Las 10 lluvias de estrellas fugaces más espectaculares

Perseidas, Gemínidas, Leónidas y otras famosas lluvias de meteoros

perseidas, meteoritos, estrellas fugaces, lluvia de estrellas
Lluvia de Perseidas mirando hacia el noreste alrededor de la medianoche del 12 al 13 de agosto. NASA

Pocos espectáculos naturales son más atractivos en una noche especial tumbados bajo las estrellas que disfrutar una lluvia de meteoros. A continuación las más conocidas.

Enero: Cuadrántidas

Se denominan así porque fueron descubiertas en 1825 en la constelación Quadrans Muralis (instrumento antiguo de astronomía, Cuadrante Mural), hoy no reconocida. Irradian desde Boyero (Boötes) y caen de media unos 100 minúsculos fragmentos cada hora a una velocidad de 40 kilómetros por segundo para impactar con la atmósfera a 100 kilómetros de altura.

Se pueden ver entre el 1 y el 5 de enero, pero con el 3 como día de mayor intensidad. No está muy clara su procedencia. Se atribuye al asteroide 2003 EH1 por un lado, o al cometa C/1490 Y1 por otro, aunque lo más probable es que el asteroide citado sea el cometa que consignaron astrónomos asiáticos en 1490, pero con el hielo perdido.

Abril: Líridas

Del 16 al 25 de abril, con pico el 22 y una media de 20 meteoros por hora (aunque algunos años han sorprendido por presentarse con 5 veces su intensidad media y con resultados espectaculares en el cielo). Irradian desde la constelación de Lyra con la referencia de la estrella Vega.

Esta lluvia está producida por el cometa Thatcher (C/1861 G1) con un periodo de 415 años.

Mayo: Eta Acuáridas

Entre el 5 y el 7 de mayo se produce la lluvia de las Eta Acuáridas, sin un claro día de pico con un promedio de 20 a 60 caídas a la hora (según el hemisferio), aunque también entre el 21 de abril y el 20 de mayo puede que observes Acuáridas si miras al cielo en las horas previas al amanecer.

El radiante se encuentra cerca de la estrella Eta en la constelación de Acuario, de ahí su nombre.

Proceden de uno de las pasadas del cometa Halley hace cientos de años.

Julio: Delta Acuáridas y Alfa Capricórnidas

Tiene lugar desde finales de julio a principios de agosto y se ven mejor en el hemisferio sur con un pico entre el 29 y 30 de julio que alcanza los 20 meteoros por hora.

El radiante se encuentra en la estrella Skat (Delta) en la constelación de Acuario.

Algunos años se solapan con otras que proceden del mismo radiante, las Alfa Capricórnidas (dejadas del cometa 169P/NEAT) que tienen la particularidad de ser muy escasas, aunque grandes para lo habitual (del tamaño de una canica o pelota de tenis) produciendo un brillo especial. Se las conoce como "bolas de fuego".

Las Delta Acuáridas tienen la particularidad de que se originan en uno de los escasos cometas que nos visitan de otro sistema solar (carece de un gas peculiar en los solares, el cianógeno), 96p/Machholz 1, que se acerca por aquí cada poco más de cinco años. Son meteoros lentos pero visibles más tiempo que los habituales.

Agosto: Perseidas

El gran festival de estrellas fugaces tiene lugar entre el 10 y el 13 de agosto con la lluvia de Perseidas que como cada año llena el cielo de efímeros rayos luminosos, aunque la Luna puede presentarse como un importante handicap, por eso es más atractivo el cielo cuanto más avanzada sea la noche, incluso cerca del amanecer, cuando se puede gozar de hasta 100 meteoros por hora.

Se denominan así porque radian desde un punto de la constelación Perseo, aunque no necesariamente hay que mirar en dirección a esa constelación, ya que se pueden producir en cualquier punto del cielo.

Las Perseidas son causadas por los restos de polvo que el cometa Swift-Tuttle deja a su paso cada 133 años.

Octubre: Dracónidas

Las Dracónidas tienen lugar los días 7 y 8 de octubre. El radiante casi coincide con la cabeza de la constelación Draco el Dragón en el hemisferio norte. Como curiosidad se trata de la lluvia de meteoros que no se ven mejor en la noche muy avanzada, ya que son más frecuentes a partir del atardecer. Se conoce como lluvia durmiente puesto que solo resultan visibles unos pocos meteoros por hora, pero algunos años (por ejemplo en 2011 y de nuevo en 2018) podemos observar cientos de impactos a la hora en espectacular despliegue. Los meteoros son producidos por el cometa 21P/Giacobini-Zinner que posee un periodo de traslación de 6 años y 3 meses.

Octubre: Oriónidas

La lluvia de Oriónidas que ocurre el día 21 de octubre, especialmente antes de amanecer, se nos presenta de forma débil.

No alcanza los 20 meteoros a la hora y radian desde la constelación de Orión. Son provocados por antiguos restos del cometa Halley como las Eta Acuáridas y los originan partículas grandes de persistentes trazos.

Noviembre: Táuridas

El cometa 2P/Enckee que orbita alrededor del Sol cada 3 años produce restos que se han convertido en dos lluvias de meteoros, las Táuridas Sur y las Táuridas Norte que aparecen como indica su nombre en el norte o en el sur de la constelación de Tauro. Las primeras, hacia el sur, duran unos dos meses (del 25 de septiembre hasta el 25 de noviembre) y aunque muy escasos (7 por hora), sus meteoros producen espectaculares bolas de fuego, especialmente durante su pico el 5 de noviembre.

Las Táuridas Norte alcanzan su máxima intensidad el 12 de noviembre, aunque se pueden localizar algunas desde el 12 de octubre al 2 de diciembre.

Noviembre: Leónidas

Las Leónidas se ofrecen entre el 15 y el 21 de noviembre, con un pico máximo el 17 y 18 de noviembre. Proceden de la constelación de Leo, de ahí su nombre.

En años normales no producen más de 20 meteoros por hora, y se observan siempre mejor antes del amanecer, así que no ofrecen un gran atractivo, pero las Leónidas también son las que ocasionan los fuegos artificiales naturales más grandiosos que puede contemplar el ser humano, pero se producen aproximadamente cada 33 años, producto del polvo del cometa Tempel-Tuttle que se encuentra distribuido irregularmente en su órbita solar. Por eso cuando la Tierra se topa con un enjambre de partículas más compacto, puede producir hasta 1000 meteoros por hora, un fasto que dejó admirados a humanos desde al menos el año 902, fenómeno que se conoce como tormenta de meteoros.

Quedan numerosas referencias históricas, pero un hito cercano tuvo lugar el 17 de noviembre de 1966 que registró hasta 100.000 meteoros en una hora.

Diciembre: Gemínidas

Otra cita imprescindible de los aficionados tiene lugar del 7 al 17 de diciembre con la lluvia de Gemínidas que radian desde la constelación de Géminis.

El pico suele tener lugar el 13 y 14 de diciembre desde el atardecer hasta el amanecer.

Pueden verse hasta 100 meteoros por hora en su pico, como las Perseidas. Todavía no se conoce el objeto que la produce, ya que las lluvias de estrellas fugaces suelen ser escombros de cometas de hielo, pero al parecer las Gemínidas son producidas por un extraño objeto rocoso, llamado Faetón 3200, que pueden ser los restos de un cometa, pero de momento son raros meteoros producidos por un asteroide.