Las bases espaciales en la Tierra

Dónde se sitúan los polígonos de lanzamiento espacial en el mundo

1280pxbaikonur-Soyuz_expedition_19_launch_pad.jpg
Cohete Soyuz preparado para su lanzamiento en 2009 desde Baikonur en Kazajistán. NASA/Bill Ingalls

Las bases o polígonos espaciales (también cosmódromos referidos a los rusos y astropuertos en terminología de ciencia ficción) son los centros de lanzamiento de cohetes y satélites. Su situación geográfica en el mundo dependen de su latitud. Cuanto mayor es la latitud (esto es, cuanto mayor es la distancia al ecuador terrestre), menos capacidad dispone para situar en órbita algún tipo de satélite.

El que los polígonos espaciales se encuentren situados cerca del ecuador no es casual: es una opción casi obligada para reducir el peso y los costes de los vectores dado que se pueda aprovechar la rotación de la Tierra para obtener de un modo totalmente gratuito una parte de la velocidad que debe imprimirse al vehículo para ponerlo en órbita.

Los cohetes aprovechan la velocidad de la Tierra en el ecuador

Nuestro planeta efectúa una rotación en 24 horas de oeste a este y adquiere una velocidad periférica en la superficie que desde el valor cero en los polos, aumenta más cerca del ecuador. Cuando se lanza un cohete en dirección este, su velocidad se suma a la de la rotación de la propia Tierra.

En el ecuador esta velocidad de 460 m/s es decir 1 656 km/h, casi el 6% de la velocidad que se precisa, que es de 28 000 km/h, para poner en órbita una carga y evitar que regrese a la Tierra, lo cual comporta además un ahorro en los costes de lanzamiento, por necesitar menos combustible y por tanto menos peso.

El ecuador, pues, ofrece las mejores posibilidades de obtener cualquier tipo de órbita. El plano orbital depende de la vertical del lanzamiento, es decir, la línea que une el centro terrestre con el polígono.

Desde el ecuador se obtienen órbitas de cualquier inclinación, desde la ecuatorial (hacia el este), a la polar (norte o sur).

Recordemos que las órbitas ecuatoriales se conocen también como geoestacionarias (GEO), de excentricidad nula, ya que son las más útiles para el posicionamiento de satélites.

La ventaja económica de los lanzamientos ecuatoriales

Se disparan hacia el este para aprovechar al máximo la velocidad de rotación de la Tierra y disposición para órbitas geoestacionarias, pero no son adecuadas para órbitas polares o de Mólniya.

Como decíamos más arriba, en los lanzamientos más ecuatoriales se ahorra combustible y se maximiza la carga. Desde la Base Espacial de Kourou en la Guayana Francesa, gestionada por la Agencia Espacial Europea se puede poner un 17 por ciento de carga más en un cohete que si se lanzara desde Cabo Cañaveral en Florida, la base gestionada por la NASA, con el mismo coste.

La órbita geoestacionaria es alta y lenta para los satélites, mientras que las órbitas bajas (por debajo de los 1 000 kilómetros), son rápidas.

Los polígonos situados en el hemisferio norte o en el sur, la mayoría, no pueden colocar sus ingenios en órbitas ecuatoriales que tengan una inclinación inferior a la latitud de la propia base de lanzamiento. Cuando se lanza un satélite desde estos lugares no ecuatoriales se debe recurrir a una propulsión auxiliar (además del cohete para escapar a la gravedad terrestre) que permita situar el satélite en la órbita deseada.

Condiciones de los polígonos de lanzamiento

Existen 14 polígonos de lanzamiento de cohetes repartidos por numerosos rincones del planeta y gestionados por las agencias espaciales de los respectivos países. Japón cuenta con dos centros espaciales y China con cuatro muy activos. En el club asiático se apunta también la India con un centro de lanzamientos en pleno desarrollo.

Rusia cuenta con cuatro bases espaciales más una en construcción en Siberia oriental. Desde Baikonur se lanzan la mayor parte de los vuelos a la Estación Espacial Internacional (ISS).

Por su parte, América cuenta con varios emplazamientos muy activos, especialmente Cabo Cañaveral, pero también Europa y Brasil cuentan con polígonos espaciales. Incluso existe una base de lanzamiento en África con gestión italiana, en la costa de Kenia (Centro Espacial Broglio-San Marcos) y sobre plataformas petrolíferas, aunque ahora inactiva para lanzamientos.

Las condiciones para su construcción los ubica en lugares despoblados, o escasamente poblados y con circunstancias óptimas de infraestructuras y lanzamiento: cerca de la costa, en islas a ser posible, con buena visibilidad este, aunque inevitablemente sujeto a la corrosión.

Puedes conocer los centros, bases, polígonos y cosmódromos de lanzamientos al espacio repartidos por el mundo en los siguientes artículos: