La primera vez de tu hija adolescente

Si eres su madre o su padre, ¿debes hacer algo?

condoms.jpg
Condones. Corode

La mayoría de las personas comienzan su actividad sexual durante la adolescencia. Y eso incluye que en esa edad, casi todos empezamos a tener relaciones sexuales. Los padres y madres de las chicas adolescentes se preguntan si deben hacer algo, si tienen que preguntar a sus hijas sobre su vida sexual, si las deben espiar o, incluso, si es necesario que hablen con ellas.

Preocupación

Lo primero que deben saber esos padres y madres es que es normal que estén preocupados.

La sexualidad de sus hijas es un aspecto muy importante de sus vidas. Que tengan una vida sexual sana y segura es fundamental no solo para ellas en este momento sino para su futuro.

En cuanto al resto de las preguntas, hay algunas respuestas que sirven para los padres y madres de todas las adolescentes pero hay otras que deben contestar ellos mismos porque en esas respuestas intervienen factores como el carácter de sus hijas, su personalidad e incluso su ideología o su religión.

Qué hay que saber

Lo ideal es que los padres de las chicas sepan cómo es la vida sexual de sus hijas. Eso no quiere decir que deban conocer los detalles pero cuando la relación entre padres e hija es abierta, sana y natural lo normal es que los padres sepan en qué etapa de su desarrollo sexual está su hija. Y conozcan cuándo esta va a tener relaciones sexuales por primera vez. 

La decisión es de las adolescentes

Pero la decisión de lo que quieren que sepan sus padres sobre su vida sexual solo la pueden tomar las chicas.

Aunque si los padres se ocupan de establecer una buena comunicación con su hija y entienden que esta debe tener autonomía para decidir sobre su cuerpo conseguirán que las adolescentes sean más abiertas y les hagan partícipes de lo que ocurre en sus vidas.

En algunos casos la comunicación entre padres e hijas no es tan fluida y estas no cuentan a sus padres nada sobre su vida sexual.

Indiscutiblemente, las adolescentes tienen derecho a su intimidad y deben ser ellas las que decidan qué cuentan y qué no cuentan a sus padres. Pero también es cierto en el caso de las chicas que no cuentan nada que los padres deben hacer un esfuerzo para mejorar la comunicación con sus hijas y asegurarse de que estas tienen la información que necesitan para que su vida sexual sea sana, placentera y segura.

Qué hacer antes de su primera vez

Hay que tener clara una cosa: tan normal es la adolescente que les cuenta a sus padres que va a “acostarse con su novio” por primera vez como la que no se lo cuenta. En los dos casos y antes de que ocurra esa primera vez, es necesario que las adolescentes dispongan de información sobre el acto sexual. Prácticamente ninguna de ellas va a requerir datos sobre los aspectos biológicos, es decir, sobre “cómo se hace”, porque las chicas suelen tener información sobre ello. Pero no está de más permitir a las chicas que consulten sus dudas con un adulto, lo ideal es que sean sus padres pero también puede ser su médico.

Lo que sí suelen necesitar es mayor información sobre las implicaciones emocionales del sexo. Es importante que entiendan que no es solo un acto físico.

En la mayoría de las ocasiones, el acto sexual también tiene un fuerte componente emocional.

Sexo seguro

Y es igualmente trascendental que entiendan la responsabilidad que conlleva tener relaciones sexuales. Con ellas mismas y con sus parejas. Y definitivamente es obligatorio que dispongan de información sobre métodos anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual y cómo evitarlas.