La vulva: los genitales externos femeninos

Descubre todo lo que forma parte de la vulva de la mujer

Vulva genitales externos mujer
©Jack Hollingsworth/Asia Images/Getty Images

Vulva es el nombre que se le da a los órganos sexuales externos femeninos. Esta palabra equivale a la idea que los genitales de la mujer están envueltos o cubiertos. La vulva está formada por el monte púbico, el clítoris, los labios, la abertura uretral, la abertura vaginal y el perineo. Toda esa zona es muy sensible a la estimulación sexual.

La vulva puede ser un misterio no sólo para los hombres, sino también para las mujeres, algo envuelto en muchos pliegues y espacios que no están expuestos a simple vista.

Muchas veces, se usa la palabra vagina como un equivalente a la vulva, pero esto es incorrecto porque la vagina es un órgano interno. Sólo la abertura de la vagina es visible en la vulva.

La apariencia de la vulva varía de mujer a mujer, tal como ocurre con otras partes del cuerpo. Lo primero que resalta a la vista es el vello púbico, que suele extenderse hacia el ano y las piernas. Si nunca te has mirado tus genitales - y esto suele ser frecuente entre las mujeres - toma un espejo, relájate y observa sin juicios tus genitales. Abre tu zona pélvica un poco más, extendiendo suavemente tus caderas y piernas. Comienza a descubrir la belleza inherente en tus genitales externos, apreciando sus variadas formas, pliegues, texturas y colores.

Monte púbico

El monte púbico – también conocido como monte de Venus, en honor a la diosa romana del amor – es un área ubicada sobre el hueso púbico. Básicamente es tejido adiposo cubierto por piel, lo que le da una consistencia suave y acolchada.

En la pubertad esta zona se cubre de vello púbico.

Contiene muchas terminaciones nerviosas receptivas al tacto y la presión, lo que convierte al monte de Venus en una zona erógena, capaz de responder a la estimulación sexual. Las caricias en el monte púbico, junto con toques en el clítoris, son muy placenteras para muchas mujeres.

Labios mayores y menores

Los labios están formados por los labios externos y los internos. Los labios externos - o labios mayores - son dos pliegues de tejido graso y una fina capa de músculo liso, cubiertos por piel y vello púbico. Cuando la mujer no se encuentra en estado de excitación sexual, los labios mayores por lo general se superponen en el centro y cubren la abertura urinaria y la abertura vaginal, protegiendo ambas.

Los labios internos – labios menores – están constituidos por tejido esponjoso y tienen apariencia de pétalos curvilíneos. Están recubiertos por piel y no presentan vellos. Los labios menores se juntan por encima del clítoris, formando el capuchón que lo recubre. A los lados de los labios menores se encuentran las glándulas de Bartolino que desembocan en la superficie interna de los labios, cerca de la abertura de la vagina, a través de unos pequeños conductos. Su función es humedecer ligeramente los labios cuando la mujer experimenta excitación sexual.

La apariencia de los labios varía mucho entre las mujeres, en cuanto a tamaño, forma, color y distribución del vello púbico. La diversidad puede ser tan inmensa como lo es la variación en los rasgos faciales entre las personas.

Ambos, labios externos e internos, tienen múltiples terminaciones nerviosas, es especial, los labios menores. Por esto, para la mayoría de las mujeres los labios son una zona muy sensible a la estimulación erótica.

Capuchón y cabeza del clítoris

Justo debajo del monte de Venus, los labios menores se unen formando el capuchón que protege la cabeza del clítoris. Si descorres suavemente el capuchón podrán ver el clítoris. Sólo su cabeza es visible porque el resto es un órgano interno que rodea la vagina.

El clítoris es un órgano muy sensible al tacto, la presión y la temperatura. Su única función es percibir y acumular sensaciones eróticas. La estimulación del clítoris es capaz de generar el orgasmo femenino. También ayuda a facilitar el orgasmo vaginal.

Abertura de la uretra

Más abajo del clítoris se encuentra la abertura uretral de la mujer, que es el orificio por donde sale la orina proveniente de la vejiga.

Se le denomina también meato urinario.

Abertura vaginal e himen

Inmediatamente más abajo de la abertura uretral, y antes de llegar al perineo, se encuentra la abertura de la vagina. Esta abertura es llamada también 'introito', palabra que significa principio o entrada.

En ocasiones, es posible observar restos del himen en la entrada de la vagina. Tienen la apariencia de pequeños pliegues alrededor de ella.

Perineo

El perineo es un área de piel que se halla entre la parte inferior de los labios y el ano. No tiene vellos y es muy sensible al tacto, presión y temperatura. Por lo general, también tiene capacidad para responder a la estimulación sexual.

Fuentes:

Masters, W.H., Johnson, V.E. y Kolodny, R.C. (1987). La sexualidad humana. Tomo 1.