La raza agresiva no existe

Causas de agresividad en los perros

Ante la agresividad de un perro lo primero es buscar ayuda profesional e intentar comprender de dónde proviene ese comportamiento que desubica al perro de la sociedad y lo convierte en un perro incomprensible ante su dueño y otras personas. Es erróneo pensar que solamente los perros grandes son agresivos. Aunque parezcan físicamente amenazantes y tengan una mandíbula que puede causar más daño que la de perros de razas pequeñas, cualquier perro puede ser agresivo y tiene mucho que ver con su crianza. Como las personas, los perros son parte genética, parte crianza. Un perro no puede ser agresivo porque “esa raza es agresiva”. La raza agresiva no existe.

Hay varios niveles de agresividad. El perro puede mostrar su dentadura de manera amenazante, puede gruñir como signo de advertencia o puede morder. Aunque existen teorías sobre ayudar al cachorro a desarrollar sus encías y la mandíbula a través de las mordidas, permitiéndole que te muerda hasta que lo empiece a hacer con fuerza, yo no estoy de acuerdo. Es mucho pedir que un perro sepa cuándo o cómo morder a una persona sin hacerle daño. Lo importante es que jamás muerda a nadie. Por eso, debes evitar esto desde temprana edad para que el problema no se haga mayor y ten por seguro que con tu ayuda o sin ella, tu perro tendrá una mandíbula muy poderosa. Como he dicho en otros artículos, los dientes de un perro jamás deben tocar la piel de un humano con intención de morder. Debes frenarlo con un imponente “¡Ah!” o “¡Ouch!” y dejarlo solo para que entienda que este comportamiento será inaceptable.

Las causas de agresividad parecen no ser tan obvias, pero en realidad son muy básicas. Es esencial que comprendas cuáles son esas causas para evitar que otro perro tenga que ser abandonado o sacrificado innecesariamente. Ningún perro merece ser sacrificado a causa de agresividad porque ninguno nace agresivo y es tu responsabilidad que vuelva a ser un perro equilibrado. La rehabilitación es factible siempre que busques ayuda profesional y entiendas las causas.

01
de 05

Problemas de salud

Tony García / Getty Images

Estudios han demostrado que los perros agresivos suelen tener algún problema de salud. Algunos problemas no son palpables. El perro no te puede comunicar que se siente mal y a veces un simple roce con una parte del cuerpo adolorida hará que el perro te muerda a ti u otra persona. Llévalo al veterinario regularmente y si notas algún síntoma de agresividad, llévalo a la consulta para descartar la posibilidad de que tenga algún problema. Se recomienda además la esterilización para evitar problemas de salud y agresividad en machos y hembras.

02
de 05

Falta de socialización

La socialización debe ser tu prioridad desde el momento que adquieras tu perro. Esto significa mostrarle todo lo que puedas, exponerlo a gente, lugares, sonidos y cosas. El perro tiene que aceptar a personas de todas las razas y edades, incluyendo niños y extraños.
03
de 05

Falta de ejercicio

Seguramente has sido testigo de los beneficios del ejercicio en las personas. No es distinto con los perros. Es más, ellos no sólo se benefician sino que lo requieren. Aunque un perro sea pequeño, necesita ejercicio para librarse de toda la energía acumulada. La falta de ejercicio lleva a la frustración y desequilibrio.
04
de 05

Frustración o agobio

El perro se puede frustrar si no tiene el espacio necesario para moverse o si se aburre. No puede pasar ocho horas solo en un día, sin la atención de su dueño y sin estimulación. Tampoco se le debe agobiar. Por ejemplo, muchas mordeduras hacia niños suelen suceder porque el niño se siente feliz con el perro y no comprende que no puede estar siempre con él, que no lo puede abrazar ni jalar. A un perro jamás se le debe acorralar.

Se dice que no hay perros agresivos sino dueños irresponsables. Cuando no educas a tu perro, no lo preparas para vivir en una sociedad de humanos. Le faltas el respeto al él y a todas las personas que tienen que aguantar a un perro mal educado, miedoso o agresivo, en vez de un perro equilibrado y feliz a quienes todos quieren acariciar. Está de más decir que si eres agresivo con tu perro, tu perro puede llegar a serlo contigo u otras personas. Sigue leyendo »