La perseverancia como una de las fortalezas del carácter

01
de 04

Qué es la perseverancia

perseverancia.jpg
Philip and Karen Smith / Getty Images

La perseverancia es la capacidad para seguir adelante a pesar de los obstáculos, dificultades, desánimo, aburrimiento, frustración, o los propios deseos de rendirse. La persona perseverante termina lo que ha empezado, vuelve a intentarlo tras un fracaso inicial, persigue sus objetivos y se mantiene concentrada y trabajando en su tarea.

Por el contrario, si nos vamos al extremo opuesto de la perseverancia, nos encontramos con personas perezosas y vagas, que se rinden demasiado pronto o que ni siquiera lo intentan, que buscan lo fácil y toman atajos siempre que pueden, pierden el interés con facilidad y abandonan ante la más mínima dificultad.

La perseverancia es algo que suele ser admirado por los demás. Quién no sintió admiración por aquella corredora que, a pesar de estar exhausta, sin apenas poder moverse, siguió hasta cruzar la línea de meta, demostrando así un gran espíritu de lucha y superación.

Thomas Edison probó más de 6000 sustancias antes de encontrar la que finalmente resultó ser útil para crear el filamento de la bombilla eléctrica. Dijo que "el genio es un 99% transpiración y un 1% inspiración".

Abraham Lincoln perdió seis elecciones y fracasó en dos negocios antes de convertirse en uno de los presidentes más importantes de Estados Unidos.

Hellen Keller se quedó sorda, muda y ciega tras una enfermedad con poco más de un año de edad. A pesar de este tremendo obstáculo, no solo logró aprender a comunicarse con los demás, sino que fue la primera persona sordomuda en conseguir un título universitario. La cantidad de obstáculos que tuvo que superar para lograr sus propósitos en una época en que las personas como ella apenas podrían aspirar a nada más que a permanecer vivas, fue digna de elogio. Hellen Keller se convirtió en una activista por el sufragio de las mujeres, los derechos de los trabajadores y los derechos de ciegos y otros discapacitados, pasó gran parte de su vida dando discursos y conferencias, fundó la organización Helen Keller International (HKI) junto con George Kessler, viajó por casi todo el mundo y publicó 12 libros y diversos artículos.

En general, persistir ante el fracaso es difícil, puesto que el fracaso produce una emoción desagradable que hace que las personas deseen dejarlo y mirar hacia otro lado. La persistencia requiere vencer esta tendencia a abandonar.

En las páginas siguientes veremos cómo son las personas perseverantes, los factores que influyen en la perseverancia, su relación con la autoestima, sus beneficios y su lado negativo.

02
de 04

Las personas perseverantes

Cómo son las personas más perseverantes

Las personas más perseverantes son aquellas que:

  • Consideran que están suficientemente capacitadas para hacerlo bien y tener éxito.
  • Creen que pueden ejercer control sobre los resultados.
  • E speran tener éxito. Si tras un resultado negativo, una persona espera que se produzcan más resultados negativos, entonces difícilmente seguirá intentándolo. En cambio, esperar un resultado positivo aumenta la motivación para seguri adelante.
  • Son optimistas.
  • Tienen una alta autoestima.
  • Tienen un alto deseo de control y autonomía.
  • Tienen una alta capacidad de autocontrol.
  • El estado de ánimo también ejerce una influencia, de manera que persisten más las personas con un estado de ánimo positivo.
  • Las personas son también más perseverantes cuando han elegido su meta voluntariamente, la consideran importante, están motivadas y les gusta.
  • También persisten mas las personas que encuentran el modo de hacer la tarea más interesante y atractiva.

El lado negativo de la perseverancia

La perseverancia, no obstante, puede tener también un lado negativo. Al igual que ser demasiado poco perseverantes puede perjudicarnos, también puede ser contraproducente excedernos y seguir perseverando cuando ya no tiene ningún sentido hacerlo. Por tanto, una persona debe saber no solo cuándo perseverar, sino también hasta qué punto y cuándo es más inteligente abandonar y centrar nuestros esfuerzos en algo diferente.

Persistir en un objetivo inútil solo supone un gasto de esfuerzo y tiempo que no producen ningún resultado. Es preferible perseverar cuando la posibilidad de éxito es razonable.

