La primera cita

1280px-The_symmetry_of_the_couple_-1444997372-.jpg
Feliciano Guimarães

Casi todos hemos tenido nuestra primera cita en la adolescencia. Es uno de esos momentos especiales que frecuentemente se recuerdan durante toda la vida. Muchos padres y madres de adolescentes viven con sorpresa las primeras hijas de sus hijos, o con temor. Es sencillo conseguir que ninguna de esas cosas nos ocurra. Para ello deberemos estar seguros de que nuestro adolescente es responsable.

Cuáles pueden ser los peligros de una primera cita

Lo primero que debemos saber es que las cosas son distintas para las chicas que para los chicos. Es terrible que sea así pero esa es la realidad y no debemos obviarla. No podemos olvidar que las chicas corren más riesgos y están enfrentadas a más peligros que los varones.

  • Con quién es la cita. Es importante y lo destacamos con frecuencia saber con quiénes van nuestros hijos, quienes son sus amigos. E igual de importante es saber con quién se citan los adolescentes, tanto las chicas como los chicos. Para evitar riesgos, los padres de los adolescentes pueden pedirles a sus hijos e hijas conocer a las personas con las que se han citado y una buena solución para esto es que se encuentren en nuestra propia casa. Es muy importante que establezcamos desde la niñez un clima de confianza con los hijos y de esa forma cuando llegan a la adolescencia será natural que traigan a casa a sus amigos y a sus citas. Y nosotros estaremos mucho más tranquilos porque tendremos la información que necesitamos sobre las personas con las que están nuestros hijos.
  • Prohibidas las citas por internet. Nunca se insiste demasiado en los riesgos de que las chicas y también los chicos establezcan relaciones por internet. Si esto lo deben tener prohibido, mucho más aún citarse con personas a las que solo conozcan por internet. Los padres y madres de adolescentes deben asegurarse de que esto no ocurre, en ocasiones no basta solo con prohibirlo, hay que hacer labor de detective para comprobar que nuestros hijos no se saltan la prohibición. Y siempre hablar con ellos sobre los riesgos de internet de forma que consigamos que lo entiendan. Podemos incluso buscar ejemplos de niños o niñas que han sufrido abuso o secuestro debido a que han establecido relaciones con personas a través de internet. En la mayoría de los casos esas personas se hacen pasar por chicos o chicas de la edad de nuestros hijos para engañarlos. Hay que estar alerta.
  • En caso de abuso. En los casos de abuso sexual las víctimas más frecuentes son las chicas por eso debemos conseguir que las adolescentes sepan muy bien qué hacer si les ocurre. Y que sepan que siempre, pase lo que pase, pueden acudir a sus padres.

Una cita exitosa

Pero tras estos párrafos con consejos para evitar los riesgos, es bueno que animemos a nuestros adolescentes a tener citas cuando estén preparados. Nosotros que somos sus padres sabemos cuándo nuestros hijos han llegado al momento de enamorarse o incluso de tontear un poco. Es sano para sus vidas que establezcan relaciones amorosas, es natural que eso ocurra y es una prueba de que están madurando.

Y si en algún momento nos tienta la idea de dar consejos para esas primeras cintas, es importante que evitemos actuar como unos padres preocupados. El trabajo de asegurarnos de que nuestros hijos o hijas tienen una cita segura deberemos haberlo hecho previamente, y cuando la cita ya está fijada si queremos aconsejar, olvidemos por un momento que somos sus padres y recordemos nuestras primeras citas, así estaremos más cerca de ellos y evitaremos abrumarlos.