La tenia o solitaria (tapeworm), ascáride (roundworm) y anquilostoma (hookworm)

Conoce sobre los parásitos más comunes en el gato y cómo eliminarlos

Los parásitos son parte de la vida de todo gato. Es difícil conocer un caso que nunca ha tenido que lidiar con ellos. Para muchos, la batalla comienza en sus primeras semanas de vida, pero esa no es la única manera de contagiarse.

Causas de contagio:
• Leche materna:
La mayoría de los gatitos recién nacidos se contagian a través de la leche materna. La pobre mamá gata piensa que los está alimentando sin conocer que también les trae problemas a su salud.

• Comerse la presa: El gato es cazador por naturaleza. Y muchas de sus presas son roedores o insectos los cuales cargan con los parásitos en su sistema. El gato consume su caza y lleva a su cuerpo los huevos o los gusanos ya desarrollados.

• Jugar en la tierra: Una razón más para tener al gato dentro de casa. Un gato que vive en el exterior o que sale a jugar al patio tiene más probabilidades de contagiarse con algún parásito al hacer hoyos en la tierra o jugar en el césped. El gato no puede estar sucio y al lamerse las patas consume tierra con parásitos.

Distintas clases de parásitos:
• Tenia o solitaria (tapeworm):
El parásito más común en los gatos adultos. Vive en el intestino delgado. Su cuerpo se divide en una cabeza seguida de segmentos donde guarda los huevos. La cabeza contiene ganchos que se adhieren a las paredes del intestino. Los segmentos con huevos se pasan a otros animales a través de la excreta.

Por su color claro son en ocasiones fáciles de observar. Su tamaño se compara a un grano de arroz. Un síntoma común es ver al gato rascarse el trasero con el suelo o limpiarse constantemente para aliviar el picor.

Para eliminar la solitaria hay que destruir la cabeza para evitar que el gusano se regenere.

• Ascáride (roundworm): Llegan al gato por la leche materna o por cazar animales. Habitan en el estómago y en los intestinos. Sus huevos son eliminados en la excreta. Estos vienen protegidos con un fuerte caparazón que les permite permanecer latentes en la tierra por meses. Pasan nuevamente al gato a través del contacto directo con la tierra, probablemente al limpiarse las patas o al comerse algún insecto en la tierra.

Al entrar al cuerpo, los huevos se activan y se pasean por los pulmones y la tráquea. Es durante esta época que la gata pasa el parásito a sus gatitos mientras los lacta.

Para evitar que la madre contagie a sus gatitos, se recomienda tratarla durante el embarazo. Esto no evita que suceda, pero las probabilidades son menos. Un gatito infectado con ascárides se reconoce por tener el cuerpo bien delgado pero su barriga hinchada. Sus síntomas incluyen:
• Vómitos
• Diarrea
Anemia
• Pulmonía
Al vomitar o hacer su depósito se puede notar el gusano largo y fino todavía vivo y en movimiento.

Para evitar que esto suceda se recomienda desparasitar al gatito a sus 3 semanas de nacido. El medicamento detiene la activación de los huevos suceda evitando un contagio completo.

• Anquilostoma (hookworm): Este parásito no es tan común en el gato como en el perro.

Gusano pequeño que se adhiere al intestino delgado del gato y se alimenta de la sangre de su huésped. Se desarrollan mayormente en áreas con temperaturas calientes y mucha humedad.

El gato lo adquiere por contagio con la tierra o al tocar excreta contaminada. De ahí, al pasar su lengua y lavarse, el huevo entra al sistema. Los síntomas comunes de un gato con anquilostoma son:
• Anemia
• Diarrea
• Pérdida de peso
• Debilidad

Cómo eliminar los parásitos
• Primero que nada, se necesita un diagnóstico específico del veterinario. Hay un medicamento para cada tipo de parásito. Para saber la clase de parásito y su tratamiento, se necesita una prueba de excreta.

• Todos los medicamentos utilizados son venenosos para el parásito pero no para el gato. Pero si el gato no ha sido diagnosticado propiamente, este puede presentar problemas como vómitos y diarrea, entre otros síntomas más serios.

• El proceso debe ser diagnosticado y supervisado por el veterinario.

Prevención
Debido a su gran facilidad de pasar a otros animales o insectos, erradicar los parásitos no es tarea sencilla.

• Gato dentro de casa: Esta regla alivia problemas. Gato no va al patio, gato no trae parásitos. Pero no significa que si traes una nueva mascota a la casa, la misma no venga contaminada. Asegúrate con el veterinario y haz la prueba antes de presentarlos en casa.

• Caja de arena limpia: A nadie le gusta usar un baño sucio. Tampoco le gusta a tu gato. Mantener su caja de arena limpia ayuda a eliminar cualquier problema que esté viviendo en el terreno. Si tu gato vive en el exterior y hace sus necesidades en el patio, verifica el área y límpiala con frecuencia. Trata de que el lugar que utiliza sea expuesto al sol para que se mantenga seco siempre. Los parásitos prefieren vivir en ambientes húmedos.

• Eliminar insectos: Crear un régimen de tratamiento con insecticidas en la casa y sus alrededores ayudará a que los insectos no lleguen a tu hogar ni traigan parásitos para tu gatito.