La Proclama de Emancipación

Tomado de un libro de Eva March Tappan (1914)
Abraham Lincoln firma la Proclama de Emancipación. Dominio público

La Proclama de Emancipación fue firmada por el presidente Abraham Lincoln durante el tercer año de la Guerra Civil, el 1 de enero de 1863.  Constituye uno de los documentos más importantes de Estados Unidos, y algunos lo han llamado “la segunda Revolución Americana”.

Una proclama preliminar había sido firmada por Lincoln el 22 de septiembre de 1862. En ella se establecía que de no cesar la rebelión de los estados confederados, la Proclama de Emancipación entraría en vigor.

Este documento no estuvo exento de controversia. Con su firma Lincoln se ganó las críticas de muchos, bajó la bolsa de valores, muchos soldados blancos desertaron del Ejército de la Unión pues no querían pelear para liberar esclavos. Periódicos de todo el país publicaron editoriales incendiarios contra la medida.

Pero Lincoln dijo que sabía que no podía cambiar el curso de la historia, dando por sentado que el fin de la esclavitud era inevitable.

El 1 de anero a eso de las 2 p.m., después de haber recibido a invitados y simpatizantes de todos los niveles de la sociedad que acudieron a recibir el año,  el presidente subió a su oficina y firmó la medida, en contra de la misma Constitución del país. Le temblaba la mano, lo que hizo que se demorara en poner su rúbrica.

 Los propios abolicionistas criticaron a Lincoln por establecer la medida como una táctica de guerra y no como un documento de alcance moral.

Incluso el abolicionista Federick Douglass llegó a decir por ello que Lincoln era “la quintaesencia de un presidente blanco”. Pero la proclama estaba firmada, y su valor y significación histórica comenzaban a hacerse  realidad.

Una medida de guerra

Lincoln no contaba con el apoyo de sus allegados para la medida.

Cuando había propuesto el documento por primera vez a su gabinete en julio, el secretario de estado, William Seward, le había sugerido esperar por una victoria unionista para demostrar fuerza y capacidad de aplicar las leyes. Lincoln entonces aprovechó la victoria de Antietam en el mes de septiembre por las fuerzas de la unión, que sacó a los confederados de Maryland, y le dio el empujón moral para prácticamente imponer una medida que dejaba escépticos a su gabinete, quienes la veían como demasiado radical para los tiempos que corrían.

Así Lincoln propuso la medida como una forma de cortarle a los confederados del sur  la mejor arma que tenían. Liberados los esclavos se quedarían sin fuerza productiva ni abastecimientos.

La medida solamente se aplicaba a los estados rebeldes, no en los estados esclavistas fieles a la unión. Además, verdaderamente ningún esclavo fue liberado con ella, ya que en los estados esclavistas aún la Unión no mandaba.  

Realmente Lincoln no creía en la igualdad total de negros y blancos: no creía que los afroamericanos debían votar, ocupar cargos o casarse en matrimonios interraciales.  Creía en el derecho de los afroamericanos a disfrutar del fruto de su trabajo compensado.

Consecuencias

Cambió el curso de la Guerra poniendo la esclavitud en el centro de las diferencias y haciendo de la Guerra Civil una epopeya contra la esclavitud

Demostró el poder de Lincoln como comandante en jefe del Ejército de la Unión

Evitó la vinculación a los confederados de estados europeos, donde el sentimiento antiesclavista era muy fuerte.

Lideró el camino para las luchas de los afroamericanos por su libertad.

Al final de la guerra más de 200,000 afroamericanos se habían unido al Ejército de la Unión.

Fue el precedente de la Enmienda 13 a la Constitución, presentada tiempo después y que sí declaró abolida la esclavitud como institución en Estados Unidos. Aprobada por el Congreso el 31 de enero de 1865, y ratificada el 6 de diciembre de 1865, la 13ra Enmienda constitucional fue la primera de tres medidas llamadas Enmiendas de la Reconstrucción adoptadas en los cinco años sucesivos al fin de la Guerra.

 

 “Nunca en mi vida he tenido mayor certeza de que estoy haciendo lo correcto, que al firmar este papel”, dijo Lincoln al firmar la Proclama de Emancipación. “Si alguna vez mi nombre entra en la Historia, será por este acto, y toda mi alma está en él”.