Por tanto, la persistencia solo es útil cuando se usa juiciosamente. Debes hacer una evaluación correcta para determinar si la persistencia servirá para traer el éxito a pesar de haber fracasado la primera vez, o solo traerá más fracaso. Cuando no se pueden controlar los resultados o la meta es imposible de alcanzar, es preferible abandonar. Por tanto, la clave del éxito no es la persistencia en sí misma, sino la capacidad para saber cuándo perseverar y cuando rendirse.

03
de 04

Autoestima y perseverancia

La autoestima ejerce también una influencia importante sobre la capacidad de perseverar de las personas por diversos motivos.

Autoestima alta. Las personas con mayor autoestima perseveran mas, pues que tienen una mayor confianza en su capacidad para tener éxito. Además, las personas con autoestima más alta son mejores a la hora de decidir cuándo persistir y cuando abandonar. Por lo general, persisten más solo cuando no hay otra meta alternativa disponible (es decir, cuando persistir es lo mejor que puedes hacer).

Las personas no quieren perder su autoestima porque les resulta doloroso. Fracasar al intentar alcanzar un objetivo puede suponer una pérdida de autoestima, pero no tanto cuando se reconoce que la tarea es especialmente difícil y la probabilidad de fracasar muy alta. Por el contrario, fracasar en una tarea fácil resulta más humillante. Por este motivo, las personas persisten en resolver determinados problemas cuando les han dicho que son difíciles, porque las tareas difíciles representan una menor amenaza para la autoestima. En cambio, si les dicen que la tarea es fácil, persisten menos, porque no quieren arriesgarse a sentirse humillados al ver que siguen intentándolo sin lograrlo (es más fácil abandonar pronto y conservar la excusa de que no lo has logrado porque lo has intentado poco).

La autoestima también puede perderse cuando alguien te observa fracasar. Si alguien está mirando lo que haces, persistes más cuando tienes éxito desde el principio, pero eres menos persistente si fracasas en los intentos iniciales. El éxito inicial hace que la gente crea que el observador los percibirá de manera favorable y, por tanto, están más dispuestos a persistir. Por el contrario, el fracaso les hace pensar que serán vistos de manera desfavorable y son más reacios a persistir para no arriesgarse a seguir fallando.

El auto-sabotaje. A veces las personas frustran su propio éxito para proteger su autoestima. Por ejemplo, cuando es necesario practicar para lograr algo, algunas personas no practican lo suficiente porque, de este modo, si fracasan pueden atribuirlo al hecho de haber practicado poco y proteger así su autoestima. Y si tiene éxito tras practicar poco, pueden decir que se debe a su alta capacidad. Así, el auto-sabotaje, protege la autoestima tras el fracaso y ayuda a incrementarla tras el éxito.

04
de 04

Los beneficios de ser perseverante

Perseverancia y éxito

Nadie alcanza el éxito de la noche a la mañana. Por lo general, se esconde detrás una larga lucha y persistencia continuada, a veces superando tremendos obstáculos.

Si te has preguntado cómo el famoso multimillonario Rockefeller consiguió su fortuna, tal vez te interese saber que a los 16 años salió a buscar trabajo como asistente de contable tras haber hecho un curso de tres meses. Siendo tan joven, nadie parecía estar dispuesto a contratarle, así que durante seis días a la semana salió una y otra vez a la calle en busca de trabajo. Tras ser rechazado en todas las empresas posibles, volvió a empezar de nuevo, solicitando trabajo otra vez en los mismos lugares, hasta que su insistencia tuvo éxito. Y fue precisamente esta determinación y perseverancia lo que, a lo largo de su vida, le permitió obtener grandes logros.

Aunque es cierto que la perseverancia no garantiza el éxito, es imposible tener éxito sin perseverancia.

Consecuencias y beneficios de la perseverancia

  • La perseverancia aumenta la probabilidad de alcanzar metas difíciles.
  • La perseverancia ayuda a valorar más los logros obtenidos, puesto que las personas a menudo valoran más aquello que ha sido difícil de alcanzar.
  • Ayuda a mejorar las habilidades de las personas y su capacidad, desarrollar nuevas técnicas para superar obstáculos y aprender de los errores.
  • La perseverancia también ayuda a aumentar la sensación de auto-eficacia cuando tienes éxito. La auto-eficacia implica que una persona se considera capaz de ejercer control y actuar de manera efectiva para conseguir lo que desea.