Las bellas flores de la Petrea

De cuero de sapo a corona de reina

Petrea volubilis
Petrea volubilis. Getty Images

Entre los cuentos de niños más conocidos se encuentra el famoso "Príncipe sapo”, escrito por los hermanos Grimm. Este cuenta la historia de un príncipe al que una bruja transformó en sapo. Solo tras el beso de la mujer amada éste regresaría a su estado original.

Por más fascinante que nos parezca esta historia, sabemos que besar sapos, a parte de desagradable, posiblemente no nos lleve a transformar a nadie, a conocer pareja o conseguir fortuna.

Sin embargo en el reino vegetal si existen estas raras transformaciones. Plantas que a primera vista parecen feos yerbajos, pero con el primer beso de la primavera logran transformarse en magníficos especímenes.

Entre estos se encuentra la magnífica Petrea volubilis. Esta planta a simple vista se ve bastante común. Inclusive sus hojas pueden ser no muy atractivas, ya que al tacto, las hojas tienen la aspereza del cuero superior de un sapo.

Pero cuando llega el tiempo de florecer, las galas que produce esta planta le pueden sacar un suspiro a cualquiera. Su magníficas flores de color violeta intenso asemejan ramilletes de uvas, o quizás un elegante ramo de novias. En menos de lo que se da un beso, la planta sapo se transforma en una elegante reina.

Qué es la Petrea volubilis

A esta planta también se le conoce como corona o ramo de reina, corona púrpura, flor de Dios o cuero de sapo. Es una especie trepadora o enredadera y es semi-caduca, o sea que se queda sin hojas una vez florece.

 Su tronco es maderoso y sus hojas son bastante ásperas. 

La Petrea es una planta tropical proveniente de Centro y Sur América. Sin embargo debido a su gran valor ornamental hoy en día es fácil encontrarla en muchísimos países y regiones.

Flores para una reina

Sus flores, como diría Neruda, se promocionan en racimo.

Desde lejos pueden dar la impresión de que son ramilletes de uva. No solo por la forma de su inflorescencia, pero por su bello color púrpura.

Sus flores pueden durar abiertas de 4 días a una semana. Pero lo maravilloso es que una vez esta deja caer las flores, la planta mantiene los sépalos. Estos cambian a un color entre lavanda y gris claro, dándole otro “look” al hermoso ramillete.

Aunque lo común es que esta planta florezca entre primavera y verano, bajo las condiciones ideales puede florecer cada dos meses y durante todo el año. Así que hablemos de las condiciones ideales para su cultivo.

Clima ideal

Muchas personas no cultivan plantas con flores pues piensan que son complicadas. Pero con la Petrea volubilis se gradúa hasta el más novato. Esta planta es bien fuerte y no necesita muchos cuidados. Una vez plantada en el lugar indicado, ella se encargará de crecer solita y llenar tu jardín de flores.

Siendo una planta tropical es fácil entender sus gustos. Esta prefiere los lugares con sol, aunque se puede colocar en áreas con sol parcial. Mientras más sol reciba, más copiosas serán sus flores. 

Como toda planta tropical no es amante del frío o las heladas. Esto puede hacer que pierda todas sus hojas y tenga una recuperación lenta cuando llegue la primavera, si es que sobrevive.

Terreno

No es muy exigente en cuanto al terreno. Pero ya que las vas a plantar, aprovecha y dale un terreno bueno para desarrollarse. El tipo de sustrato, medio o terreno preferido por esta planta es uno bastante ácido y rico en fertilizantes naturales. Puedes enmendarlo con con composta, humus o materia orgánica madura.

Es ideal que el terreno tenga excelente drenaje y buena profundidad para poder estirar sus raíces. Dependiendo del lugar dónde la siembres, esta pudiera llegar hasta los 40 pies de altura o largo.

Riegos y fertilizantes

Tampoco es exigente en cuanto a los riegos. Sin embargo, planta viva al fin, habrá que regarla y fertilizarlacuando las condiciones lo ameriten. Una vez bien establecida en el terreno ella aguanta hasta épocas de sequía. Pero si no ha caído gota de lluvia en uno o dos meses, aprovecha y dale un buen riego.

Cada dos o tres meses y con el terreno bien húmedo, puedes echarle algún fertilizante que promueva la producción de flores. Utiliza uno alto en potasio.

Por el resto esta planta es muy fuerte y es resistente a la mayoría de las plagas. Puede sufrir algún ataque de áfidos o algún tipo de hongo, pero no es muy común. Mientras le proveas buen sol, buen espacio y terreno, ella no te dará muchos quehaceres.  Planta una en tu patio y verás como lo transforma casi por arte de magia.