de tomarlas sin vigilancia médica.

  • Algunos síntomas menores del consumo de estatinas son náusea, gases, diarrea o estreñimiento. Normalmente estos síntomas se dan en personas que ya tienen problemas del sistema digestivo y pueden combatir los síntomas si acompañan la pastilla con alimentos sólidos.
  • Erupciones cutáneas, en particular para quienes toman estatina junto con niacina. Una aspirina puede reducir este síntoma, pero también tiene sus efectos en la salud.
  • Dolores musculares y debilidad, comúnmente en los hombros, la quijada y las piernas. Deben ser reportados a un médico porque en casos extremos pueden resultar fatales, sobre todo si van acompañado de oscurecimiento de la orina.Eventualmente, todos los pacientes medicados con estatinas sufren pérdida de masa muscular
  • Diferentes tipos de neuropatía, que pueden dar lugar a inflamación de los nervios, pérdida de memoria, incapacidad para concentrarse o síntomas que se asemejan al Alzheimer.
  • Hay estudios que indican que una persona que toma estatinas es más probable que sufra diabetes, aunque esto también es posible a que alguien con problemas de triglicéridos altos suele incluir muchos carbohidratos simples en su dieta.
  • Uno de los efectos secundarios de las estatinas más peligroso es la sobreproducción de enzimas en el hígado, que puede conducir a daños permanentes en este órgano

 

Alternativas a las estatinas

 

Existen otras drogas que ayudan a combatir los triglicéridos y el llamado “colesterol malo”, que son lipoproteínas de baja densidad. Las más comunes son resinas como colestipol, inhibidores de absorción de colesterol, y la combinación de varios medicamentos.

Alternativamente, un tratamiento para el colesterol alto es la niacina, o vitamina B3, que sin embargo puede ser contraindicada con problemas hepáticos y puede aumentar la glucosa en la sangre.

Una forma sana y segura de reducir el colesterol es el consumo de Omega 3, que aumenta el llamado colesterol bueno y ayuda a eliminar el malo.

Por su parte, una dieta rica en vitamina C ha demostrado contrarrestar los efectos del colesterol alto en el cuerpo, protegiendo la salud del sistema circulatorio.