Las 5 mejores sagas de space opera (ciencia ficción)

Cinco grandes series literarias de ciencia ficción espacial

Space opera ("opereta espacial") es un subgénero de ciencia ficción que inventó Wilson Tucker en 1941 para referirse peyorativamente a los folletines románticos y de aventuras que habían trocado el caballo por la nave, o la espada por la pistola de rayos. Y la pradera por los vastos mundos interestelares.

A partir de los 60 del pasado siglo, el género adquirió el rigor científico (e incluso literario) que faltaba en el cóctel y se produjeron sagas espaciales que los años están convirtiendo en clásicos sin los que no se podría entender el mundo del ocio actual.

01
de 05

La saga Fundación de Isaac Asimov

Isaac_Asimov_on_Throne.png
Isaac Asimov sobre un trono decorado de símbolos sobre su obra literaria en una obra de la ilustradora Rowena Morill. Rowena Morill / Licencia GNU

Cualquier lector citaría como paradigma de space opera la saga Fundación de Isaac Asivov, que se convirtió en un infinito río de publicaciones que a pesar de las décadas sigue publicando títulos (el canon parece establecido en 16, sin contar secuelas y precuelas por doquier).

Fundamentales los tres primeros libros parte del llamado "Ciclo de Trantor": Fundación (1951), Fundación e imperio (1952) y Segunda Fundación (1953), versión libre de Historia de la decadencia y caída del Imperio romano de Edward Gibbon (The History of the Decline and Fall of the Roman Empire,1776-1788) que inspiró al autor.

El protagonista de esta saga es la "psicohistoria", una ciencia prospectiva de precisión extrema inventada por Hari Sheldon, que prevé el comportamiento de grandes masas, en este caso millones de mundos habitados que forman parte de un absolutista imperio galáctico.

El modo de propulsión para eludir las enormes distancias galácticas es el hiperespacio, un sistema n-dimensional según el cual cualquier punto de espacio está conectado a cualquier otro.

Puedes saber más sobre toda la saga en este enlace.

Imagen: Isaac Asimov sobre un trono decorado de símbolos sobre su obra literaria en una ilustración de Rowena Morill. Créditos: Rowena Morill / Licencia GNU

02
de 05

La saga de los Heechees (Pórtico) de Frederik Pohl

GatewayNovel.JPG
Portada de la primera edición de Pórtico (Gateway). New York: St. Martins (1977)

Pórtico (Gateway, 1977) de Frederik Pohl, abre una saga muy atractiva de ciencia ficción que encontró digna continuación en Tras el incierto horizonte (1980) y El Encuentro (1984), y una menos digna (por no decir plúmbea) conclusión en Los anales de los Heechees (1987).

El descubrimiento de Pórtico en un asteroide abre a los humanos los restos de una avanzada civilización que ha dejado multitud de naves con destino programado y desconocido. Los que han conseguido regresar y descubierto algún objeto nuevo se convierten en héroes muy ricos en un mundo de capitalismo salvaje.

Agujeros de gusano, agujeros negros y asesinos galácticos son ingredientes que complementan la complicada psicología de estos pioneros para construir una gran obra de aventuras.

03
de 05

La saga de Dune de Frank Herbert

dune-.jpg
Cover del DVD del film de David Lych que versionó la novela Dune de Frank Herbert. Archivo

 Dune (1965) de Frank Herbert tuvo gran éxito entre los aficionados desde su aparición. La siguieron Mesías de Dune (1969) e Hijos de Dune (1976), y algunas más de menor entidad, así como secuelas y precuelas de diversos autores (su hijo Brian entre ellos). Puedes acceder a la página oficial de la saga en este enlace.

El argumento recorre las intrigas políticas de ámbito galáctico y las luchas planetarias por el control de la droga "especia" (o melange), que permite los viajes gracias al pliegue del espacio tiempo que consiguen los mutados de la Cofradía de los Navegantes (no es la nave lo que se mueve sino una hipergeometría que provocan sus cerebros).

Pero esta droga sólo se encuentra en el planeta Dune, alrededor del cual se desarrollan las intrigas y luchas entre las distintas casas feudales, los navegantes y una religión eugenésica feminista, las Bene Geserit, ingredientes que sirven al autor para levantar una gran obra que no desprecia temas sociales de gran interés: el feminismo, el mesianismo yihadista, las drogas o la ecología planetaria.

04
de 05

La saga de Hyperion de Dan Simmons

Captura-de-pantalla-2014-01-27-a-la-s-14.58.04.png
Web oficial del proyecto fílmico Hyperion Movies. Hyperion Movie

La serie de Los Cantos de Hyperion (Hyperion Cantos) consta de dos partes con dos libros cada una, la de Hyperion (Hyperion, 1989 y La Caída de Hyperion, 1990) y la de Endymion (Endymion, 1995 y El Ascenso de Endymion, 1997), aunque ningún volumen alcanza la calidad del primero, Hyperion, un homenaje al poeta John Keats y estructurado como Los Cuentos de Canterbury de Chaucer o el Decameron de Boccaccio, con peregrinos que acuden a las Tumbas del Tiempo del planeta Hyperion que nos ponen en antecedentes de la sociedad galáctica en la que viven, y utilizando para cada personaje un estilo literario diferente.

Doscientos mundos poblados por humanos que se trasladan a través de un sistema de puertas (la red teleyectora o Red de Mundos -Worldweb) que teletransportan a la persona u objeto a otro planeta por muy lejano que se encuentre.

Desde hace años se habla de una película que reúna los dos primeros libros, pero parece que el proyecto nunca fragua.

En la imagen, web oficial en inglés del proyecto fílmico Hyperion Movies.

05
de 05

La saga de Ender de Orson Scott Card

juego-ender.jpg
Cartel de la película El juego de Ender (2013). Archivo

Con El juego de Ender (Ender's Game, 1985), el escritor Orson Scott Card, abrió una de las más extensas sagas de la space opera, de la que aún se siguen publicando novelas que ya se engloban en tres sagas distintas (saga de Ender, saga de la Sombra y saga de las Guerras Insectoras), aunque todas acontecen en el universo de Ender a lo largo de miles de años.

No importa que la génesis de la saga fuera más fruto de la improvisación que de una desarrollo planificado. A la postre, las aventuras de Ender (o Andrew Wiggins, su verdadero nombre), se han convertido en una de las lecturas más amenas para quienes desean iniciarse en la space opera, a pesar de que la primera novela y su lucha contra los insectores (una amenazante raza galáctica) no es más que otra aventura de adolescentes en academias militares, pero con un tratamiento transgresor que confieren su encanto al libro.

Imagen: una película reciente protagonizada por Harrison Ford ha revitalizado el interés popular por la saga