Las bellas flores del jengibre

Una planta fácil de cultivar para los amantes de las flores

Planta de jengibre
Planta de jengibre. Getty Images

Muchas personas disfrutan de los cambios climáticos que llegan con las diferentes estaciones del año. Pero una de las ventajas de vivir en zonas tropicales es la constancia en el clima.  Esto las hace ideales para aquellos que nos gusta trabajar en el jardín todo el año.

Una de mis plantas tropicales favoritas es el jengibre. La flor de esta planta es súper elegante y le imparte cierto aire de frescura al lugar donde se le coloque.

La forma de su flor asemeja una pequeña antorcha, la que en contraste con el intenso verde de sus hojas la convierte en un festín visual para la pupila.

Aunque es una planta de clima tropical, con los cuidados adecuados se puede cultivar en muchas otras zonas. Lo importante es conocer bien sus necesidades, saber atenderla y protegerla cuando el clima no quiera cooperar.

El jengibre rojo o “red ginger”

El nombre botánico de esta planta es Alpinia purpurata y es nativa de Malasia.  Existen muchísimas especies dentro de su género. Sus hojas pueden ser sencillas o variegadas y producir flores rojas, rosadas o de color lila.

Esta planta se propaga fácilmente dividiéndole las raíces o rizomas. El rizoma es una raíz engrosada igual a la que produce el jengibre que utilizamos en la cocina, Zingiber officinale. Este es un primo hermano de los jengibres rojos. 

Clima y medio ambiente

Esta planta puede vivir bajo el sol, pero lo ideal es cultivarla en ambientes húmedos y en lugares con algo de sombra o sol parcial.

Como antes mencioné hay muchísimas especies de jengibre, así que asegúrate de escoger la que mejor se adapte a las condiciones de clima en el lugar donde piensas mantenerla.

Terreno y riegos

El terreno ideal para el jengibre debe ser compuesto, lo que llaman terreno limoso o en inglés “loam soil”. Una mezcla entre arcilla, arena y materia orgánica.

Esta composición se da de forma natural en los bosques húmedos y tropicales. Estos son terrenos ricos en nutrientes y que mantienen buena humedad, pero que a la vez drenan bien los excesos de agua.

Zonas y estaciones del año

Las zonas ideales para su cultivo van de la 8 a la 11 según el sistema de USDA National Hardiness Zones.  En lugares tropicales es una planta que florece todo el año. Con tan solo mantenerle el terreno húmedo y fertilizarla de vez en cuando ella se mantendrá bien saludable y florida.

En zonas donde el otoño e invierno tienden a ser más fríos y severos, la planta entrará en una etapa de “shock” debido al frío y hasta puede morir.  En estos casos puedes mantenerla en un tiesto y entrarla dentro de la casa en lo que pasa la época de frío. Si tu planta se quema por el frío y muere, puedes sacar y guardar el rizoma para luego volverlo a plantar una vez llegue la primavera.

Usos fuera y dentro de la casa

Los jengibres son plantas muy decorativas pero tienden a crecer y a propagarse rápidamente. Así que asegúrate de colocarla en algún lugar donde tenga espacio para crecer y que no obstaculice el paso. 

Las flores de esta planta son ideales para cortar y colocar en jarrones con agua por toda la casa.

Además suelen mantenerse lindas y frescas por mucho tiempo. A la hora de cortarlas asegúrate de mantener la parte de la espiga lo más larga posible. Esto ayudará a que se mantengan frescas por mucho más tiempo.

Ya sean rosados, rojos o de color lila, te aseguro que esta es una de las plantas que más disfrutarás en tu jardín. Cada vez que tengas una fiesta o cena sus flores serán el tema de conversación y te acordarás de mi. ¡Feliz siembra!