La planta de agave o maguey

Agrégale drama a tu jardín con esta maravillosa planta

Planta de Agave
Planta de Agave. Getty Images

Qué es la planta del agave

Dramática, exótica y elegante son buenos adjetivos para describir la planta de Agave.  El Agave es un género de plantas de tipo suculenta en el cual existen más de 200 especies.  A esta planta también se le conoce como maguey, cabuya o mezcal. Aunque es una planta nativa de México, hoy en día es fácil encontrarla en muchísimos otros lugares a través de todo el continente americano.

Una característica típica de estas plantas es que almacenan agua y alimentos en sus gruesas hojas. También sus raíces suelen ser bastante superficiales, por lo que no requieren de terrenos profundos o muy fértiles. Estas características la convierten en una planta ideal para cultivar en muchísimos lugares. 

Clima ideal

El Agave es una planta desértica, así que es normal que prefiera los lugares con buen sol para desarrollarse. También prefiere las temperaturas cálidas y los ambientes bastante secos. No que no necesite agua, pero gracias a su sistema de raíces y el hecho de que es una planta suculenta, soporta las sequías mejor que muchas otras plantas. 

Si vives en un lugar donde las temperaturas bajan demasiado durante el otoño o el invierno, lo ideal es mantenerlas en un tiesto y entrarlas a un lugar protegido en lo que pasan el frío o las heladas. Muchas personas las guardan dentro del garaje y cerca de una ventana con buena luz solar.

 

Terreno arenoso

A la hora de plantar un Agave no tendrás que preocuparte mucho por el tipo de terreno. Lo más importante es que sea uno bien drenado y que no cree encharcamientos de agua. Si vas a plantar en tiesto y necesitas rellenar con algún tipo de sustrato o tierra, escoge el mismo que utilizarías para plantar cactus y suculentas.

Este suele ser arenoso y liviano. 

Recién plantada, es bueno regar tu planta de Agave al menos una vez por semana. Una vez se establezca bien en el terreno, puedes reducir los riegos a cada dos semanas. Inclusive si está plantada en exteriores,  llegará el momento en que ya no tendrás que regarla. Ya que como toda planta suculenta esta se encargará de conseguir el agua que necesita del medio ambiente.

Propagación

El agave es de crecimiento muy lento pero puede llegar a tener un gran tamaño, así que escoge bien el lugar donde la vas plantar.  También se puede propagar por semilla, pero por lo lento que crece lo ideal es plantar un espécimen ya más desarrollado.  

El Agave es una planta que llega a florecer y hasta producir frutos. Pero esto sucede luego de tener más de diez años de establecida, inclusive puede tardar hasta treinta o más. Esta planta también se puede  propagar a través de los hijuelos o bulbillos que salen desde sus rizomas, estos son muy fáciles de ubicar y de procrear. 

Usos principales

El Agave es una planta muy socorrida por arquitectos paisajistas en todo el mundo. Esto se debe a que esta planta le agrega cierto dramatismo al diseño del jardín pero a la vez se mantiene simétrica durante todo su crecimiento.

  Otra ventaja es que no hay que darle mucho mantenimiento.

Las plantas de Agave también se utilizan para crear sirope, tequila, mezcal y fibra para crear papel. Hasta las espinas tienen sus usos en algunos lugares del mundo. Es que con esta planta nada se va al desperdicio.

Pero aún siendo una planta hermosa y útil puede que no sea ideal para todos los gustos, ya que contiene espinas y puede crecer a un tamaño enorme. Sin embargo para aquellos que quieren darle un toque exótico a su jardín y a la vez no pasar mucho trabajo, esta puede ser la planta de sus sueños. ¡Feliz siembra!.