Las 10 plantas carnívoras más impresionantes del mundo

01
de 11

Plantas que comen insectos: una adaptación fascinante

Venus atrapamoscas Dionaea muscipula con su presa
Venus atrapamoscas (Dionaea muscipula) con su presa. Deric Gavey (Flickr)

Todos conocen la Venus atrapamoscas como el ejemplo clásico de las plantas carnívoras, pero hay alrededor de 600 especies (14 géneros) de plantas alrededor del mundo que consumen insectos, ranitas y otros anfibios, reptiles y peces pequeños, arácnidos y, de vez en cuando, crías de roedores y aves diminutas. 

La mayoría de las plantas carnívoras crece en lugares pantanosos con el suelo ácido y muy pobre en nutrientes, especialmente en nitrógeno. A través del tiempo, estas plantas desarrollaron adaptaciones en su forma y textura para poder atrapar y digerir presa, proveyendo las nutrientes vitales que faltan en su habitat natural. 

Las estrategias que usan las plantas carnívoras para capturar su presa incluyen los cepos (Dionaea muscipula), pelos pegajosos (Byblis, Drosera, Drosophyllum, Pinguicula), urnas con tapa (Cephalotus, Nepenthes), vejigas de succión (Utricularias), y cucuruchos (Darlingtonia, Heliamphora, Sarracenia).

Desafortunadamente, la fascinación del público con las plantas carnívoras ha resultado en la colección inmoderada de plantas silvestres, dejando a varias especies en peligro de extincción. 

02
de 11

Sarracenia spp.

Sarracenia oreophila una planta insectivora de Norteamerica.
Sarracenia oreophila. Australian Scenics/Getty Images

Esta planta insectívora captura su presa de una forma fascinante. Las hojas de la sarracenia se han evolucionado para formar un enbudo o cucurucho, con enzimas en el fondo para digerir la presa capturada. Una capucha protege el cucurucho y evita que se llene de agua cuando llueve. La orilla del cucurucho es cubierta con néctar para atraer a los insectos y además es resbalosa, provocando que la presa caiga adentro. Al menos una especie de sarracenia produce un néctar narcótico para mejor asegurar la captura.  

Las sarracenias crecen en la región oriental de los Estados Unidos y una especie (S. purpurea) se extiende hasta Canadá. 

03
de 11

Drosera spp. (rocío del sol)

Drosera o rocio del sol es una planta insectivora
Drosera sp. (rocío del sol). Orin Zebest (Flickr)

Hay más de 150 especies de Drosera dispersadas en todos los continentes menos Antártida. 

También conocidas como "rocío del sol", las droseras capturan su presa por medio de tentáculos con gotas de mucílago dulce que cubren las hojas y brillan como el rocío de la mañana cuando le pegan los rayos del sol. Sus hojas crecen en forma de roseta.

Los insectos se acercan a los tentáculos de la drosera esperando una delicia de néctar dulce y acaban pegados y atrapados. En algunas especies de drosera, los tentáculos pueden moverse lentamente para envolver a los insectos chicos, pero es más común que la presa se muera debido al agotamiento, el asfixio (por el mucílago) o la acción de las enzimas que trabajan para convertir el cuerpo del insecto en una "sopa" de nutrientes que es absorta por las hojas de la drosera.  

Darwin cultivaba droseras, realizando experimentos que le ayudaron a formar su Teoría de la Evolución: escribió al menos 285 hojas sobre los rocíos del sol. 

04
de 11

Pinguicula spp. (col de mantequilla o grasilla)

Pinguicula gigantea una planta insectivora con flor
Pinguicula gigantea con flor. John Swithinbank/Getty Images

Entre las plantas carnívoras, las grasillas son relativamente fáciles de cultivar. Parecen suculentas, con hojas carnosas en forma de roseta, cubiertas de un pelo fino y pegajoso que en realidad es un conjunto de pequeños tentáculos que atrapan la presa. La col de mantequilla se puede cultivar para controlar plagas y parásitos de tamaño diminuto. Florece una o dos veces al año, dando una flor parecida a la violeta de color blanco, rosado, azul o violeta. La flor se desarrolla en la punta superior de un tallo largo para evitar que se atrapen los insectos polinizadores.

Existen alrededor de 80 especies de Pinguicula distribuidas en el hemisferio norte y las regiones Andinas del hemisferio sur, con una concentración de diversidad de especies en Centroamérica, su lugar de origen más probable. Las grasillas son muy bien adaptadas a las condiciones climatológicas variadas: tienen la habilidad de perder todas sus hojas y sobrevivir las temporadas secas en forma de un "bulbo" subterraneo que se llama yema, y para sobrevivir tiempos de frío pueden perder sus hojas dejando sólo un capullo en el centro llamado el hibernáculo.  

05
de 11

Utricularia spp. (col de vejigas)

Utricularia o col de vejigas es una planta carnivora.
Utricularia (col de vejigas). Gerhard Schulz/Getty Images

Alrededor de 220 especies de Utricularia se encuentran en todo el mundo menos las zonas más áridas. Muchas especies de col de vejigas son acuáticas, mientras otras crecen en suelos húmedos.

La col de vejigas es el único tipo de planta carnívora que emplea las "vejigas de succión" para atrapar su presa. Estas trampas redondas son extremadamente pequeñas (0,2 mm - 1,2 cm) y en general atrapan microorganismos, dafnias (pulgas de agua), larvas de zancudo o, en el caso de las trampas más grandes, renacuajos.

La vejiga de succión tiene forma de un globo o una vejiga, con una trampilla. La vejiga tiene un mecanismo de bombeo de agua que constantemente está bombeando el agua hacia afuera a través de las paredes de la vejiga por medio del transporte activo, así succionando las paredes de la vejiga hacia adentro y creando un vacío. La apertura de la vejiga está cubierta con unos pequeños "pelos" que funcionan como palancas: cuando la presa toca un pelo, el movimiento de éste rompe el sello, abriendo la vejiga y chupando la presa hacia adentro de la vejiga con una velocidad increíble: ¡la col de vejigas se abre, traga la presa y se vuelve a cerrar en 0,0001 de un segundo! 

06
de 11

Drosophyllum lusitanicum

Drosophyllum lusitanicum atrapa una mosca.
Drosophyllum lusitanicum atrapa una mosca. incidencematrix (Flickr)

Esta planta carnívora parece un híbrido extraterrestre entre un ocotillo y un helecho, con las herramientas perfectas para capturar todo tipo de insectos. El género Drosophyllum tiene una sola especie (Drosophyllum lusitanicum) y se encuentra únicamente en las regiones montañosas de España, Portugal y Marruecos. Es resistente al clima semi árido de esta parte del mundo y es tan eficiente en cazar los insectos que es común ver sus hojas completamente cubiertas de cadáveres. Las lluvias fuertes limpian las hojas para que la planta pueda volver a capturar más insectos, mientras los restos de los insectos siguen descomponiéndose en el suelo alrededor de la planta, contribuyendo nutrientes adicionales que luego son absorbidos por las raíces. 

07
de 11

Nepenthes spp. (copas de monos)

Nepenthes ampullaria, copa de mono en Malasia.
Nepenthes ampullaria, copa de mono en Malasia. Bernard DUPONT (Flickr)

Los nepenthes son verdaderos carníveros; no tan sólo cazan insectos, sino que las especies más grandes pueden atrapar y digerir animales más grandes como ranas, lagartijas, víboras, ratones y aves pequeñas. Crecen en forma de enredadera (hábito trepador) o cerca del suelo (hábito postrado). Tienen forma de urna, normalmente con tapa. En el fondo de la urna, la planta secreta una sustancia viscosa que atrapa y digiere la presa. Esta urna se puede llenar con agua de lluvia sin afectar la eficacia de este fluido. De hecho, el nombre común "copa de monos" proviene de la observación que a veces los monos toman el agua que contiene.

Las copas de monos atrapan su presa atrayéndola con colores y olores atractivos. La presa entra la urna en busca de algo sabroso, pero una vez adentro empieza a resbalar debido a la superficie cerosa que tiene el interior de la copa, finalmente cayendo en el líquido que está en el fondo. Las enzimas contenidas en el líquido digieren la presa rápidamente, convirtiéndola en una sopa nutritiva que alimenta la planta.

Quizá el detalle más interesante de las copas de mono es que mantienen una comunidad ecológica bastante diversa dentro de este líquido. Cangrejos, arañas, hormigas, bacterias y otros organismos conviven perfectamente con el nepenthes, aprovechando los restos no digeridos de la presa capturada por la planta. Es posible que estos organismos tengan una relación simbiótica con la planta.

Hay más de 90 especies de Nepenthes distribuidas por las selvas tropicales de Asia, Australia y Madagascar.   

08
de 11

Dionaea muscipula (Venus atrapamoscas)

Atrapamoscas (Dionaea muscipula)
Atrapamoscas (Dionaea muscipula). Mark Freeth (Flickr)

Darwin describió la Venus atrapamoscas como una de las plantas más maravillosas del mundo, y con razón. No tan sólo come insectos y pequeños animales como las ranas, sino que las atrapa activamente, cerrando sus "mandíbulas" (que en realidad son hojas) para que su presa no pueda escaparse. Es una de dos plantas carnívoras que utilizan un cepo para captar su alimento, y lo hace de forma muy eficiente: el interior del cepo tiene pelos y la presa debe tocar los pelos DOS veces en seguido para que se cierre. Esto evita que la Venus atrapamoscas gaste energía demás abriendo y cerrando el cepo cada que algo los roce. Una vez que se cierre el cepo, cualquier movimiento por parte de la presa provoca que se apriete con más fuerza. Como las demás plantas carnívoras, la Venus atrapamoscas atrae su presa con un néctar dulce y la digiere mediante la secreción de enzimas. El proceso de digestión puede tardar uno o dos días. La Venus atrapamoscas se encuentra naturalmente en el sureste de los Estados Unidos.

09
de 11

Aldrovanda vesiculosa

Aldrovanda vesiculosa una planta carnivora acuatica.
Aldrovanda vesiculosa: una planta carnívora acuática. David Short (Flickr)

La aldrovanda es una planta carnívora acuática que captura su presa por medio de pequeños cepos parecidos a los de la Venus atrapamoscas. Aldrovanda vesiculosa es la única especie de su género que sigue en existencia, las demás especies (alrededor de 50) ya son extintas.

Esta fascinante planta diminuta flota mediante pequeñas vejigas de aire. Su forma de molinete la lleva rodando suavemente con la corriente, y pelos en el interior de los cepos detectan cuando un pequeño invertebrado (su presa principal) está a su alcance. Al mismo tiempo, pelos en el exterior del cepo detectan otras vibraciones para evitar que el cepo se cierre cuando no hay nada adentro. El cepo se puede cerrar en menos de medio segundo, lo cual es bastante impresionante si uno considera que tiene que trabajar en contra del agua. 

Aldrovanda vesiculosa es nativa del Viejo Mundo y es transportada por las aves migratorias; se encuentra en charcos y lagos de agua dulce y ligeramente ácida en Asia, Australia y Africa, mayormente sobre las rutas de migración de las aves. 

10
de 11

Byblis spp. (planta arcoiris)

Byblis liniflora es una planta insectivora de Australia.
Byblis liniflora. incidencematrix (Flickr)

El nombre común de esta planta insectívora (planta arcoiris) tanto como el nombre latín (Byblis) proviene de las gotas pegajosas que brillan con todos los colores del arcoiris cuando les pega el sol. Hay cinco especies del género Byblis, son nativas de Australia y crecen en suelos arenosos. Dan flores abundantes y atrapan los insectos con pelos pegajosos.  

11
de 11

Heliamphora spp. (lanzadores del sol)

Heliamphora heterodoxa una planta insectivora
Heliamphora heterodoxa. i saint (Flickr)

Esta pequeña planta es atractiva y es popular entre los que cultivan plantas carnívoras. Hay alrededor de 25 especies conocidas que crecen naturalmente en Sudamérica, específicamente en Venezuela, Guyana y Brazil. Se encuentra en los pantanos, a veces casi completamente cubierta de agua, y aunque las especies pequeñas son más comunes (especialmente en cautiverio), también hay algunas especies de Heliamphora que llegan a más de un metro de altura. Sus hojas tienen forma de cucurucho, lo cual les permite capturar su presa. A diferencia de las otras plantas carnívoras de cucurucho, la mayoría de las heliamphoras no produce sus propias enzimas para digerir su presa, sino que depende de la acción descomponedora de los microorganismos submergidos en el líquido al fondo del cucurucho.

El nombre del género es del griego "helos" (pantano) y "amphoreus" (ánfora), sin embargo el nombre común proviene de la malinterpretación de la raíz griega "helia-", confundiéndola con la palabra "helios" que significa "sol". De ahí se empezaron a llamar lanzadores del sol.