La potencia de la erección en el sexo tántrico

01
de 01

La potencia de la erección en el sexo tántrico

La erección tántrica
©Henrik Sorensen/Stone/Getty Images

El Tantra explica que la erección sucede naturalmente y sin esfuerzos, ya que la energía sexual ocurre debido a un intercambio electromagnético entre el hombre y la mujer. El hombre no tiene que hacer absolutamente nada, sino reconocer que su pene es un instrumento que responde a la energía amorosa de su complemento, la vagina. Esto sucede porque el pene es de polaridad positiva y la vagina es de polaridad negativa en este circuito electromágnético.

De qué manera la energía vaginal ayuda a mantener la erección

Mientras más relajada y receptiva se encuentre la vagina, más responderá el pene. Es decir, mientras más se encuentre la vagina en su polaridad negativa, totalmente receptiva a la penetración. La respuesta masculina será una maravillosa extensión del pene, que se mostrará suave, firme y flexible, lleno de vida y vibrante energía.

La erección tántrica es fuerte y a la vez relajada. Incluso puede ser ondulante. Pero no es dura ni rígida. El pene entero se vuelve potente cuando encuentra a su contraparte magnética natural, la vagina. Cuando el hombre y la mujer se encuentran lo suficientemente sensibles, pueden percibir este juego de las energías sexuales. Por el contrario, cuando el encuentro sexual consiste sólo en una fricción fuerte entre pene y vagina, los genitales se adormecen y pierden su capacidad para percibir sutiles, vibrantes y exquisitas sensaciones.

Es posible revertir el efecto que años y relaciones de sexo rudo hayan producido. Al principio parecerá que no sientes nada, pero si perseveras y te mantienes presente para ti mismo y para tu pareja, podrás traspasar el umbral. Al hacerlo, ya no lucharás por conseguir una erección. Es más, podrás iniciar el coito sin erección – con una penetración suave – y esto te permitirá simplemente relajarte y disfrutar del sexo en otro nivel. Ambos deben estar claros que la erección se puede producir cerca de la vagina o dentro de ella (la erección ocurrirá después de la penetración).

La participación de la pareja femenina es importante

Cuando la vagina se encuentra por completo en la esencia de su polaridad negativa – es decir, receptiva, sin apuros, sin exigencias, relajada – el pene permanecerá erecto e irradiando energía sexual, como si se tratara de un haz de intensa luz. Será una corriente viva de energía desde su raíz y en toda su longitud. Naturalmente, el pene buscará su camino dentro de la vagina y permanecerá allí retozando y disfrutando por largo tiempo.

Esto implica que la participación de la mujer en la erección es clave. Así, desde un estado de receptividad, su magnetismo aumenta. Por el contrario, cuando está preocupada por lograr el orgasmo, se sale del presente, y energéticamente su vagina se contrae y tensa, y la actitud de receptividad se transforma entonces en una actitud de exigencia.

Esto produce el efecto contrario, y la dinámica de las energías sexuales se pierde. Con ello, se pierde la fusión y el jugueteo delicioso entre el pene y la vagina. Incluso es posible que el hombre pierda su erección. Si ambos están presentes - en especial, la mujer - ella se conectará nuevamente con su consciencia vaginal, los pensamientos se irán y el pene comenzará nuevamenta a elevarse hacia las profundidades de la vagina.

El pene y la energía de los senos

El pene también es extremadamente sensible a la energía que emana de los senos. Por ello, son necesarias las caricias suaves y aterciopeladas en los senos antes y durante el coito, con delicadeza, amor y dedicación. Al acariciarlos, también se despertará y estimulará la energía sexual en la vagina, lo que a su vez activará el pene. Cuando el encuentro sexual esté más avanzado, los senos podrán aceptar caricias y toques más intensos.

Cómo lograr mayor contacto entre las energías masculinas y femeninas

Cuánto más presentes estén la mujer y el hombre, más vibrante será su contacto energético y mayor será la fuerza de la erección y el placer que ambos experimentarán. ¿Cómo estar presentes? A continuación algunas sugerencias:

  • Respira profundamente, liberando el pecho. Inspira y espira desde el placer, abriendo los genitales y también el corazón. Usa conscientemente la respiración tántrica para dejar fluir tu energía sexual por todo el cuerpo.
  • Sonríe y siéntete agradecido con tu pareja.
  • Comienza el juego sexual previo estimulando los polos positivos suavemente, es decir, el hombre acaricia los senos de su pareja, y ella estimula su pene. Con suavidad y sin apuros, mirándose a los ojos, mientras se despierta progresivamente la energía sexual sin excesos.
  • Acerca el pene hasta la vagina para percibir la energía que emana de cada uno, y la fuerza de atracción que entre ellos se genera. Disfruten de ese momento, mientras ambos se acarician y besan suavemente.
  • Simplemente deja que el pene encuentre su camino hasta la vagina. Permite que ambos hagan su magia. Para ello, la vagina debe abrirse energéticamente, invitar al pene a entrar, y dejar que el placer y el gozo simplemente sucedan. El pene es un poderoso haz de luz y la vagina un maravilloso portal hacia estados sublimes de éxtasis sexual.
  • Evita los movimientos forzados, simplemente deja que los movimientos surjan, que podrían ser suaves o más fogosos. Siempre tendrán vibrante energía sexual, que se irá expandiendo y creando sensaciones orgásmicas. Y una maravillosa corriente de energía circulará entre ambos, hombre y mujer.

Fuentes:

Richardson, Diana (2004). Tantra: amor y sexo .