Lactancia y trabajo: cómo extraer y almacenar la leche materna

Tips para extraer y almacenar la leche, tus derechos y cómo hablarle a tu jefe

lactancia materna
©Getty Images/Ruth Jenkinson

El trabajo es uno de los mayores obstáculos para la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé. Más de 30% de las madres abandona la lactancia materna a las pocas semanas de volver a trabajar, según un estudio del Centro Nacional para la Salud de la Mujer y Medela.

Aunque esta estadística es comprensible –no es fácil extraer tu leche materna y cumplir un horario y objetivos laborales– no tiene por qué ser así.

Para una lactancia materna exitosa después de volver al trabajo, lo primero que necesitas es determinación. Una vez que te decides, debes conocer tus derechos y la mejor forma de mantener tu producción.

También te puede interesar:

Cómo extraer tu leche materna en el trabajo

Para mantener la producción de leche materna, es recomendable que te extraigas leche el mismo número de veces que le darías de comer a tu bebé durante el día laboral. En promedio, un bebé de uno a tres meses toma leche materna cuatro o cinco veces; entre los seis y nueve meses puede necesitar tres a cuatro tomas; y al menos tres veces hasta cumplir un año. Mantener la lactancia te permite también prevenir la mastitis. 

Siguiendo el patrón de alimentación del bebé promedio, durante un día laboral común necesitarías tres descansos de 15 minutos para extraer leche: a media mañana, durante el almuerzo y a mitad de la tarde.

Es decir, se trata de los mismos descansos que suelen tomar todos los trabajadores, incluyendo los recesos para tomar café, salir a fumar o socializar.

Cómo almacenar tu leche

Lo ideal sería que tengas un refrigerador exclusivo para guardar la tu leche materna, sin embargo, la leche materna es considerada un alimento, entonces puede ser guardada en los mismos refrigeradores que la comida.

Te recomiendo, eso sí, que lo hables primero con tus supervisores y que utilices una caja o recipiente oscuro para almacenar tus botellas o bolsas de leche con mayor privacidad.

Si no tienes acceso a un refrigerador, puedes utilizar una hielera. La leche debe estar en contacto directo con el hielo para que se mantenga fría. Puedes almacenar leche de esta forma hasta por 24 horas, pero debes verificar que el recipiente de la leche esté bien cerrado y no se meta agua al derretirse el hielo.

Estos son los métodos, temperaturas y duración recomendadas para almacenar la leche materna de forma segura.

Dónde se almacenaTemperaturaDuración recomendada
Al aireTemperatura ambiente (15°-30°C)3-4 horas
Hielera con hielo15°C24 horas
Refrigerador39°C o menos3-5 días
Congelador0°C o menos6 meses

Tips para extraer leche en tu trabajo

  • Utiliza un extractor eléctrico, para que puedas utilizarlo en ambos pechos al mismo tiempo y reducir el tiempo necesario.
  • No esperes hasta que tus pechos estén llenos para extraer la leche.
  • Lleva un cambio de ropa o una blusa adicional por si se derrama la leche.
  • Debes extraer tu leche durante los mismos intervalos en que darías de comer a tu bebé, alrededor de cada tres horas.
  • Recuerda incluir la fecha de extracción en cada recipiente de leche.
  • Almacena la leche según el tamaño de porción que toma tu bebé, para evitar desperdicios.
  • Si vas a congelar la leche, recuerda que se expande al congelarse, entonces debes dejar suficiente espacio en el recipiente para que no se rebose.

Tus derechos

La Ley de Protección al Paciente y Cuidado Asequible, una ley federal en Estados Unidos, obliga al empleador a ofrecer un tiempo de descanso adecuado para que la madre extraiga su leche materna hasta el primer cumpleaños del bebé. Además, debe ofrecer un espacio privado adecuado para que la madre extraiga su leche (que no sea un baño). La excepción a esta ley son las compañías que tienen menos de 50 empleados (más sobre este tema en Tus derechos laborales y beneficios federales durante la lactancia materna).

En países latinoamericanos existen leyes similares, o incluso más amplias, que garantizan a la madre el derecho a la lactancia.

En Costa Rica, por ejemplo, las madres tiene derecho a una hora al día para la lactancia materna, que se puede dividir en varios segmentos para extraer leche, tomar un descanso más largo al medio día para ir a casa y dar de mamar, o salir una hora más temprano del trabajo para amamantar al bebé.

Si en tu lugar de trabajo no existen condiciones apropiadas para extraer leche, tu empleador tiene peros o se muestra inflexible, puedes mencionarle algunos de estos datos:

  • No tenemos los recursos para implementar un ambiente amigable a la lactancia. Según los estudios, por cada dólar invertido en iniciativas a favor de la lactancia materna en el trabajo, la compañía recibe $3 de retorno en su inversión. A largo plazo, los beneficios para la empresa van desde menos días de ausencia para cuidar a niños enfermos, hasta mayor retención laboral y atractivo para empleados calificados.
  • Falta de espacio. Si no hay un espacio disponible para ser dedicado de forma exclusiva a la lactancia, puedes sugerir una cortina de privacidad en tu cubículo, utilizar una sala desocupada o la cocina. Puedes hacer un rótulo de privacidad para evitar que otros entren. Recuérdale que solo necesitas 15 minutos.
  • No es justo con los otros empleados. El horario de descanso requerido para la lactancia es igual al de cualquier otro empleado. Además, debido a la conciencia de un tiempo limitado, las madres que toman descansos para extraer leche materna son más productivas en el trabajo.
  • Muéstrale estas cifras a tu jefe como prueba de que la lactancia materna beneficia también a los empleadores. 

Fuentes:
Department of Health and Human Services. The Business Case for Breastfeeding: Bottom Line Benefits. Accedida 26 de agosto del 2013.
Office of Women’s Health. Extracción y almacenamiento de la leche materna. Accedida 26 de agosto del 2013.