La polaridad entre los signos

Foto: Bernhard Aichinger / stock.xchng

El equilibrio natural de las cosas se pone también de manifiesto en la relación entre los signos. La rueda zodiacal es una representación equilibrada de las características humanas. La polaridad entre los signos asegura la expresión de la multiplicidad de la naturaleza humana.

Lo polar en el zodiaco se expresa mediante los llamados signos opuestos. Estos signos se ubican a 180° unos de otros. Se pueden encontrar en lados opuestos de la rueda zodiacal.

Pero como todos los opuestos perfectos, también son complementarios.

Antes de continuar, enunciemos los signos opuestos del zodiaco:

  • Aries y Libra
  • Tauro y Escorpio
  • Géminis y Sagitario
  • Cáncer y Capricornio
  • Leo y Acuario
  • Virgo y Piscis

Elemento: Los signos opuestos son complementarios entre sí, en relación al elemento al que pertenecen. Los elementos activos, fuego y aire, se complementan uno al otro. Lo mismo ocurre con los elementos pasivos, tierra y agua.

Cada signo de fuego tiene como opuesto complementario un signo de aire. El aire aviva el fuego. Sin oxígeno no hay fuego. El calor del fuego provoca el movimiento de las moléculas de aire y es el responsable de la evaporación. Así se complementan fuego y aire.

Cada signo de tierra tiene como opuesto complementario un signo de agua. La tierra contiene y canaliza el agua. El agua, con su humedad, mantiene la tierra viva y fértil. Así se complementan tierra y agua.

Cualidad: Los signos opuestos tienen la misma cualidad.

Las cualidades -cardinal, fijo y mutable- se expresan en cada uno de los cuatro elementos. Cada cualidad se manifiesta en dos ejes, uno que polariza signos pasivos y otro signos activos complementarios.

Motivación: Los signos con motivación personalista, son opuestos complementarios a los de motivación social.

En virtud de esto, las motivaciones de cada signo están en un extremo que es compensado por su opuesto, ubicado en el otro extremo. Lo mismo ocurre con los signos con motivaciones familiares se ubican en un extremo que es equilibrado con las motivaciones trascendentales.

Veamos cómo se expresan estas relaciones en cada pareja de signos:

  • Aries y Libra: Ambos signos intentan liderar de forma activa. Mientras Aries es un líder impositivo e impulsivo, Libra se centra en la diplomacia y las relaciones armoniosas. Asimismo, Aries está movido por su ambición y su necesidad de estar a la cabeza. Libra adora socializar y seducir con elegancia.
  • Tauro y Escorpio: Son persistentes. Escorpio se abalanza con intensidad en pos de un objetivo. Necesita un estímulo para perseverar. Si este desaparece, es difícil que vuelva a interesarse. Tauro es paciente, le da vueltas a cosas antes de involucrarse. Una vez involucrado no necesita estímulo externo para perseverar. Tauro es sensualidad y Escorpio es sexualidad.
  • Géminis y Sagitario: Géminis es una mente inquieta y curiosa que se alimenta de los estímulos externos. Versátil y algo superficial, su gran motivador es la comunicación. Sagitario es una mente que anticipa y crea realidades. Es un futurista que responde a un destino que ha prefigurado.
  • Cáncer y Capricornio: Representan dos extremos de la manipulación. Cáncer utiliza el paternalismo y la culpa para lograr sus fines. Es totalmente emocional. Capricornio es mental y nada apasionado. Calcula y planifica. Sabe cómo sacar lo que quiere de los demás.
  • Leo y Acuario: Manejan la autoimportancia y la relación con la sociedad. Leo necesita reconocimiento social. Se mantiene dentro de las estructuras incluso para crear. Acuario es independiente, rebelde e irreverente por naturaleza. Se sabe importante en tanto diferente y original.
  • Virgo y Piscis: Se enfocan en el servicio. Virgo abraza el servicio, siempre que encuentre algún beneficio personal. Piscis lo hace desinteresadamente. Es capaz de comprometerse con las más variadas causas.